Salud Pública de Inglaterra actualiza evidencias sobre el vapeo

Salud Pública de Inglaterra actualiza evidencias sobre el vapeo
Foto: Adobe Stock | Adaptación: Vaping Today

La actualización de evidencias sobre el vapeo de Public Health England, la agencia ejecutiva del Departamento de Salud y Asistencia Social del Reino Unido, confirma que los cigarrillos electrónicos son más efectivos que otras alternativas para dejar de fumar. 

Aunque el tabaquismo ha sido la causa directa o indirecta del fallecimiento de 75 mil personas en Inglaterra en 2019, y aunque ha habido una creciente desinformación sobre los riesgos y beneficios del vapeo en relación con el tabaquismo, los avances científicos y socioculturales de la salud pública en Inglaterra son evidentes. 

El pasado 23 de febrero se publicó la séptima edición del informe de Public Health England (Salud Pública de Inglaterra), que se actualiza cada año desde 2015 a pedido del gobierno de Inglaterra desde su Plan de Control del Tabaco. En el informe se analiza a profundidad la evidencia más reciente sobre la efectividad de los productos de vapeo de nicotina para ayudar a las personas a dejar de fumar. 

¿Cómo van las cifras de tabaquismo y vapeo en Inglaterra?

Los estudios llevados a cabo por investigadores del King’s College de Londres demostraron que “los productos de vapeo de nicotina fueron la ayuda más popular utilizada por los fumadores que intentaron dejar de fumar en Inglaterra”. En 2020, 27,2% de los fumadores optaron por el vapeo como ayuda para dejar de fumar; 18,2% optó por terapias de reemplazo de nicotina (TRN) como parches y chicles; y 4,4% por medicamentos controlados como la vareniclina. Los datos se recopilaron en septiembre de 2019 (de la encuesta ITC Youth) y en marzo de 2020 (de la encuesta ASH-Youth).

La prevalencia del tabaquismo entre los jóvenes, incluidos los que fumaban a veces o más de una vez a la semana, era del 6,7% en marzo de 2020. Esta cifra es similar a la de marzo de 2019: 6,3%. Aunque la ley prohíbe la venta de productos para fumar y vapear a menores de 18 años, se informan violaciones de la edad de venta.

Al igual que en la actualización de 2020, alrededor del 6% de los adultos afirmaron ser vapeadores actuales. Esto equivale a aproximadamente 2,7 millones de vapeadores adultos en Inglaterra. Así, la prevalencia del tabaquismo sigue descendiendo y se sitúa entre el 13,8% y el 16%. 

El informe detectó que el vapeo se ha estancado en adultos y jóvenes desde el último informe PHE en marzo de 2020. Alrededor del 4,8% de los jóvenes (de 11 a 18 años) reportaron vapear al menos una vez al mes −lo mismo que el año pasado−, y la mayoría de ellos son fumadores actuales o exfumadores (solo el 0,8% de los jóvenes que vapean actualmente nunca habían fumado). 

La prevalencia de vapeo estuvo entre el 17,5% y el 20,1% entre los fumadores actuales, alrededor del 11% entre los exfumadores y entre el 0,3% y el 0,6% entre los que nunca han fumado. La proporción de vapeadores que también fuman, es decir que son “usuarios duales”, viene disminuyendo desde 2012.

Principales hallazgos

El informe presenta varios datos y hallazgos interesantes que vale la pena examinar. A continuación algunos de ellos:

