El control del tabaco y la ira de Dios

Control del tabaco y la ira de Dios
Foto: Tryfonov | Adobe Stock

Lo que estamos presenciando es la última manifestación de la antigua batalla entre ciencia y religión. Y a los científicos a menudo les ha ido mal en esta lucha.

Castigo bíblico a la industria tabacalera

En un texto anterior, describí una situación particularmente absurda con respecto a la paranoia del control del tabaco sobre la industria. Una ONG antitabaco que opera en el sudeste asiático anunció un concurso de carteles antitabaco para jóvenes. En los términos y condiciones de entrada estaba la estipulación de que los participantes no podían tener ninguna conexión con la industria al “cuarto nivel de consanguinidad”. En otras palabras, los adolescentes estaban excluidos si sus tatarabuelos tenían conexiones con la industria.

¿En qué estaban pensando los organizadores? ¿En que de alguna manera un adolescente pasaría a hurtadillas un cartel alabando los beneficios de los cigarrillos entre los jueces? 

Hace un par de días me di cuenta de que la base de esta regla era más siniestra, al tiempo que confirmaba lo que yo (y muchos otros) siempre había pensado sobre la base de la propaganda contra la reducción de daños al tabaco.

Estaba escuchando el espacio diario de cinco minutos de BBC Radio dedicado a cuestiones morales o religiosas llamado “Pensamiento del día”. Hablando sobre el futuro del planeta, el orador se refirió a una cita en Éxodo del Antiguo Testamento advirtiendo que Dios iba a castigar a las generaciones: “la iniquidad de los padres sobre los hijos y los hijos de los hijos, a la tercera y a la cuarta generación”. Así que ahí estaba: la Biblia estaba siendo secuestrada al servicio de la censura contra los descendientes de aquellos con algunos vínculos remotos con la industria.

Ciencia vs. Religión

La evidencia científica y clínica incontrovertible contra los daños del tabaquismo es profunda y amplia, y se remonta a décadas. La salud pública ha contribuido a hacer llegar al público esos mensajes basados ​​en pruebas. Los argumentos religiosos o morales no han jugado ningún papel en este proceso. El advenimiento de productos de nicotina más seguros ha desorganizado las estrategias tradicionales contra el tabaquismo. Cada intento de difamar estos productos ha sido contrarrestado por evidencia independiente. 

Vapear lleva a los jóvenes a fumar. No, no es así. 

Vapear daña los pulmones y mata a las personas (el brote de EVALI). No, no es así. 

Hay una epidemia de vapeo entre los jóvenes estadounidenses. No, no la hay. Hay mucha experimentación, pero poca evidencia de uso regular, e incluso la experimentación se estanca o cae. 

Vapear causa daño al corazón. Sin evidencia. De hecho, se han retirado los estudios que afirman esto. 

La nicotina daña el cerebro adolescente. Entonces, ¿cómo es que no hay evidencia de décadas de investigación sobre el tabaco? 

La nicotina es adictiva. Sí lo es. Su efecto sobre el cerebro favorece su uso repetido. Pero el uso propagandístico de la palabra “adicción” evoca deliberadamente, tanto en la mente pública como en la profesional, los peores resultados del consumo de alcohol u otras drogas. Y aquí es donde el argumento de la salud pública comienza a oscurecerse en el ámbito de la moralidad y la religión.

En mi forma de pensar, la adicción es un hábito más un daño. A menos que una persona tenga problemas cardíacos graves (en cuyo caso debe eliminar la cafeína), no hay ningún daño clínico obvio por el consumo regular de nicotina. Por lo tanto, se convierte en una opción de estilo de vida, y una que los elementos de la salud pública están ansiosos por controlar por motivos más de ideología que de salud. Me han dicho que la ONG contra el tabaquismo y el vapeo Framework Convention Alliance tiene una base religiosa fuerte e influyente.

Pero empeora. No es una coincidencia que los opositores más vociferantes del aborto sean los grupos religiosos. Por aborrecibles que sean sus opiniones, no pretenden que exista ninguna base médica para su oposición. 

