Luchando la última guerra: desenmascarando a la OMS y el control del tabaco

Luchando la última guerra: desenmascarando a la OMS y el control del tabaco
Ilustración: grandfailure | Adobe Stock | Adaptación: Vaping Today

El número de fumadores en el mundo es el mismo que hace 20 años: 1.100 millones. Claramente, el enfoque que han adoptado las organizaciones de control del tabaco durante dos décadas no está funcionando.

La imagen de la portada del nuevo informe Fighting The Last War: The Who and International Tobacco Control es un resumen de esa guerra. A un lado hay una masa de humo naranja y amarillo amenazante y furioso; al otro lado, una nube blanca fría de vapor fluorescente. El mensaje inconfundible: el humo mata, el vapor salva.

Para los lectores interesados ​​en cómo funcionan los grupos internacionales de control del tabaco a nivel granular, una de las primeras secciones deconstruye en un lenguaje sencillo la complicada interseccionalidad de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Conferencia de las Partes (COP) y las ONG de control del tabaco.

El informe explica: “El principal motor de políticas que impulsa el esfuerzo internacional para combatir la epidemia del tabaquismo es el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT), que entró en vigor en 2005. Esto permitió la creación de la Conferencia de las Partes (COP), reuniones periódicas que reúnen a delegaciones de representantes gubernamentales que discuten la implementación de las medidas del CMCT”.

Organizaciones fallidas

La próxima sesión de la Conferencia de las Partes del CMCT de la OMS (COP9) tiene lugar en noviembre. La reducción del daño del tabaco no está explícitamente en la agenda, a pesar de los fuertes llamamientos para su adopción.

Las políticas sobre el tabaco que respalda la OMS tienen una enorme influencia en los países de todo el mundo, que las buscan para encontrar orientación. Eso, según Harry Shapiro, autor de Fighting the Last War, no es algo bueno. Esboza en siete capítulos cortos exactamente por qué.

El informe, lanzado por el Estado Global de Reducción de Daños al Tabaco [GSTHR, Global State of Tobacco Harm Reduction] el 27 de octubre y escrito con gran claridad, arroja una estadística que es alucinante y desconcertante. El número de fumadores es el mismo que hace 20 años: 1.100 millones en todo el mundo.

Claramente, el enfoque que han adoptado las organizaciones de control del tabaco durante dos décadas no está funcionando. Fighting the Last War explica las razones de este épico fracaso mundial y hay muchos malos actores, más críticamente la OMS.

¿Por qué no funciona el control del tabaco?

Las razones por las que el número de fumadores sigue siendo elevado, a pesar de todos los esfuerzos de control del tabaco, son muchas y complicadas por la geopolítica. 

Una es que la OMS y sus ONG aliadas insisten en seguir librando una batalla histórica en decenas de frentes contra las empresas tabacaleras. Se ha convertido en una guerra eterna que quita recursos y dinero para ayudar a los fumadores a dejar de fumar. 

Más recientemente, la propia nicotina se ha convertido en el enemigo y han lanzado una campaña de desinformación masiva contra la mayoría de las formas de productos de nicotina más seguros (SNP, Safe Nicotine Products). La prohibición de la nicotina es el final del juego, ya que la OMS apoya las prohibiciones de SNP en todo el mundo.

Inexplicablemente, en un mundo lleno de drogas ilícitas y baratas, la agencia no ha aprendido la lección de que la prohibición de cualquier droga nunca ha tenido éxito.

Los productos de nicotina más seguros, señala el informe, “… son significativamente menos riesgosos que el tabaco combustible y tienen un papel que desempeñar en la reducción de daños”. Vapeadores, snus y productos de tabaco calentado son la clave para reducir las asombrosas tasas de tabaquismo, especialmente en los países de ingresos bajos y medianos (LMIC), pero la OMS rechaza rotundamente su uso. Y en un giro irónico, permite que las compañías tabacaleras que tanto desprecia continúen vendiendo los productos que matan —cigarrillos— con muchas menos restricciones. Es una profecía autocumplida.

