El ensordecedor silencio de los medios sobre los lazos de Mike Bloomberg con Epstein y otros criminales

El ensordecedor silencio de los medios sobre los lazos de Mike Bloomberg con Epstein y otros criminales
Foto: Christopher Lee

El “demócrata” multimillonario Mike Bloomberg tiene vínculos con Leslie Wexner, Ghislaine Maxwell y Jeffery Epstein, entre otros notables acusados como el recientemente condenado Harvey Weinstein.

Después de su salto tardío a las primarias demócratas y —como argumentan los críticos— la compra de su incursión en los debates de las primarias, el exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg ha recibido una cobertura heterogénea por parte de los medios corporativos, con muchas críticas negativas a la historia del actual candidato presidencial, su conducta y sus vínculos.

Sin embargo, a pesar de los esfuerzos de otras campañas y de los medios de comunicación más progresistas para reducir sus posibilidades de ser nominado, una clara debilidad de Bloomberg ha evadido hasta ahora una cobertura mediática significativa: sus lazos con jugadores claves en el escándalo de Epstein, incluidos Leslie Wexner, Ghislaine Maxwell e incluso el propio Jeffrey Epstein.

El silencio de los medios que se oponen en gran medida a la candidatura de Bloomberg con respecto a sus conexiones con Epstein y su órbita social cercana es extraño, especialmente cuando informar sobre las conexiones de un individuo con el pedófilo vinculado a la inteligencia es una forma segura de generar considerable atención negativa y argumentos para las campañas rivales. 

“Bloomberg ha tenido durante mucho tiempo una cultura tóxica de acoso sexual en su empresa”.

Esto es particularmente sorprendente dadas las numerosas acusaciones de que Bloomberg ha tenido durante mucho tiempo una cultura tóxica de acoso sexual en su empresa, lo que resultó en un número no pequeño de acuerdos de confidencialidad a lo largo de los años que han recibido cierta atención de los medios. Sin embargo, el hecho de que muchos de los amigos cercanos de Bloomberg hayan tenido acusaciones mucho peores apenas ha recibido cobertura.

Por ejemplo, cuando se anunció la semana pasada que las acciones de control de la compañía de lencería Victoria’s Secret, propiedad de Leslie Wexner, se venderían a una firma de capital privado llamada Sycamore Partners, solo un medio de comunicación, The Intercept, reveló que Bloomberg tiene al menos $136 millones de su dinero en esa firma. 

The Intercept observó de paso que Wexner, fuente de la mayor parte de la supuesta fortuna de Jeffrey Epstein, su colaborador cercano durante décadas y presunto violador de muchas de sus víctimas, había sido presionado para renunciar después del escándalo, que también golpeó duramente a las compañías propiedad de Wexner y forzó al multimillonario de Ohio a buscar un comprador para su marca de lencería y su reputación empañada. Sin embargo, el medio no hizo la conexión directa de que Bloomberg, patrocinador de Sycamore Partners, es amigo de Wexner y ha asistido a las fiestas sociales personales de este durante años antes del escándalo más reciente.

Incluso mucho antes de esta reciente oportunidad de señalar los lazos de Bloomberg con Leslie Wexner, ha habido muchas oportunidades para que los medios de comunicación cuestionen a Bloomberg sobre su ahora infame imagen con Ghislaine Maxwell, hija de Robert Maxwell, relacionado con el Mossad, y la supuesta madame y cómplice de Epstein

De izquierda a derecha: Tamara Mellon, Mike Bloomberg y Ghislaine Maxwell

Esta imagen, tomada en 2013 en el restaurante Four Seasons en Nueva York, no ha sido mencionada por los principales medios de comunicación tras el lanzamiento de la candidatura de Bloomberg a fines de noviembre pasado. Del mismo modo, estos no han podido cuestionar a Bloomberg sobre por qué su nombre y cinco números de teléfono suyos aparecen en la infame lista de contactos de Jeffrey Epstein, a menudo referida como su «pequeño libro negro».

Bloomberg y el pantano de Manhattan

Se desconoce el alcance de la relación entre Maxwell y Bloomberg, aunque los lazos profundos de Bloomberg con su antiguo empleador, Salomon Brothers, es un posible vínculo, dado que esa empresa sirvió como uno de los principales bancos de inversión de la familia Maxwell en los años anteriores y posteriores a la misteriosa muerte de Robert Maxwell en 1991. De manera similar, Epstein tenía estrechos lazos con figuras prominentes en Wall Street, algunas que se remontan a su tiempo en Bear Stearns, que también están cerca de Bloomberg.

