Senadora australiana deja de fumar gracias al vapeo

Senadora australiana deja de fumar gracias al vapeo
Foto: Northern Star

Hollie Hughes, senadora de Nueva Gales del Sur, Australia, no estaba particularmente interesada en dejar de fumar y no tenía idea de cómo hacerlo. Pero desde que los cigarrillos electrónicos de nicotina se convirtieron en un tema candente de discusión durante el pasado junio en Australia, la senadora ha estudiado el tema y acabó inclinando su apoyo al vapeo. 

En Australia es ilegal en todos los estados y territorios vender productos de vapeo que contengan nicotina. También es ilegal poseerlos sin receta en cualquier lugar excepto en Australia del Sur. Sin embargo, las personas han podido importar productos de nicotina líquida con relativa facilidad desde países como Nueva Zelanda y China.

En un intento por detener la importación, el ministro de Salud, Greg Hunt, presentó a mediados de junio un proyecto de ley para prohibir las importaciones y multar a las personas que lo incumplieran con más de 200.000 dólares australianos (153,700 dólares estadounidenses). 

La medida se produjo sin consulta a la sala de senadores y miembros del gobierno, y tomó por sorpresa a los miembros del parlamento. En respuesta, 28 diputados liberales y nacionales firmaron una carta abierta al Sr. Hunt, instándolo a que se retractara y pidiendo una regulación para los líquidos de vapeo con nicotina.

Firmaron la carta la senadora Hollie Hughes, Eric Abetz, Trent Zimmerman, George Christensen y Bridget McKenzie. Argumentaron que el cambio fue “demasiado apresurado” y que corría el riesgo de que la gente volviera a fumar cigarrillos combustibles. El Sr. Hunt retrasó la prohibición propuesta tras esa reacción.

En ese momento la senadora de Nueva Gales del Sur decidió investigar acerca del vapeo, y así entender sus beneficios y repercusiones regulatorias.

¿Qué encontró la senadora Hughes?

“Para mí, comenzó como una cuestión de libertad de elección”, dijo Hughes. Muchos productos que contienen nicotina, como pastillas, chicles o parches, están disponibles en los supermercados. Entonces, ¿por qué no los cigarrillos electrónicos?

Parecía como si Australia se encaminara hacia un modelo basado en recetas médicas. Y cuando comenzó su proyecto, la senadora Hughes se dio cuenta de que Australia sería el primer país del mundo en implementar tal régimen. Aunque habían pasado menos de dos años desde que el comité de salud del Parlamento había escrito un informe sobre los cigarrillos electrónicos, la senadora Hughes, una fumadora social, pensó que se necesitaba una investigación sobre la reducción del daño por tabaquismo. Se dedicó a intentar conseguir una receta ella misma para “descubrir de qué se trata”.

Después de una consulta de una hora con un médico con autorización para recetar los productos, que incluyó una charla sobre salud mental y discusiones sobre las concentraciones de nicotina y los modelos de cigarrillos electrónicos, la senadora Hughes obtuvo su receta.

“No tenía ninguna intención de dejar de fumar”, dice, agregando que su sentido del olfato ha mejorado y que no tiene antojo para fumar. “No tengo ningún deseo, necesidad o deseo de un cigarro, de hecho, la idea de uno me hace sentir muy mal, (…) no volveré a los cigarrillos en absoluto”, dice la senadora que cerró el 2020 con alrededor de 100 días sin un cigarro y ahorró más de 2.500 dólares australianos al no comprar sus cigarros de $58 el paquete.

¿Cómo influyó en la ley?

A fines de diciembre, la Administración de Productos Terapéuticos (TGA por sus siglas en inglés), agencia gubernamental del Ministerio de Salud encargada de regular medicinas con prescripción, vacunas, vitaminas y otros productos, anunció su decisión de pasar a un modelo de prescripción para los cigarrillos electrónicos de nicotina que entraría en vigor el 1 de octubre de 2021.

La TGA explicó que busca equilibrar la demanda de los consumidores de cigarrillos electrónicos como herramienta para dejar de fumar con la necesidad de evitar que los no fumadores (especialmente los adolescentes) adquieran adicciones a la nicotina. Días antes, el informe mayoritario de la investigación de la senadora Hughes sobre daños por tabaquismo hizo una recomendación similar. Allí afirmaba que lo mejor era un modelo de prescripción supervisado por un médico.

La senadora Hughes y su colega de coalición Matt Canavan no estuvieron de acuerdo. Recomendaron que los cigarrillos electrónicos de nicotina se regulen como un producto de consumo. Creen que hay mérito en que un fumador trabaje con su médico de cabecera para ayudar a dejar de fumar, pero les preocupa que no todos los médicos estén dispuestos a recetar cigarrillos electrónicos. Aunque algunos lo están.

Tras la decisión de la TGA, el Royal Australian College of General Practitioners dijo que estaba interesado en crear programas de capacitación para ayudar a educar a los médicos que están abiertos a recetar estos productos. Así mismo, la Asociación Médica Australiana quiere sentarse con la TGA para limar asperezas en torno a los productos más seguros y las regulaciones fronterizas.

Por otro lado, la prohibición de importaciones planificada por el gobierno ha sido eliminada a la luz de la decisión de la TGA. Según la senadora Hughes, este es un gran paso adelante porque un modelo de prescripción es un avance en comparación con la prohibición total.

“Espero que podamos trabajar con el ministro de Salud para decir que hay personas que solo quieren consumir nicotina de una manera más segura que los cigarrillos, y que se pueden comprar cigarrillos prácticamente en todas partes”, dijo Hughes.

En cuanto a su propia experiencia con el vapeo, Hughes espera haber disminuido el consumo lo suficiente como para dejar la nicotina por completo cuando el Parlamento regrese en febrero. La senadora Hughes sabe que no funcionará como una herramienta de abandono del tabaco para todo el mundo, pero debería ser una opción.

Reacciones a la noticia

El movimiento activista en pro del vapeo Legalize Vaping Australia se pronunció en Facebook sobre las declaraciones de la senadora. “Una historia muy fuerte y personal de la senadora Hollie Hughes. ¡El vapeo ha ayudado a la senadora Hughes a dejar los cigarros para bien!”.

El doctor Alex Wodak, especialista en medicina para adicciones y miembro de la junta directiva de la Asociación para la Reducción de Daños por Tabaquismo de Australia (ATHRA), comentó en Twitter: “¡Grandioso que Hollie Hughes haya logrado dejar de fumar! 2 de cada 3 fumadores de larga duración mueren por una enfermedad relacionada con el tabaquismo. El método más popular para dejar de fumar en Australia y el mundo = #Vaping. También es el más efectivo”.

Publicación original: How a bungled vaping bill got Hollie Hughes off cigarettes


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorLa empresa Kumulus Vape recibe aportes del mercado financiero
Artículo siguienteLa batalla en Google: los consumidores de vapeo contraatacan
Somos un equipo comprometido con brindar información sobre el vapeo y la reducción de daños del tabaquismo a todo el público iberoamericano. Amamos y defendemos el vapeo y queremos llevar a todo nuestro público información diversa y veraz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here