  • En los servicios públicos locales para dejar de fumar, el uso de un producto de vapeo como parte del proceso tuvo algunas de las tasas de éxito más altas: entre el 59,7% y el 74% de los individuos dejaron de fumar en 2019 y 2020.
  • En términos socioeconómicos, la prevalencia del tabaquismo y el vapeo fue más alta entre los grupos más favorecidos que se encuentran en los grados sociales A, B y C1 (7,1% para fumar, 5,3% para vapear) que entre los grupos más desfavorecidos que están en los grados C2, D y E (5,7% para fumar, 3,5% para vapear).
  • El 11,9% de los individuos informó haber empezado a vapear para dejar de fumar. De los que habían vapeado, 45,4% habían fumado primero, 20,6% vapearon antes de fumar y 28,9% probaron un producto de vapeo pero nunca probaron fumar.
  • Los estudios demostraron que la mayoría de los jóvenes que nunca había fumado tampoco había vapeado nunca. Entre el 0,8% y el 1,3% de los jóvenes que nunca habían fumado eran vapeadores actuales.
  • Los datos de la encuesta ITC Youth (de 16 a 19 años) mostraron que la prevalencia del tabaquismo (haber fumado más de 100 cigarrillos en su vida y haber fumado en los últimos 30 días) fue de 6,2% en 2020. Por otra parte, la prevalencia actual de vapeo (definido como vapear durante más de 10 días en su vida y haber vapeado en los últimos 30 días) era de 7,7% en 2020. 
  • Menos de la mitad (43%) de los jóvenes de 11 a 18 años que eran vapeadores actuales y anteriores informó que siempre usaba productos de vapeo que contenían nicotina. El 17,3% informó que siempre usaba productos sin nicotina. Tres de cada cinco (61,3%) jóvenes de 16 a 19 años que habían vapeado en los últimos 30 días usaron nicotina en su producto actual; el 17,3% dijo que su producto no contenía nicotina.
  • La concentración de nicotina más común (54%) utilizada por jóvenes de 16 a 19 años que habían vapeado en los últimos 30 días fue de menos de 20 miligramos por mililitro (mg/ml). Una quinta parte (19,6%) de los participantes no conocía la concentración de su líquido de vapeo. El 18% usó una concentración de 20 mg/ml o más y el 6,6% usó 40 mg/ml o más.
  • Más de la mitad (56,6%) de los jóvenes de 16 a 19 años que vapearon en los últimos 30 días usaban actualmente sales de nicotina. El 30,6% no usaba sales de nicotina y el 12,8% no estaba seguro.
  • Más de la mitad (58,2%) de los jóvenes de 16 a 19 años que habían vapeado en los últimos 30 días no se sentían adictos al vapeo, pero el 38,5% dijo que se sentía un poco o muy adicto.
  • Poco menos de una quinta parte (18,4%) de los vapeadores actuales de entre 11 y 18 años informaron haber experimentado deseos de vapear casi todo el tiempo o todo el tiempo.
  • La proporción de jóvenes de 11 a 18 años que pensaba que vapear era menos dañino que fumar había disminuido al 43,3% en 2020. En 2015 era del 66,7%.
  • El uso actual de productos de tabaco calentado fue poco común (0,5%) entre los jóvenes de 11 a 18 años. Entre los jóvenes de 16 a 19 años, el 2,6% informó haber usado alguna vez bolsas de nicotina (la mitad de los que las usaron en el último mes) y el 4,1% informó haber usado alguna vez tabaco sin humo (un tercio de los que las usaron en el último mes).
  • Los modelos de tanque fueron los más populares para vapear, utilizados por el 49,1% de los jóvenes de 11 a 18 años que actualmente vapean. El uso de modelos que utilizan cartuchos precargados ha aumentado del 17,6% en 2019 al 34,2% en 2020.
  • Los sabores de frutas fueron los más populares entre los vapeadores actuales. A estos les siguieron los sabores mentol/menta, y luego los dulces (“chocolate / postre / dulce / caramelo”).
  • En 2020 el 38% de los fumadores consideró que vapear es tan dañino como fumar. El 15% cree que vapear es más dañino que fumar.

El riesgo de la desinformación

La desinformación y la percepción de riesgo de las personas acerca del vapeo todavía es una preocupación de las autoridades sanitarias. El informe indica que ha venido creciendo “la percepción errónea del riesgo relativo causado por los productos de vapeo, en comparación con el tabaco. En 2020, el 38% de los fumadores creía que vapear era tan dañino como fumar y el 15% creía que vapear era más dañino. “Esto está fuera de línea con las revisiones de expertos del Reino Unido y EE.UU., que concluyen que el uso de productos de vapeo de nicotina regulados es mucho menos dañino que fumar”. 

