Australia: comenzó el nuevo plan de vapeo con prescripción médica

Australia: comenzó el nuevo plan de vapeo con prescripción médica
Foto: Alessandro Capuzzo | Adobe Stock

Desde el 1 de octubre entró en vigor la ley que solo permite comprar elementos de vapeo con prescripción médica, una decisión que da clara ventaja a los mortales cigarrillos.

Después de más de un año de retrasos, el gobierno australiano finalmente implementará su notorio esquema de vapeo solo con prescripción médica a partir del 1 de octubre. A partir de esa fecha, aquellos que sean sorprendidos importando nicotina ilegalmente sin receta médica enfrentarán multas de hasta $ 222,000.

Mientras tanto, los cigarrillos, que matan a unos 21.000 australianos al año, seguirán estando disponibles en todos los lugares donde están disponibles ahora y se tratarán como un producto de consumo normal.

Las nuevas reglas obligarán a los 600,000 vapeadores de Australia a encontrar un médico dispuesto a recetar productos de vapeo de nicotina o arriesgarse a un castigo severo por hacer lo que siempre han hecho. (La ley en Australia ya requiere una receta para importar nicotina, pero se ignora casi por completo).

La principal diferencia entre importar productos de vapeo antes y después del 1 de octubre es una aplicación más severa de la prohibición de importación de nicotina que ya existía. El gobierno dice que la Fuerza Fronteriza de Australia tomará medidas enérgicas contra quienes traigan nicotina sin receta.

¿Cómo funciona la prescripción médica para nicotina?

Colin Mendelsohn, médico y presidente de la Asociación Australiana de Reducción de Daños al Tabaco (ATHRA), ha creado una buena explicación de los procedimientos necesarios para obtener legalmente nicotina y líquido después del 1 de octubre. También hay un enlace en el sitio de ATHRA donde puede buscar médicos participantes, aunque es posible que pueda obtener una receta de nicotina de su médico de familia actual.

Además de importar nicotina o líquido con receta médica, también existe la posibilidad de comprar a través de farmacias, aunque no está del todo claro qué tan bien funcionará en la práctica. Mendelsohn dice que no participarán muchas farmacias.

Para quienes importen productos, hay que tener en cuenta que el gobierno también ha instituido algunos estándares nuevos para los productos de vapeo de nicotina. La concentración máxima de nicotina es del 10 por ciento (100 mg / ml, una concentración común para el bricolaje) y el gobierno ha prohibido estos ingredientes: acetoína, benzaldehído, cinamaldehído, diacetilo, dietilenglicol, etilenglicol, pentano-2,3-diona, acetato de vitamina E.

La lista de ingredientes prohibidos parece incluir todos los resultados que se podrían obtener en una búsqueda en Google de “ingredientes peligrosos de e-líquidos”. Cada sustancia de la lista ha sido la villana en al menos una historia noticiosa de pánico sobre el vapeo, algunas de las cuales se remontan a 2009. (Y el acetato de vitamina E, la sustancia espesa y aceitosa que se usa para diluir el aceite de THC del mercado negro que llevó al brote de “EVALI ”, nunca se ha utilizado como ingrediente en el e-líquido).

En términos generales, una vez los australianos encuentren un médico que les ayude a obtener una receta, el proceso de obtención de nicotina no va a ser muy diferente de lo que siempre ha sido. Es molesto y está mal que el gobierno haya tomado esta ruta, pero la mayoría de los vapeadores que entienden cómo funciona deberían poder navegar por el sistema.

La pregunta es si la mayoría de los vapeadores conoce los nuevos requisitos o comprende los riesgos de no seguir el proceso. Es justo suponer que muchos no entenderán el mayor riesgo de aplicación y el aumento de las sanciones prometidas a partir del 1 de octubre. E incluso los vapeadores que conocen los nuevos requisitos para importar nicotina pueden no ser conscientes de que es un delito poseer nicotina sin una prescripción en Australia. Para estar seguros, los vapeadores deberán llevar una copia de su receta donde y cuando sea que lo hagan.

El vapeo con prescripción: malo para los vapeadores, peor para los fumadores

La peor parte del nuevo proceso de Australia es que hace que el vapeo sea menos accesible para las personas que fuman. Es poco probable que los fumadores de cigarrillos prueben el vapeo si primero deben reunirse con un médico y obtener una receta. Vapear en Australia ya era bastante difícil sin los pasos adicionales, y muchos fumadores no están convencidos de antemano de que los dispositivos de vapeo puedan reemplazar sus cigarrillos.

Lo que ha hecho el gobierno deja al vapeo fuera del mercado normal de la nicotina, lo que obliga a los potenciales vapeadores a perder su tiempo y dinero para acceder a él. Hace que el producto sea menos atractivo de probar, incluso si viene con un respaldo médico débil.

Fumar no es una enfermedad y vapear no es una cura. Son productos de consumo de nicotina del tipo que debería estar disponibles en las mismas ubicaciones minoristas para que los usuarios de nicotina australianos puedan elegir. El vapeo puede ganar una pelea justa, pero el sistema australiano no es justo.

En lugar de dejar que el producto mortal y el de bajo riesgo luchen en igualdad de condiciones en el mercado, Australia ha decidido dar a los cigarrillos una gran ventaja al obligar al vapeo a competir con un producto normal comprado en la tienda mientras está atrapado en este extraño estado zombi inducido por el gobierno. La decisión conducirá a fumar más y vapear menos, y eso no es bueno para nadie, excepto para la industria tabacalera.


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Publicación original: Australia: New Medical Vaping Plan Begins October 1st. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorLa FDA maldice al mercado de cigarrillos electrónicos
Artículo siguienteNueva evidencia expone los perjuicios de la prohibición para fumar (y vapear) en tratamientos de rehabilitación
Jim McDonald es escritor y editor de Vaping360.com, donde se enfoca en noticias sobre temas legislativos, regulatorios y científicos en el espacio del vapeo. También es Miembro de la Junta de La Asociación de Defensores del Consumidor para Alternativas Libres de Humo (CASAA).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here