Vapeo y recuperación económica: el caso de Malasia

Vapeo y recuperación económica: el caso de Malasia
Foto: Adobe Stock

La industria del vapeo de Malasia es una de las más grandes del mundo, y esta posición podría contribuir a cambiar la cara del desempleo local que tanto ha crecido por la pandemia. El éxito de la manufactura de líquidos electrónicos en este país puede ser una oportunidad sin precedentes.

Rustam Affendi Ismadi bin Rahimi, director de COF Industry Sdn Bhd, uno de los mayores fabricantes de líquidos en el mundo y actualmente con varias nominaciones en el Vaporound Awards 2021, cree que el sector del vapeo de su país y la región puede convertirse en un aliciente para la golpeada economía malaya.

“Según un estudio de Grand View Research Inc, el tamaño del mercado mundial de los líquidos electrónicos para vapear está valorado en 1.600 millones de dólares en 2021 y se espera que se expanda a una tasa de crecimiento anual compuesta del 13,4% desde 2021 hasta 2027″, menciona Rustam. Por esta razón, es necesario que el gobierno malayo establezca una normativa eficaz para supervisar al sector industrial del vapeo. Aunque en el presupuesto nacional de 2021 había incluido una tasa de $40 sen (unos 9,47 dólares) por mililitro en los líquidos sin nicotina, esta sección solamente representa un 10% del mercado total.

Para Rustam resulta imprescindible gravar con un impuesto también a los líquidos con nicotina y consolidar una normativa adecuada para la regulación de las fábricas, pues “esto puede ayudar a que la industria de fabricación de e-líquidos para vapear crezca a un ritmo positivo”. Añade que “el gobierno debe estudiar este asunto desde el punto de vista del desarrollo de la industria local, en contraposición a la mera recaudación de impuestos”, y también advierte sobre la intervención de las tabacaleras, que han afirmado que el gobierno debe gravar igual vapeo y cigarrillos. 

Una oportunidad económica

“Nuestro país es conocido en todo el mundo como productor de líquidos electrónicos para vapear, no de dispositivos”, dice Rustam, quien espera poder llegar a un acuerdo donde ninguna de las partes se aproveche de la otra. “La industria vaperil local cuenta con unas 3.300 empresas y una mano de obra repartida de 15.000 empleados. Si se presta la debida atención a esta industria, habrá más oportunidades de negocio que se traducirán en un aumento de las oportunidades de empleo”, concluye.

Por otra parte, Syed Azaudin Syed Ahmad, presidente de la Cámara Malaya de Comercio del Vapeo (MVCC, por sus siglas en inglés), estima el valor de la industria en 2,7 mil millones de ringgits, unos 640 millones de dólares, lo que podría darle un estatus diferencial sobre las demás industrias, atraer inversión extranjera y aumentar significativamente la economía local. “La industria vaperil en Malasia tiene actualmente un ecosistema establecido que reúne a fabricantes, importadores y minoristas, y una creciente red de distribución y logística”, menciona Syed.

“La industria en Malasia tiene un importante potencial que puede desbloquearse con una regulación práctica y completa que debe incluir el uso de e-líquidos con nicotina”, recuerda Syed, quien también está de acuerdo con la ampliación del impuesto a los líquidos para incluir los que contienen nicotina, pues representan cerca del 97% del mercado malayo, lo que convendría aún más para las arcas nacionales.

Para el MVCC, “esto estimulará el crecimiento de las pequeñas y medianas empresas (PYMES), que a su vez crearán puestos de trabajo y generarán ingresos fiscales para el gobierno”. Esto gracias a la posición que tiene actualmente la industria malaya en el mundo, que genera confianza a los inversionistas extranjeros y atrae esta inyección de capital a la industria del vapeo en el país.

La industria espera una regulación y una fiscalización apropiadas y coherentes con lo que ya está establecido hace años, pues todo esto propiciaría un entorno adecuado para la tan anhelada recuperación económica tras la pandemia, con beneficios locales y un ejemplo a seguir para los demás países, como Filipinas.

Información adicional: https://www.nst.com.my/business/2021/02/662982/malaysias-vape-industry-too-big-be-unregulated


Este artículo es una publicación original. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorLa ciencia contaminada de Stanton Glantz: el resto de la historia
Artículo siguiente“Para ser claros: nada sobre nosotros sin nosotros”
Somos un equipo comprometido con brindar información sobre el vapeo y la reducción de daños del tabaquismo a todo el público iberoamericano. Amamos y defendemos el vapeo y queremos llevar a todo nuestro público información diversa y veraz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here