La Organización Bloomberg de Salud

La Organización Bloomberg de Salud
Foto: Bolsamania | Adaptación: Vaping Today

La Red Internacional de Organizaciones de Consumidores de Nicotina (INNCO) ha publicado un excelente documento sobre la OMS, el vapeo y la influencia maligna del multimillonario Mike Bloomberg.

La publicación ofrece una buena descripción general de cómo la OMS y sus reuniones de la COP sobre el tabaco son subvertidas por los prohibicionistas contra la nicotina y analiza los tratos poco fiables de la miríada de grupos de fachada de Bloomberg. También recopila muchas citas y fuentes útiles en un solo lugar.

Recomiendo encarecidamente leerlo todo, pero por ahora aquí están sus ocho recomendaciones de reforma.

1. Todos los beneficiarios de fondos de Bloomberg Philanthropies (ONG y periodistas) deben revelar su financiamiento como un posible conflicto de intereses porque el financiamiento proviene de un conocido antivapeo y opositor a la reducción del daño del tabaco.

2. Apoyamos la creación de un Grupo de Trabajo de Reducción de Daños del Tabaco en el CMCT, en consonancia con el Artículo 1 (d) del Convenio Marco para el Control del Tabaco, que define el control del tabaco como una “gama de estrategias de oferta, demanda y reducción de daños que tienen como objetivo mejorar la salud de una población eliminando o reduciendo su consumo de productos de tabaco y la exposición al humo del tabaco ”.

Como ha propuesto la APPG para vapeo en el Reino Unido, dicho grupo debe analizar toda la ciencia y la evidencia de productos nuevos y emergentes. Debe estar integrado tanto por expertos independientes como por consumidores informados, incluidos científicos y académicos de países líderes en el uso y la investigación de sistemas electrónicos de administración de nicotina y otras alternativas más seguras a la nicotina. También debe incluir a exfumadores que consumen nicotina más segura. Estas personas no deben estar afiliadas a organizaciones con intereses creados (por ejemplo, empresas de tabaco o vapeo, Bloomberg o la OMS).

3. Todos los estados miembros del CMCT deberían, en una carta abierta a la OMS, cuestionar colectivamente el enfoque prohibicionista de esta agencia de la ONU para las alternativas más seguras a la nicotina, desafiando la base de evidencia y exigiendo una mente más abierta a las posibilidades de las nuevas alternativas a la nicotina.

En su informe reciente, el Estado mundial de la reducción de daños por el tabaco dice que las partes del CMCT se han contentado en gran medida con seguir la dirección de viaje establecida por la OMS sobre la política de tabaco y nicotina, señalando que esto no es lo mismo con otros países importantes a nivel mundial, en temas como el comercio y el clima, donde los gobiernos nacionales luchan fuertemente por posiciones y liderazgo.

Si nada cambia en la COP9 y la OMS se mantiene firme en su posición sobre productos de bajo riesgo y continúa su postura de línea dura sobre el vapeo y otros productos ENDS (sistemas electrónicos de administración de nicotina), a pesar de la creciente evidencia y el creciente reconocimiento del impacto positivo de ENDS para el público en todo el mundo, proponemos la acción más enérgica posible para garantizar que el mensaje llegue y coloque a la organización en una posición muy aislada y difícil, a saber:

• Los países que financian su existencia deberían intentar retirar su apoyo financiero como han pedido los políticos británicos;

• Que las Partes del Convenio (los 181 países que han firmado y ratificado el Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT), la respuesta a la naturaleza internacional de la crisis de salud pública causada por el consumo de tabaco y el tabaquismo) consideren seriamente la posibilidad de boicotear el futuro de la COP hasta que la OMS demuestre una postura mucho más abierta sobre el vapeo y otros productos ENDS.

Esto puede parecer demasiado duro e irrespetuoso para la Organización Mundial de la Salud, pero todos los gobiernos del mundo tienen el deber de cuidar a su gente, y cerrar la puerta a los nuevos productos de nicotina que tienen el potencial de cambiar la vida de muchas personas que actualmente fuman sería descuidar ese deber.

Como concluye Christopher Snowden [sic] en el informe del Instituto de Asuntos Económicos sobre la COP9: “La Secretaría del CMCT debe ser notificada. La COP9 tiene la última oportunidad para enmendar sus caminos y operar como una organización transparente y basada en evidencia. Si no puede reformarse, debería disolverse”.

