Nueva evidencia expone los perjuicios de la prohibición para fumar (y vapear) en tratamientos de rehabilitación

Nueva evidencia expone los perjuicios de la prohibición para fumar (y vapear) en tratamientos de rehabilitación
Foto: artit | Adobe Stock

Muchas personas desisten de los tratamientos de rehabilitación por uso de drogas porque no les permiten fumar. ¿Tiene sentido esta prohibición?

“Un gran paso hacia atrás para recuperarse, ¡apesta!”. Fue así como un participante de un nuevo estudio describió la prohibición de fumar en los programas de tratamiento de consumo drogas en Filadelfia.

El estudio exploratorio* fue realizado por la Dra. Casey Bohrman, investigadora de la Universidad de West Chester, en asociación con Angels in Motion. Usó métodos tanto cualitativos como cuantitativos para examinar cómo la política estaba afectando a las personas con un trastorno por uso de sustancias (TUS) que también fumaban. Más de la mitad, el 56 por ciento, de las personas con TUS fuman cigarrillos.

“De los que abandonaron el tratamiento prematuramente, el 85 por ciento dijo que no poder fumar era parte de su razón”.

La muestra incluyó a 112 personas: 80 hombres y 32 mujeres. El cincuenta y dos por ciento de los participantes no estaban alojados. De los que dieron su opinión sobre la prohibición, la Dra. Bohrman dijo a Filter: “12 personas expresaron su apoyo a la prohibición, siete expresaron opiniones mixtas o neutrales y 48 se opusieron a la prohibición”.

El estudio también encontró que el 46 por ciento de los participantes informaron que la prohibición de fumar estaba afectando su decisión sobre si buscar o no un tratamiento de adicción para pacientes hospitalizados. De los participantes que en algún momento habían ingresado en tratamiento hospitalario en los últimos dos años, más de la mitad (55 por ciento) informó que abandonó el tratamiento prematuramente (ya sea voluntariamente, en contra del consejo médico o expulsado).

Más crudamente, de aquellos que dejaron el tratamiento prematuramente, el 85 por ciento dijo que no poder fumar era parte de su razón para irse.

¿Ayudar o prohibir?

Los datos muestran claramente que la prohibición de fumar ha tenido un efecto negativo en el inicio y la retención del tratamiento. Varios comentarios de los participantes reflejaron esto: “Si no puedo fumar, me temo que dejaré el tratamiento”, “Ya es bastante malo que tengas que dejar el fentanilo, entonces quieren que dejes de fumar” y “El estrés de dejar de fumar es lo que me frena”.

La Dra. Bohrman dio esta recomendación para los proveedores de tratamiento de uso de drogas: “Si bien este estudio es exploratorio, indica que la prohibición de fumar sirve como una barrera para acceder y completar el tratamiento para algunas personas con trastornos por uso de sustancias. (…) Dado que estamos en medio de una crisis de sobredosis, cualquier barrera para acceder al tratamiento es motivo de preocupación. Según los hallazgos del estudio, sugeriría detener la política hasta que se puedan completar más investigaciones”.

Vapear también está incluido en la prohibición, eliminando una opción clave de reducción de daños para los fumadores. La prohibición solo se aplica a las instalaciones de tratamiento de adicciones y desintoxicación para pacientes hospitalizados financiadas con fondos públicos. (La nueva investigación no cubrió los tipos de tratamiento que ofrecían los programas en cuestión).

Sumando obstáculos

Los resultados del estudio no sorprendieron a Brooke Feldman, trabajadora social y seguidora de la reducción de daños de Filadelfia. Ella dio la alarma en 2019 cuando el Departamento de Salud del Comportamiento y Servicios para Discapacidades Intelectuales de la ciudad (DBHIDS) y la organización de atención administrada, Community Behavioral Health (CBH), implementaron la prohibición.

Feldman predijo correctamente que los usuarios de drogas no entrarían en tratamiento o se irían cuando supieran de la prohibición de fumar, ¡incluso en espacios al aire libre! En 2019, escribió en Filter: “Si bien la decisión de Filadelfia de imponer esta prohibición es quizás bien intencionada, es probable que tenga varias consecuencias negativas no deseadas. Presenta una barrera para el inicio del tratamiento en un momento en que el suministro de drogas ilícitas contaminadas con fentanilo hace que el consumo de drogas en Filadelfia sea mucho más riesgoso que nunca. En este momento de muertes sin precedentes relacionadas con el consumo de drogas, el objetivo debería ser eliminar todas las barreras para acceder al tratamiento, no erigir otras nuevas”.

Efectivamente, está demostrado que prohibir fumar es un obstáculo mortal para el tratamiento del uso de drogas. En 2020, el enfermero y seguidor de la reducción de daños Bill Kinkle publicó en Filter cómo su amigo Bobby murió de sobredosis después de rechazar el tratamiento debido a la prohibición.

Nota

* Los datos del estudio fueron presentados por la Dra. Borhman y Brooke Feldman a la comisionada de DBHIDS, la Dra. Jill Bowen, y la directora ejecutiva de CBH, la Dra. Faith Dyson-Washington, el 23 de julio de 2021. Después de que no se tomó ninguna medida, los datos se enviaron para el registro público en la audiencia del Consejo del HHS del 12 de agosto en Kensington. El estudio se ha enviado para su publicación.


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Publicación original: New Evidence Exposes Harms of Philly’s Smoking Ban in Drug Treatment. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorAustralia: comenzó el nuevo plan de vapeo con prescripción médica
Artículo siguienteUna nueva fuente de información para la reducción de daños por tabaquismo
Helen Redmond es editora senior en Filter. Escribe sobre políticas, salud mental y drogas para publicaciones como Al Jazeera, AlterNet, Harper's y The Influence. Como LCSW, trabaja con usuarios de drogas en entornos médicos y comunitarios de salud mental. Especialista en reducción de daños por tabaco, ofrece formación y consultoría en salud mental, uso de nicotina y THR y, en 2016, organizó la primera Conferencia sobre Reducción de Daños en el Tabaco en Estados Unidos. Helen también es directora de documentales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here