Vuse: práctico, ¿pero a qué costo?

Vuse: práctico, ¿pero a qué costo?
Foto: Vapemeet

Vuse es tal vez el dispositivo de vapeo con sistema de cartuchos más popular actualmente. ¿Cuáles son sus características? ¿Lo recomendaría un vapeador experimentado?

Ahora más que nunca, la industria del vapeo se encuentra en un punto de no retorno. Ya se puede hablar de una década de evolución no solamente tecnológica, sino social y legal, que la ubica dentro de una de las más prolíficas actualmente. La acogida de estas nuevas tecnologías para el consumo de nicotina por parte del público fumador ha desencadenado muchas y diversas reacciones políticas alrededor del mundo. Hoy somos más de 100 millones de usuarios, pero solamente 50 naciones han legalizado y regulado el vapeo.

Entre estos nuevos productos de vapeo se encuentra Vuse, nombre con el que se conoce ahora al equipo más vendido en los Estados Unidos, pero su camino se remonta al Vype y al ePen. Estos últimos, que son los primeros intentos de la British American Tobacco por adentrarse en el mundo del vapeo, son tecnologías básicas y muy simples, enfocadas en la practicidad y la inmediatez que tanto se acomodan a la cotidianidad. En el fondo, no son diferentes de los primeros cartomizadores de mechas en fibra de vidrio y contenedor plástico aforado de 2ml. Sin embargo, los cartuchos de Vuse no son rellenables, por eso preocupa la contaminación plástica que produce al final de su vida útil, que realmente no es más que un par de días.

Un avance tecnológico

Uno de los detalles más atractivos de este dispositivo es el diseño: es liviano, delgado y resistente, realmente no se siente en el bolsillo y al sostenerlo en la mano, a pesar de su tamaño, se siente seguro y confortable.

Hace unos cuatro años tuve la oportunidad de probar el Vype, el primero en su clase en llegar a América Latina. Su forma era ovalada y las concentraciones de nicotina base libre eran de 6, 12 y 18 mg. Esto, sumado a una pobre producción de vapor, lo encasilló rápidamente como un dispositivo obsoleto frente a las tecnologías de entonces. Pero estos problemas se solucionaron por completo en el Vuse.

Al comprarlo, me topé con que el dispositivo venía sin cartuchos, creando un gasto inicial mayor pero que no me desanimó a tenerlo. Junto a mí un joven de no más de 25 años estaba comprando una cajetilla de cigarrillos, que es por mucho más económica que los cartuchos del Vuse. “¿Sí sirve?”, me preguntó sin despegar sus ojos del vaporizador. “¿Esto?”, le respondí levantando el Vuse color gris aún sin destapar, “Llevo 9 años vapeando y 8 sin encender un cigarrillo“, dije sin titubear. “Pero es costoso, ¿no?”, me preguntó ya saliendo del local. “Sí, para las alternativas que se consiguen en las vapeshops de acá (Bogotá) es bastante costoso”. Sin más, y con una habilidad asombrosa, ya tenía el cigarrillo encendido y estaba guardando la cajetilla en su bolsillo. En bici y, presumiblemente por las insignias en su maleta naranja, partió a entregar algún pedido.

¿Recomendado?

¡Sí! Vuse es sumamente más costoso que otros dispositivos y tecnologías que se consiguen en la mayor parte de la región. Sin embargo, esto depende del hábito y la frecuencia de uso, y es acá donde me cuesta ser imparcial. Soy usuario de líquidos de 3 mg de nicotina en base libre y de 35-50 mg en sales de nicotina con un equipo que tiene mejores atributos que el Vuse. Los cartuchos (o pods) prellenados y desechables traen 1,9 ml en concentraciones de 0,15 y 34 mg de sales de nicotina, que para el ritmo de consumo al que estoy acostumbrado, que se debe más al exhalar vapor que a la nicotina misma, me duran cerca de un día y dos recargas de batería. 

Sin embargo, si el hábito de fumar está más ligado a comportamientos y momentos específicos del día, este tipo de tecnología de cartuchos desechables es apropiada porque solventa apropiadamente la administración de nicotina. La calada es automática, lo que significa que no es necesario presionar un botón para activar el dispositivo, de manera muy similar a un cigarrillo. La batería carga totalmente en 45 minutos con cable magnético, pero además es posible usar el Vuse mientras carga y la energía retenida es suficiente para consumir hasta el 80% del pod.

En cuanto al sabor, ligado a la inmediatez del producto, la marca ofrece 9 sabores: Japanese Cherry Bloom, Classic Mint, Summer Blueberry, Cucumber Fizz, Original Strawberry, Blushed Mango, Dark Cherry, Vanilla Medley y Golden Blend. Tienen perfiles simples y de sabor agradable pero no muy marcado. De alguna manera el de tabaco (Golden Blend) y el de cereza (Dark Cherry) me han recordado los dos primeros líquidos con los que empecé a vapear.

Como usuario habitual de dispositivos reusables, me cuesta acostumbrarme a este tipo de tecnologías desechables cuyo plástico no es reusable ni reciclable, lo que genera un desperdicio más.

Esta breve crónica es resultado de un recorrido de vida que me ha convertido en defensor y promotor del vapeo; es un voto de confianza a una tecnología que me ha dado seguridad y satisfacción por más de 9 años sin comprometer mi salud en general. Es un acercamiento desde la experiencia para que usted tome la decisión final de qué dispositivo se adecúa mejor a su gusto y necesidad.


Este artículo es una publicación original. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorDejar el cigarrillo va más allá del vapeo
Artículo siguienteIQOS, una experiencia muy parecida a fumar un cigarrillo tradicional
Carlos Miguel López es miembro del equipo editorial y corresponsal en América Latina para The Vaping Today, comunicador social-editor de la Pontificia Universidad Javeriana, fotógrafo y emprendedor en Flavorchaser Handcrafted E-liquid, GreenQueen y Bicannans.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here