4. Se debe establecer un acuerdo con la OMS y Bloomberg Philanthropies para que sean transparentes en relación con sus colaboraciones sobre el control del tabaco y apliquen las recomendaciones propuestas por Wellcome Open Research, como se destacó anteriormente en este documento.

5. Las Partes de la Convención deben obligar a las futuras reuniones de la COP a ser mucho más transparentes e inclusivas para que sean verdaderamente representativas y tengan en cuenta una amplia gama de perspectivas de diferentes partes interesadas. Tanto en el Reino Unido como en los Estados Unidos, las decisiones políticas que afectan a las personas que viven con el VIH/SIDA se toman con representantes de esa comunidad en la mesa. Esto no debería ser diferente.

Las reuniones deben estar abiertas a todos aquellos que puedan proporcionar perspectivas vitales sobre el control del tabaco, incluido el papel de los productos ENDS, como científicos y académicos independientes destacados, organismos de protección de la salud y exfumadores adultos que han dejado sus hábitos al cambiar a un producto ENDS.

6. Una revisión internacional completa, que involucre a un organismo independiente sin intereses creados, debe considerar la influencia reportada que tiene Bloomberg Philanthropies en los países de ingresos bajos a medianos (PIBM) a raíz de acusaciones relacionadas en Filipinas.

7. La OMS debe revisar inmediatamente sus preguntas y respuestas sobre el vapeo, que son seriamente engañosas e inexactas y perjudican a los 1.100 millones de fumadores de todo el mundo que pueden estar pensando en dejar su hábito mediante el uso de dispositivos ENDS. Las preguntas y respuestas deben basarse en la amplia evidencia proporcionada por algunos de los organismos de protección de la salud, instituciones académicas y científicos más respetados en el campo de la reducción de daños. Esto podría hacerse, por ejemplo, en consulta con los expresidentes de la Sociedad para la Investigación sobre la Nicotina y el Tabaco.

8. Informes más responsables y equilibrados en los medios de comunicación. Mientras que algunos medios de comunicación de alto perfil han cuestionado y desafiado la postura antivapeo de la OMS, sobre todo The Times (Consejos antivapeo de la OMS “Risks Lives Of Millions”), Forbes ( La guerra contra los cigarrillos electrónicos es profundamente equivocada) y The Spectador (la extraña guerra de la OMS contra los cigarrillos electrónicos), muchos se contentan con publicar informes sensacionalistas sobre el vapeo dirigidos por clickbait que tienen muy poca o ninguna base.

Hay muchas ocasiones en las que los medios de comunicación se han hecho de la vista gorda ante los informes provapeo, como la publicación revisada por pares de 15 expresidentes de la sociedad profesional más importante del mundo en el campo del control del tabaco, la Sociedad para la Investigación sobre la Nicotina y el Tabaco (SRNT). Es, con mucho, la publicación más importante en el campo de la reducción del daño del tabaco desde el informe de 2015 del Royal College of Physicians del Reino Unido. Sin embargo, ningún medio de comunicación importante lo ha cubierto.

Un medio de comunicación más responsable debería investigar la evidencia a fondo, consultar a expertos independientes que favorecen la reducción del daño del tabaco (no solo a los opositores) y dar el mismo aire a los hallazgos de la investigación y las afirmaciones de los investigadores académicos, las empresas de vaporizadores, la industria tabacalera y todos los beneficiarios de Bloomberg, incluida la OMS.


Descárgalo y léelo todo. Además, lea esto de Clive Bates.


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Publicación original: The Bloomberg Health Organisation. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorSecretismo, intimidación y ganancias: ¿qué pasó en la COP9?
Artículo siguienteEstados Unidos: congresista pone su mirada en la nicotina sintética no regulada
Escritor e investigador del Instituto de Asuntos Económicos del Reino Unido, Christopher Snowdon es especialista en materias afines a las libertades sociales, la prohibición y la evidencia basada en políticas, editor del Nanny State Index y autor de seis libros: 'Polemics' (2020), 'Killjoys' (2017), 'Selfishness, Greed and Capitalism' (2015), 'The Art of Suppression' (2011) , 'The Spirit Level Delusion' (2010) y 'Velvet Glove, Iron Fist' (2009).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here