Bloomberg y Epstein también compartieron amistades cercanas con algunos de los mismos ejecutivos de medios de Nueva York, como Mort Zuckerman. Los medios de comunicación han descrito a Zuckerman, un exsocio comercial de Epstein, como el «facilitador de toda la vida» de Bloomberg. 

En otro ejemplo, el expublicista de Epstein, Howard Rubenstein, es un antiguo defensor de Bloomberg y se informó que fue la fuerza detrás del controvertido impulso de Bloomberg para sortear los límites del mandato de la alcaldía y buscar un tercer mandato como alcalde de Nueva York.

Otro conocido común de Epstein y Bloomberg es el magnate de los medios caído en desgracia, Harvey Weinstein. Weinstein y Epstein eran parte de un grupo de inversión que buscaba comprar la revista New York en 2003. Otro miembro de ese grupo de inversión fue el comentarista asiduo de MSNBC Donny Deutsch, quien recientemente ha respaldado fervientemente la candidatura de Bloomberg.

Weinstein fue condenado recientemente por violación y tiene docenas de acusadoras cuya decisión de denunciar los delitos sexuales de Weinstein en los últimos años ayudó a despertar el movimiento «Me Too». Weinstein también tiene vínculos con el ex primer ministro israelí Ehud Barak, que era amigo cercano y socio comercial de Epstein, y fue Barak quien presentó personalmente a Weinstein a los antiguos espías del Mossad que contrató para intimidar a sus acusadores. Además de ser primer ministro, Barak es también el ex jefe de inteligencia militar israelí, agencia que patrocinó la operación de chantaje sexual de Epstein que involucra a niñas menores de edad en los Estados Unidos.

“Bloomberg -no muy diferente de Epstein y Wexner- también tiene una historia de vínculos amistosos con la CIA”.

La candidatura de Bloomberg aún no ha sido fuertemente cuestionada por sus lazos con Weinstein, que son considerables. Por ejemplo, Weinstein fue uno de los principales patrocinadores de las campañas a la alcaldía de Bloomberg e incluso grabó llamadas automáticas en su nombre para aumentar sus posibilidades de elección. Bloomberg, a su vez, nombró a Weinstein para una junta de caridad y este a su vez elogió a Bloomberg por ayudar a su compañía cinematográfica. Si bien los lazos de Bloomberg con Wexner, Epstein y Maxwell han recibido un tratamiento silencioso, algunos medios (en su mayoría de inclinación hacia la derecha) han cubierto los lazos Bloomberg-Weinstein, pero ha habido poca presión sobre Bloomberg por parte de los principales medios para abordar esos lazos directamente.

Otro asociado cercano de Bloomberg que recientemente ha sido acusado de acoso sexual por numerosas mujeres es el administrador de fondos de inversión Michael Steinhardt, quien es miembro de larga data del círculo social de Bloomberg y ha aparecido durante mucho tiempo en las cenas de Bloomberg. Steinhardt también está conectado con Leslie Wexner a través de su membresía en el llamado Mega Group, un grupo exclusivo de «megadonantes” —vinculados al crimen organizado— para causas a favor de Israel que Wexner cofundó en 1991. 

Steinhardt también presume de vínculos cercanos con el ahora fallecido fundador de Glencore, Marc Rich, vinculado al Mossad, y, junto con los principales políticos y espías israelíes, presionó agresivamente al expresidente Bill Clinton para que perdonara polémicamente a Rich antes de dejar el cargo.

“Muéstrame tus amigos y te diré quién eres”

El dicho frecuentemente citado arriba parece ser cierto para Bloomberg. Por ejemplo, su conglomerado de medios homónimo ha recibido un número no menor de demandas a lo largo de los años alegando acoso sexual desenfrenado e incluso violaciones de trabajadoras, muchas supuestamente provocadas por la larga historia de comentarios de Bloomberg que han sido criticados como sexistas. Muchas de esas demandas terminaron en acusaciones a mujeres a quienes se les había pedido firmar acuerdos de confidencialidad (NDA, por las siglas en inglés). Más recientemente, The Nation informó que la campaña presidencial 2020 de Bloomberg está haciendo uso de los acuerdos de no Divulgación de tal manera que «podrían evitar que los empleados denuncien el abuso en el lugar de trabajo».