El profesor John Newton, director de mejora de la salud en PHE, dijo: “Miles más podrían haber dejado de fumar si no fuera por temores de seguridad infundados sobre los cigarrillos electrónicos. La evidencia ha sido clara durante algún tiempo de que, si bien el vapeo no está exento de riesgos, es mucho menos dañino que fumar. Para cualquier persona que fume, especialmente para aquellos que ya han probado otros métodos, recomendamos encarecidamente que prueben el vapeo y dejen de fumar, idealmente con el apoyo adicional de su servicio local para dejar de fumar para tener la mejor oportunidad de dejar de fumar para siempre”.

Deborah Arnott, directora ejecutiva de ASH, dijo: “Con razón, desde que los cigarrillos electrónicos surgieron como una alternativa al tabaquismo, el gobierno ha tratado de lograr un equilibrio entre ayudar a los fumadores a dejar de fumar y proteger a los niños. Como muestra la investigación de ASH incluida en el informe para PHE, el uso de cigarrillos electrónicos entre los jóvenes de 11 a 18 años se ha mantenido bajo hasta la fecha, pero en el lado negativo, su potencial como una ayuda para dejar de fumar para adultos no se ha realizado completamente.

Ann McNeill, profesora de adicción al tabaco en el King’s College de Londres y autora principal del informe, dijo: “Nuestro informe reúne los resultados de ensayos controlados aleatorios, servicios para dejar de fumar y estudios de población y concluye que los productos de vapeo de nicotina son una forma eficaz de dejar de fumar con éxito. Lo preocupante es que los fumadores, en particular los de grupos desfavorecidos, creen cada vez más de forma incorrecta que vapear es tan dañino como fumar. Esto no es cierto y significa que menos fumadores intentan vapear”.

La directora ejecutiva de Cancer Research UK, Michelle Mitchell, dijo: “Desaconsejamos encarecidamente que los utilicen las personas que no han fumado, especialmente los jóvenes. Pero la investigación hasta ahora muestra que vapear es menos dañino que fumar tabaco y, como enfatiza este informe, puede ayudar a las personas a dejar de fumar. Se desconocen los efectos a largo plazo de los cigarrillos electrónicos, pero los daños a largo plazo del tabaco son indiscutibles.

“El apoyo de los servicios para dejar de fumar sigue siendo la forma más eficaz de ayudar a las personas a dejar de fumar para siempre. Los servicios pueden ayudar a las personas a encontrar la herramienta que les funcione, cigarrillos electrónicos o de otro tipo, y brindarles la mejor oportunidad de reducir el riesgo del tabaco”.

La actualización anual de evidencias sugiere que a medida que aumenta el uso de productos de vapeo aumenta el número de abandonos exitosos en Inglaterra. “Los datos de las revisiones sistemáticas desde el informe de 2018 de PHE muestran que los productos de vapeo fueron significativamente más efectivos para ayudar a las personas a dejar de fumar que la NRT”.

Michael Landl, director de World Vapers’ Alliance, comentó sobre el informe: “El informe es una gran noticia para los vapeadores. Tenemos más confirmación de que vapear es una forma de dejar de fumar. Aquellos que continúan afirmando que vapear es una puerta de entrada a fumar deben tomarse el tiempo para leer la ciencia. “Escuche la ciencia” es algo que hemos escuchado mucho últimamente con COVID, pero esperamos que aquellos que critican continuamente el vapeo lo hagan esta vez. No pueden seguir eligiendo la ciencia que más les convenga.

  • Para más información puede consultar el sitio web de PHE.
  • Descargue el Informe aquí.

Fuente: Vaping in England: evidence update February 2021


Este artículo lo produjo el equipo de Vaping Today. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorLa injustificable defensa de la relación Vapeo y Covid
Artículo siguienteSe acerca el octavo Foro Global sobre Nicotina
Somos un equipo comprometido con brindar información sobre el vapeo y la reducción de daños del tabaquismo a todo el público iberoamericano. Amamos y defendemos el vapeo y queremos llevar a todo nuestro público información diversa y veraz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here