Una guerra obstinada

Fighting the Last War ofrece varios ejemplos exasperantes que muestran hasta dónde llegará la OMS para difamar al SNP. La agencia publicó un informe en julio de 2021 que por primera vez dedicó un capítulo a los SNP. Y estaba tan lleno de información falsa o engañosa, errores de hecho, exageraciones y simplificaciones excesivas, que le daba vueltas la cabeza. Incluía esta enorme mentira: “Los niños y adolescentes que usaron [sistemas electrónicos de administración de nicotina, como vapeadores] pueden duplicar su riesgo de fumar”.

Todas las fotografías en color del informe de 200 páginas, excepto una, mostraban a un niño pequeño. Uno parece mostrar a un bebé alcanzando un dispositivo de vapeo. ¡Es indignante! El hecho es que la gran mayoría de las personas que vapean son adultos y la OMS lo sabe. Pero pretender mantener seguros a “los niños” siempre ha sido una estrategia clave para convencer al público de que continúe la guerra contra las drogas.

En 2019, la prestigiosa revista Lancet publicó un artículo del director general de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus. Utilizando ciencia basura escogida con precisión, afirmó que los dispositivos de vapeo producen “emisiones tóxicas”, elevan el riesgo de ataque cardíaco y pueden causar daño pulmonar, anomalías fetales y deterioro del desarrollo cerebral.

Estas tergiversaciones y mentiras directas del médico líder de una organización internacional de salud pública, en contra de más de una década de ciencia que demuestra que los vaporizadores son un 95 por ciento más seguros que los cigarrillos, y que desacreditan afirmaciones de salud tan peligrosas, son sorprendentes. ¿Tedros escribió el artículo o Trump? Desafortunadamente, la OMS es una fuente confiable de información sanitaria. Millones de fumadores aceptarán estas afirmaciones y, por lo tanto, no intentarán cambiarse a los SNP.

Lo que faltaba: Bloomberg

La sección de Fighting the Last War sobre el papel insidioso de Michael Bloomberg y su vehículo Bloomberg Philanthropies es una lectura obligada. Harry Shapiro enumera y analiza cómo la financiación del filántropo capitalista-colonialista ha socavado la soberanía de las naciones. Bloomberg se opone enérgicamente al SNP, por lo que los gobiernos u ONG que toman su dinero trabajan para promulgar prohibiciones y restringir severamente el acceso.

Hay un gráfico ingenioso que muestra dónde fluyen los miles de millones de Bloomberg (y Bill Gates). Entre los muchos destinatarios se encuentran los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., La Oficina de Periodismo de Investigación, la Iniciativa Libre de Tabaco de la OMS, la Universidad de Bath, la Alianza para el Control del Tabaco del Sudeste Asiático y la Campaña para Niños Libres de Tabaco (CTFK). Curiosamente, Shapiro sostiene que el dinero de Bloomberg salvó a CTFK de la irrelevancia y de la quiebra.

Fighting The Last War argumenta de manera convincente que la disponibilidad de los SNP es la forma más eficaz de reducir la muerte y las enfermedades derivadas del tabaquismo, y ya es hora de adoptar estas innovaciones.

Pero el informe también plantea la pregunta: ¿la OMS o alguna de las otras organizaciones del establecimiento internacional de control del tabaco realmente quieren salvar las vidas de 1.100 millones de fumadores?


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Publicación original: Fighting the Last War: An Excoriation of the WHO and Tobacco Control. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorLa Conferencia de las Partes del Convenio Marco para el Control del Tabaco: una explicación
Artículo siguiente¿Prevalecerá la reducción de daños?
Helen Redmond es editora senior en Filter. Escribe sobre políticas, salud mental y drogas para publicaciones como Al Jazeera, AlterNet, Harper's y The Influence. Como LCSW, trabaja con usuarios de drogas en entornos médicos y comunitarios de salud mental. Especialista en reducción de daños por tabaco, ofrece formación y consultoría en salud mental, uso de nicotina y THR y, en 2016, organizó la primera Conferencia sobre Reducción de Daños en el Tabaco en Estados Unidos. Helen también es directora de documentales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here