La OMS jugó a puerta cerrada con 200 millones de vidas

La OMS jugó a puerta cerrada con 200 millones de vidas

Michael Landl, director de la Alianza Mundial de Vapeadores, analiza lo ocurrido en la COP9 de control del tabaco: “En este momento, las personas que dejan de fumar lo hacen a pesar de los líderes políticos del mundo”.

En noviembre se llevaron a cabo dos Conferencias de las Partes (COP) de las Naciones Unidas, ambas con el objetivo aparente de salvar vidas. Pero el contraste no podría ser más evidente. Mientras la COP26 sobre el Cambio Climático involucró a una miríada de partes interesadas relevantes y se centró en la transparencia para tratar de abordar la crisis climática, la COP9 del Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT), destinada a abordar los daños relacionados con el tabaquismo, terminó una vez más cerrada al público, con cualquier opinión disidente excluida.

Este es un problema enorme porque las recomendaciones de la COP9, que en esta ocasión incluyeron el compromiso de millones para fortalecer las medidas tradicionales de control del tabaco, afectan a millones de personas. 

Si escucharan a la ciencia y las voces de personas que usan nicotina, se podrían salvar cientos de millones de vidas. Vapear es un 95 por ciento menos dañino que fumar y una de las herramientas más efectivas para dejar de fumar. Sin embargo, la posición del CMCT de la Organización Mundial de la Salud no parece preocuparse por los hechos. Esto es asombroso. Antes de que comenzara la conferencia, cien científicos y expertos muy respetados instaron a la OMS a “cambiar su postura hostil sobre la reducción del daño del tabaco”. Al igual que los consumidores de nicotina, estos expertos fueron ignorados.

El hecho de que, año tras año, estas discusiones críticas hayan tenido lugar a puerta cerrada, en medio de 8 millones de muertes anuales relacionadas con el tabaquismo, es una vergüenza. 

Oídos sordos

A pesar de los mejores esfuerzos del establecimiento internacional de control del tabaco, alrededor de 100 millones de personas ya usan las alternativas de reducción de daños a los cigarrillos, como vaporizadores, snus y productos de tabaco calentado, que muchos gobiernos restringen o prohíben. Hemos sentido los beneficios por nosotros mismos. Sin embargo, estamos abandonados fuera del edificio.

Con razón, los consumidores de todo el mundo luchan por ser escuchados. Ya no están dispuestos a soportar pasivamente las malas decisiones que se toman sobre ellos sin ellos. En la Alianza Mundial de Vapeadores trabajamos para dar voz a los vapeadores y llevamos sus historias a quienes toman las decisiones. Pero al llegar con estos testimonios para protestar en el estacionamiento frente al edificio de la OMS en Ginebra, Suiza, el 10 de noviembre, la seguridad apareció en 30 segundos y nos dijo que nos fuéramos.

Si la OMS quiere seriamente reducir el tabaquismo, las alternativas al tabaquismo deben ser atractivas para los fumadores. Véronique Trillet-Lenoir, miembro del Parlamento Europeo (MEP) responsable del Plan europeo para combatir el cáncer, señaló recientemente este punto: “Estamos tratando de hacer coincidir el interés de reducir el riesgo con la erradicación del riesgo, que a veces es utópico. Reducir el riesgo es más pragmático”.

Las políticas sobre el tabaco y el vapeo deben ser inteligentes para tener éxito. La investigación muestra que con los incentivos regulatorios adecuados, 200 millones de personas en todo el mundo podrían cambiar de fumar a vapear en unos pocos años. Ya es hora de que los responsables de la formulación de políticas pongan en el centro del escenario las soluciones prácticas, en lugar de una ideología fallida de “renunciar o morir”.

En defensa del vapeo

Vapear es uno de los métodos más eficientes para dejar de fumar para siempre: esto está probado por la ciencia y por los millones que han dejado de fumar de esta manera. Pero para que este camino tenga éxito en la mayor medida posible, el vapeo debe ser permitido y estar fácilmente disponible.

Debe ser asequible, con políticas fiscales para garantizar que vapear sea mucho más barato que fumar. Las personas necesitan recibir información adecuada y precisa sobre los beneficios del cambio. Y los vapeadores necesitan acceder a la variedad de sabores que la mayoría de los adultos eligen, sabores que no les recuerden el de los cigarrillos.

Al restringir aún más cualquiera de estos derechos, que ya se les niegan en muchos lugares, muchas personas volverán a fumar, lo que pondrá fin al progreso que ya se ha logrado.

“Se trata de crear una burbuja segura para permitir que cierto tipo de pensamiento grupal florezca sin obstáculos por la realidad, el pragmatismo y los resultados”, resumió el principal defensor de la reducción del daño del tabaco, Clive Bates, con respecto a la reunión de la COP9. Es vergonzoso que la OMS continúe alegremente en una pista hostil contra el vapeo y otras alternativas de riesgo reducido, porque una generación sentirá los trágicos efectos de la intransigencia de la agencia. En este momento, las personas que dejan de fumar lo hacen a pesar de los líderes políticos del mundo.

¿Es demasiado esperar que la COP10, en dos años, abra sus puertas a los usuarios de nicotina y al escrutinio, y se lleve a cabo de forma transparente y práctica? Desde donde nos encontramos ahora, parece poco probable. Sin embargo, con cientos de millones de vidas en juego, debemos seguir usando nuestras voces para hablar muy alto.


Este comunicado de prensa fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Publicación original: The voices of vapers arrive at MEPs front door. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorEstados Unidos: congresista pone su mirada en la nicotina sintética no regulada
Artículo siguienteLos datos muestran que el control del tabaco falla
Michael Landl es el director de World Vapers ’Alliance. Vapeador apasionado, Michael es un experiente profesional en el campo politico. Estudió Asuntos Internacionales en la Universidad de St. Gallen y trabajó para varias entidades de políticas públicas y también en el Parlamento alemán. Vive en Viena, Austria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here