La obsesión de EE. UU. con el vapeo juvenil parece extraña desde el otro lado del Atlántico

La obsesión de EE. UU. con el vapeo juvenil parece extraña desde el otro lado del Atlántico
Imagen: Weyo | Adobe Stock

¿Por qué la mirada hacia el vapeo es tan distinta en Estados Unidos y el Reino Unido? ¿Qué enfoque trae más beneficios?

“Dos países divididos por un mismo idioma” es un dicho común atribuido erróneamente a George Bernard Shaw. Las diferencias en el vocabulario de EE. UU. y el Reino Unido son de perenne diversión: elevator, lift (ascensor); sidewalk, pavement (acera); gas, petrol (gasolina); soccer, football (fútbol). Los británicos dicen que “pants” (pantalones) significa ropa interior; los estadounidenses lo dicen en el sentido de lo que llamamos “trousers” (pantalones).

Una palabra de la jerga británica omnipresente para un cigarrillo también es un insulto ofensivo en los Estados Unidos. Pero si nos guiamos por las redes sociales, los tabúes sobre la nicotina son más profundos que el vocabulario.

Específicamente, he notado tweets regulares de cuentas de EE. UU. que expresan sorpresa, diversión o incluso disgusto por las personas mayores que vapean. Los ejemplos incluyen: “Ver a las personas mayores vapeando nunca será divertido para mí”, “¿Alguien más se estremece x 10 cuando ve a las personas mayores vapeando?” y “Las personas mayores vapeando son tan impactantes como los bebés que fuman cigarrillos”.

“Los adultos británicos mayores de 55 años tienen una tasa de vapeo más alta que los adultos más jóvenes”.

Estos son trinos realmente extraños, considerando los millones de vidas en cada grupo de edad adulta que se salvado por estos productos. ¿Qué podría estar pasando en los EE. UU. para que algunas personas crean que vapear es solo para los jóvenes?

El caso del Reino Unido

En el Reino Unido, en cualquier caso, le damos la bienvenida a vapear con los brazos y los pulmones abiertos. Actualmente 3,6 millones de nosotros vapeamos, más del 7 por ciento de la población adulta. Dos tercios son exfumadores, mientras que menos del 5 por ciento nunca ha fumado (el resto combina vapeo y tabaquismo, probablemente en el camino de fumar menos o dejar de fumar). Y estos números incluyen enfáticamente a aquellos de nosotros con un poco más de experiencia en la vida.

La última encuesta sobre el uso de cigarrillos electrónicos entre adultos, realizada por la influyente organización benéfica antitabaco Action on Smoking and Health (ASH) del Reino Unido, revela que “las edades de mayor uso de cigarrillos electrónicos en 2021 se encuentran entre las personas de 35 a 44 años (10,1%), seguidas por las de 45 a 54 años (8,6%) y luego las de 25 a 34 años (8,1%)”.

Los adultos mayores de 55 años, el grupo de mayor edad, tienen una tasa de vapeo más alta (5,4 por ciento) que los adultos más jóvenes.

En cuanto al uso por parte de menores, ASH informa que más del 88 por ciento de los jóvenes de 11 a 17 años nunca ha probado o desconoce los cigarrillos electrónicos. Solo el 1,2 por ciento vapea más que semanalmente y solo el 0,7 por ciento de los que vapean regularmente no son exfumadores.

Una diferencia abismal

La regulación de los cigarrillos electrónicos es muy liberal en el Reino Unido. El Servicio Nacional de Salud alberga tiendas de vaporizadores en sus hospitales, ejecuta un programa piloto que ofrece vaporizadores gratuitos a los fumadores en las salas de emergencia y recomienda los cigarrillos electrónicos para las fumadoras que los encuentran útil durante el embarazo. Las tiendas de vaporizadores hacen negocios libremente en todas las High Street (en los EE. UU. Main Street, Calle principal). Y los productos de vapeo y los líquidos que los acompañan se venden en el pasillo de salud en algunos supermercados, junto con tiritas de maíz y píldoras de vitaminas.

Por el contrario, al mirar al otro lado del estanque, los británicos ven un ambiente opresivo y presa del pánico para las tiendas de vaporizadores y para los vapeadores. Los estadounidenses son bombardeados con medios que les dicen que hay una “epidemia” de vapeo juvenil en su país. Esta convicción parece tan arraigada que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) está actualmente en el proceso de regular la eliminación de casi todos los productos de vapeo con sabor sobre la base de “proteger a los niños”.

En verdad, la evidencia muestra que el uso frecuente por parte de los jóvenes es tan poco común en los EE. UU. como en el Reino Unido. Sin embargo, parece servir a la agenda de las organizaciones antivapeo para prolongar el mito, mientras realiza extraños esfuerzos para aterrorizar a los niños, que con frecuencia terminan fracasando.

El beneficio de la mesura

En agosto, un informe sísmico de 15 profesores de salud pública de renombre mundial fue muy crítico con el tipo de mensaje público que ha dominado en los Estados Unidos. Llamaron a los mensajes antivapeo dañinos y les preocupaba que “a medida que los grupos de salud pública, los medios de comunicación, los legisladores y el público en general se centran en el vapeo de los jóvenes, el potencial del vapeo para ayudar a los adultos a dejar de fumar con demasiada frecuencia se pierde”.

Seguramente es este clamor obsesionado por los jóvenes lo que provoca en los estadounidenses esas reacciones de sorpresa hacia las personas mayores que vapean. Y eso es una verdadera lástima, porque los fumadores mayores merecen la oportunidad de proteger su salud tanto como cualquier otra persona. Definitivamente no merecen ser estigmatizados y ridiculizados por hacerlo.

Desde este lado del Atlántico, estamos desconcertados con las autoridades estadounidenses, las ONG, los medios de comunicación y otros que parecen tan dispuestos a perpetuar una estrategia de salud pública tan contraproducente, diciendo erróneamente a su público que el vapeo juvenil es el único juego en la ciudad. 

Tenemos la suerte de haber experimentado un enfoque que abarca el vapeo de una manera tranquila, ordenada y aprobada por el gobierno, que tal vez es la forma de atraer a los fumadores mayores sin intrigar indebidamente a los jóvenes.


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Publicación original: The US Obsession With Youth Vaping Looks Odd From Across the Atlantic. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anterior¿Qué sucede en nuestra boca cuando vapeamos?
Artículo siguienteInvestigadores japoneses encuentran que fármacos que imitan los efectos del consumo de tabaco pueden ayudar a combatir la COVID-19
Martin Cullip es escritor y defensor del consumidor, miembro internacional del Centro del Consumidor de Taxpayers Protection Alliance. Vive en el sur de Londres, Reino Unido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here