Además la revista Wireden, en un perfil de Bloomberg de 1999, lo citó diciendo «Mi hija es alta, tetona y rubia. Fuimos a China juntos. ¿Y qué va a hacer una joven de 16 años en un viaje de negocios? Entonces, tuve citas con ella en todas las ciudades de China».

Bloomberg —no muy diferente de Epstein y Wexner— también tiene una historia de vínculos amistosos con la CIA. Por ejemplo, durante su mandato como alcalde de Nueva York, promovió activamente un controvertido programa posterior al 11 de septiembre que permitió a la CIA trabajar directamente con la policía de Nueva York para espiar a las comunidades musulmanas de la ciudad. Aunque técnicamente se prohíbe a la CIA espiar a estadounidenses no vinculados con actividades delictivas, uno de los oficiales que trabajaba como parte del programa respaldado por Bloomberg dijo que no tenían «limitaciones» para su tarea. Bloomberg ha defendido durante mucho tiempo este programa y su fusión de la CIA con la policía local.

En el caso de Epstein y Wexner, como informó MintPress News en su serie sobre el escándalo de Epstein que fue viral el año pasado, Epstein una vez afirmó haber trabajado para la CIA durante la década de 1980, y ambos fueron los actores claves detrás de la reubicación de la compañía principal de la CIA, Transporte Aéreo del Sur, a Ohio, base de los intereses comerciales de Wexner durante mucho tiempo.

Rudy Giuliani, izquierda, el gobernador de Nueva York, George Pataki, centro, y Mike Bloomberg durante un «Desfile de Saludo a Israel” el 5 de mayo de 2002, en Nueva York. Foto: Shawn Baldwin/AP

Hay que agregar que Bloomberg también fue un jugador clave en una controvertida iniciativa con respecto al sector tecnológico vinculado a la inteligencia de Israel. Por ejemplo, Bloomberg creó un proyecto de $2.000 millones que implicó abrir un campus en Manhattan llamado «Cornell Tech», que reunió a la Universidad de Cornell y al Technion de Israel, que tiene estrechos vínculos con el tema de seguridad nacional del Estado de Israel y el complejo militar-industrial

Bloomberg donó personalmente más de $100 millones para facilitar la finalización de ese proyecto. Ese campus ahora es socio de dos centros de «ciberseguridad» de reciente creación administrados por Israel en la ciudad de Nueva York y vinculados a la inteligencia israelí. MintPress informó sobre esto recientemente.

Jeffrey Epstein también estuvo involucrado con compañías de tecnología relacionadas con la inteligencia militar israelí y, como se mencionó anteriormente, esta patrocinó la operación de chantaje sexual de Epstein, que se centró principalmente en los políticos estadounidenses y figuras públicas para el beneficio del Estado de Israel, cuyo ejército actualmente recibe $3.800 millones por año de los contribuyentes estadounidenses.

Si bien estos aspectos del pasado de Bloomberg han recibido considerable atención de los medios en los últimos tiempos, estos mismos medios no han señalado que el círculo interno de Bloomberg cuenta con muchas personas acusadas de acoso, violación o algo peor. Con sus lazos claros con la «red de Epstein», el hecho de que los principales medios de comunicación se hayan negado a cuestionar a Bloomberg sobre sus apariciones sociales con Ghislaine Maxwell o Leslie Wexner y por tener cinco números de teléfono diferentes en la lista de contactos de alto perfil de Epstein es una acusación condenatoria del panorama actual de los medios y la política estadounidenses.


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Publicación original: The Media’s Deafening Silence on Mike Bloomberg’s Ties to Epstein and Other Criminals. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorLa geografía de la reducción de daños
Artículo siguienteLa Cumbre de Cigarrillos Electrónicos 2021
Whitney Webb es escritora, periodista investigativa y editora de Unlimitedhangout. Ha contribuido a varios medios, incluyendo Mint Press News, Global Research, EcoWatch, el Instituto Ron Paul y 21st Century Wire, The Last American Vagabond, entre otros. Ha realizado varias apariciones en radio y televisión y es la ganadora en 2019 del Premio Serena Shim por la integridad sin compromiso en el periodismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here