¿Por qué China podría revolucionar la reducción de daños por tabaquismo en el mundo?

¿Por qué China podría revolucionar la reducción de daños por tabaquismo en el mundo?
Foto: WR.LILI | Adobe Stock

Si China realmente acepta la reducción del daño del tabaco, beneficiará directamente a una población mucho mayor y energizará el debate internacional como nada que hayamos visto antes.

China acaba de enmendar su ley de monopolio del tabaco para incluir los cigarrillos electrónicos, como informó Filter. Esto significa que el gobierno chino regulará estrictamente los productos de vapeo y a sus fabricantes bajo el mismo proceso que los cigarrillos. No está claro exactamente qué significarán las nuevas regulaciones en la práctica. Por ahora sabemos que las empresas deberán obtener licencias de producción, pero podría ser que China esté a punto de revolucionar la reducción del daño causado por el tabaco.

China National Tobacco Corporation (CNTC), la empresa tabacalera más grande del mundo, vende más del 40 por ciento de los cigarrillos y es propiedad total del gobierno chino. Por lo tanto, sería justo afirmar que el gobierno tiene mucho que ganar si ralentiza o prohíbe el crecimiento de alternativas más seguras, como los vaporizadores y los productos de tabaco calentados. Al mismo tiempo, existen muchos incentivos para que el gobierno empuje las cosas en una dirección completamente diferente, si adopta una visión a largo plazo.

Gigante del vapeo

Alrededor del 90 por ciento de los productos de vapeo del mundo se fabrican en China. Esto representa alrededor de 3 millones de puestos de trabajo. Más de 170.000 empresas chinas participan en la producción y la cadena de suministro de cigarrillos electrónicos. En Shenzhen, el corazón de la fabricación de cigarrillos electrónicos, los visitantes hablan de un tramo aparentemente interminable de fábricas de vapeo que bordean las carreteras entre el aeropuerto y el centro de la ciudad, alimentando la demanda global de productos de riesgo reducido que ha crecido exponencialmente desde 2013.

“Es difícil imaginar al gobierno estrangulando el mercado, incluso si esto está motivado más por las ganancias que por la salud de sus ciudadanos”.

La CNTC es también dueña de la mayor cantidad de patentes de reducción de daños causados ​​por el tabaco –posee casi el 27 por ciento de todas las publicaciones de patentes– y Kimree Technology, el cuarto mayor titular de patentes, también tiene su sede en China.

En conjunto, con una industria en auge líder en el mundo que ya ofrece empleos e ingresos fiscales y miles de millones de dólares en investigación de reducción de daños que podrían impulsar esto aún más, es difícil imaginar al gobierno estrangulando el mercado, incluso si esto está motivado más por el beneficio que por la salud de sus ciudadanos.

Rebeldía internacional

La perspectiva internacional tampoco hace mucho para frenar mi optimismo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) se opone ideológicamente a la reducción de daños, a pesar de ser un pilar del tratado de la Convención Marco para el Control del Tabaco (CMCT) que la Secretaría del CMCT preferiría que no se incluyera. Pero es dudoso que eso perturbe a China, que siempre ha sido lo suficientemente feliz como para dejar de lado los edictos de control del tabaco de la OMS.

El gobierno chino frustra repetidamente al CMCT de la OMS, por ejemplo, al incluir al personal de la industria tabacalera (incluido el personal de la Administración Estatal del Monopolio del Tabaco, que comparte el mismo liderazgo con la CNTC) entre sus delegados en las reuniones de la Conferencia de las Partes (COP). 

En la tercera reunión de este tipo en 2008 (COP3) se adoptaron directrices que instruyen a las Partes a restringir la interferencia del gobierno por parte de la industria tabacalera. China reaccionó declarando que estas directrices no se aplicaban a China, y luego aumentó la cantidad de personal de la industria tabacalera en su delegación para la COP4, de dos a cinco. En cada COP subsiguiente, cuatro delegados de la industria tabacalera china han participado en los procedimientos, a menudo poniendo un discurso en las ruedas de las medidas contra la fabricación, el envasado y la agricultura del tabaco.

“Si China realmente acepta la reducción del daño del tabaco, energizará el debate internacional como nada que hayamos visto anteriormente”.

Otros países, y a veces países sorprendentes, aparentemente se han resistido al enfoque prohibicionista de la OMS sobre las innovaciones en la reducción del daño del tabaco, a pesar de no compartir la influencia global de China. Filipinas, que no es ajeno a las políticas represivas de drogas y a la financiación antivapeo de Bloomberg, anunció antes de la COP9 del CMCT de la OMS el mes que está comprometida con un enfoque “equilibrado y basado en la evidencia” para el control del tabaco, y declaró que no tenía la intención prohibir el vapeo o los productos de tabaco calentado. Malasia también ha señalado que tiene la intención de regular y gravar los productos de vapeo en lugar de optar por la prohibición.

¿Se acerca un cambio mundial?

Todas estas son buenas noticias. Pero si China realmente acepta la reducción del daño del tabaco, beneficiará directamente a una población mucho mayor y energizará el debate internacional como nada que hayamos visto antes.

Por supuesto, aún podría ser la intención de China ceñirse a lo que sabe y permitir la lucrativa exportación de vaporizadores mientras protege su comercio interno de cigarrillos, mucho más lucrativo. Pero también tiene mucho que ganar financieramente con la reducción de daños domésticos, cuando la alta prevalencia del tabaquismo en el país en una población que envejece genera altos costos en la atención médica y pérdida de productividad.

Si las nuevas normas nacionales obligatorias para los cigarrillos electrónicos regulan con sensatez la calidad del producto y los riesgos de seguridad, muy bien podrían influir en muchas otras naciones para que sigan su ejemplo. Y si es cierto, como algunos creen, que el gobierno chino tiene mucho peso en la OMS, ¿podría incluso llevar a reconsiderar la absurda postura de la OMS contra la reducción de daños?

Solo podemos esperar, por el bien de la salud pública china y del mundo, que China elija sabiamente y reconozca el vasto potencial de la reducción del daño del tabaco.


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Publicación original: Why China Could Revolutionize Global Tobacco Harm Reduction. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anterior¿Cuál es el estado de las patentes de tecnologías de reducción de daños del tabaquismo en el mundo?
Artículo siguienteLa reducción de daños es la mejor opción para fumadores con VIH/SIDA
Martin Cullip es escritor y defensor del consumidor, miembro internacional del Centro del Consumidor de Taxpayers Protection Alliance. Vive en el sur de Londres, Reino Unido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here