Pero esta es la táctica de quienes tienen una objeción moral contra la nicotina: vuelan bajo una falsa bandera de ciencia y salud pública. Debería ser la bandera pirata Jolly Roger. Cráneos y huesos son el resultado probable para millones de fumadores a los que se les impide dejar de fumar.

Inquisición moderna

Lo que estamos presenciando es la última manifestación de la antigua batalla entre ciencia y religión. Y a los científicos a menudo les ha ido mal en esta lucha.

Muhammad ibn Zakariyā al-Rāzī fue un pionero médico de Bagdad que vivió entre 865 y 925 d.C. Fue el responsable de introducir las enseñanzas occidentales, el pensamiento racional y las obras de Hipócrates y Galeno en el mundo árabe. Uno de sus libros, Continens Liber, era un compendio de todo lo que se sabía sobre la medicina. El libro lo hizo famoso, pero una versión de la historia es que el libro ofendió a un sacerdote musulmán que ordenó golpear al médico en la cabeza con su propio manuscrito, lo que lo dejó ciego y le impidió practicar en el futuro.

Michael Servetus fue un médico español al que se le atribuye el descubrimiento de la circulación pulmonar. Escribió un libro que describía su descubrimiento, junto con sus ideas sobre la reforma del cristianismo; esto se consideró herético. Escapó de España y de la Inquisición católica, pero se enfrentó a la Inquisición protestante en Suiza, que lo despreció por igual. Bajo las órdenes de Juan Calvino, Servetus fue arrestado, torturado y quemado en la hoguera a orillas del lago de Ginebra; copias de su libro lo acompañaron en buena medida.

El astrónomo y físico italiano Galileo Galilei fue juzgado y condenado en 1633 por publicar las pruebas que apoyaban la teoría copernicana de que la Tierra gira alrededor del Sol. Su investigación fue instantáneamente criticada por la Iglesia católica por ir en contra de las escrituras establecidas que ubican a la Tierra, y no al Sol, en el centro del universo. Galileo fue encontrado “vehementemente sospechoso de herejía” por sus puntos de vista heliocéntricos y se le pidió que “abjurara, maldijera y detestara” sus opiniones. Fue condenado a arresto domiciliario, donde permaneció el resto de su vida, y sus textos ofensivos fueron prohibidos.

A los científicos que publican evidencia en apoyo de productos de nicotina más seguros aún no los han quemado en la hoguera, aunque ha habido amenazas de que las carreras y la financiación podrían arder si las personas tienen algún trato con el personal de la industria, hablan o incluso asisten a ciertos eventos. No abundan las plataformas, y la cultura de cancelación está muy extendida. Los artículos son rechazados por revistas de revisión por pares.

El representante moderno de la Inquisición (“¿está ahora o alguna vez ha estado asociado con la industria tabacalera?”) es la teocracia en el corazón del control internacional del tabaco. El secretismo y la paranoia que asisten a cada Conferencia de las Partes del Convenio Marco para el Control del Tabaco es testimonio de una organización que opera como un culto religioso y es una afrenta al proceso democrático de acción multinacional contra un problema global.

Los fundadores del movimiento moderno de salud pública imaginaron un mundo en el que todos serían incluidos y empoderados para tomar el control de su propia salud. No es así en el mundo del control del tabaco. Desprovista de cualquier refutación basada en evidencia a los beneficios para la salud pública de los productos de nicotina más seguros en el contexto de la reducción del daño del tabaco, la OMS, sus turbias ONG aliadas y sus patrocinadores, recurren a tácticas medievales para impulsar su propia ideología cuasirreligiosa.


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Publicación original:Tobacco control and the wrath of God. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorLa FDA es una reguladora caprichosa
Artículo siguienteDr. Verrastro: “Un fumador es un paciente, y aunque pueda parecer sano no lo está”
Harry Shapiro es un importante escritor, periodista y editor britanico especializado en todos los aspectos del uso y la adicción a las drogas y también en la música popular, rock, jazz y blues. Actualmente es director de DrugWise, un servicio de información sobre drogas en línea, y activo en el mundo de la reducción del daño del tabaco a través del Foro Global sobre Nicotina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here