La OMS y la política del tabaco: siete puntos para una reforma

La OMS y la política del tabaco: siete puntos para una reforma
Foto: Diario Medico

¿Cómo podría la OMS avanzar hacia una política del tabaco que busque algo más que la prohibición y ayude a los fumadores a mejorar su salud?

A la luz de la pandemia mundial, se han hecho llamados para abolir, reutilizar o revitalizar la Organización Mundial de la Salud. Estoy firmemente en el campo de revitalizar.

Naturalmente, la mayor parte de la retrospectiva se ha centrado en la respuesta de la OMS a las enfermedades infecciosas. En abril de 2021 las muertes por Covid-19 se acercaron a los 3 millones en todo el mundo. Sin embargo, según la OMS, las muertes relacionadas con el tabaco superan los 8 millones al año. Entonces, ¿cómo sería la nueva forma de pensar sobre el enfoque de la OMS hacia la política del tabaco? Aquí está mi plan de reforma de siete puntos.

1. Comprometerse con los objetivos que marcan la diferencia

La OMS es la agencia líder para el tercer Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS): “garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades“. Este objetivo amplio se divide en 13 metas, y el ODS 3.4 es el objetivo que realmente importa en la política del tabaco:

“Para 2030, reducir en un tercio la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles mediante la prevención y el tratamiento y promover la salud mental y el bienestar [en comparación con 2015]”.

Este objetivo debería convertirse en la misión de la OMS sobre el tabaco. La OMS debería tener un enfoque láser al abordar las enfermedades graves —morir en agonía de cáncer, morir de un ataque cardíaco, vivir en la miseria con enfisema— reduciendo los daños tanto como se pueda lo más rápido posible. No debe distraerse con los sueños de una sociedad sin tabaco o sin nicotina.

Es posible lograr reducciones radicales en la carga de morbilidad cambiando el uso de nicotina de productos de tabaco combustibles de alto riesgo a productos de tabaco y nicotina libres de humo, de bajo riesgo. Esta es la estrategia de reducción de daños y proporciona una forma de acción rápida para reducir las causas de la enfermedad entre los que están más inmediatamente en riesgo.

2. Adoptar la innovación en el mercado del tabaco y la nicotina

En teoría, la OMS está abierta a la innovación y reconoce que:

“La innovación en salud identifica políticas, sistemas, productos y tecnologías de salud nuevos o mejorados, y servicios y métodos de prestación que mejoran la salud y el bienestar de las personas. La innovación en salud responde a las necesidades de salud pública no satisfechas creando nuevas formas de pensar y trabajar con enfoque en las necesidades de las poblaciones vulnerables”.

Esta es una descripción razonable de la innovación en la tecnología y los modelos comerciales en el mercado del tabaco y la nicotina desde 2007. Ninguna organización debe dejarse engañar por cada nueva idea. Sin embargo, existe un deber imperioso de curiosidad y una obligación moral de ver cómo se puede hacer que las innovaciones sirvan a un bien mayor. Lamentablemente, la OMS ha sido enemiga de la innovación en este campo, mostrando indiferencia a las oportunidades significativas mientras abraza acríticamente los puntos de conversación y la pseudociencia prohibicionistas o defensoras de la abstinencia.

3. Implementar la reducción de daños en el Convenio Marco para el Control del Tabaco

Si una OMS reinventada se centra en abordar los factores impulsores de las enfermedades y adopta la innovación, se deduce que es necesario repensar el diseño del Convenio Marco para el Control del Tabaco. Afortunadamente, el artículo 1d del CMCT define el control del tabaco para incluir la reducción de daños:

“(D) ‘Control del tabaco’ significa una gama de estrategias de oferta, demanda y reducción de daños que tienen como objetivo mejorar la salud de una población mediante la eliminación o reducción del consumo de productos de tabaco y la exposición al humo del tabaco”.

Pero hacer que este concepto sea operativo significa más que retoques triviales. Significa reestructurar el tratado para que sea “proporcional al riesgo”. Eso significa adoptar un enfoque diferenciado para los diferentes productos de tabaco y nicotina según el riesgo. La idea es desalentar el uso de productos de alto riesgo mientras se promueve la migración a productos de bajo riesgo. Por ejemplo, los impuestos sobre los cigarrillos serían altos, pero bajos o nulos sobre los productos de vapeo o tabaco calentado. La publicidad de cigarrillos estaría prohibida, pero la promoción de productos de bajo riesgo estaría permitida aunque sujeta a controles sobre temas, ubicación y medios. Las advertencias serían claras, audaces y pictóricas en los productos para fumar, pero serían mensajes de comunicación de riesgos más matizados en los productos libres de humo, posicionándolos como de menor riesgo que fumar, pero no libres de riesgos.

La reducción de daños implica más que cambiar a productos de riesgo reducido. Un enfoque amplio abordaría todo el espectro de daños experimentados por los usuarios de nicotina. Eso incluye los daños inducidos por la política del tabaco, como los impuestos regresivos, el estigma y las intrusiones en la autonomía de los consumidores para gestionar sus propios riesgos, por su propia cuenta e iniciativa.

4. Adoptar un enfoque más sofisticado para la evaluación de políticas

Los responsables de la formulación de políticas en materia de tabaco deben realizar una evaluación realista de los impactos de sus propuestas, incluidas las posibles consecuencias perversas. El Royal College of Physicians capturó muy bien los peligros en su informe de 2016 “Nicotina sin humo: reducción del daño del tabaco”:

“Si [un enfoque preventivo y de aversión al riesgo] también hace que los cigarrillos electrónicos sean menos accesibles, menos apetecibles o aceptables, más costosos, menos amigables para el consumidor o farmacológicamente menos efectivos, o inhibe la innovación y el desarrollo de productos nuevos y mejorados, causa daño al perpetuar el tabaquismo”.

Esta idea bastante simple aún no ha ganado acogida en la OMS. En enero de 2021, la OMS presentó los hallazgos de su panel de expertos en regulación del tabaco a la junta ejecutiva. Las recomendaciones incluyen prohibir los sistemas abiertos de vapeo, prohibir toda promoción de productos de vapeo y tratar los productos de tabaco calentado como los cigarrillos en términos regulatorios y fiscales. No hay indicios de que los involucrados hayan considerado cómo todo esto podría salir mal y constituir una protección regulatoria del comercio de cigarrillos, fomentar el tabaquismo y causar más daño.

Una OMS revitalizada se convertiría en el experto mundial en las consecuencias previstas y no deseadas de la política del tabaco, y sería respetada por la calidad de su análisis de políticas y su orientación sobre evaluación de impacto.

5. Poner fin a la campaña de prohibición

Las prohibiciones absolutas de productos de bajo riesgo son un caso especial de mala formulación de políticas. Mediante documentos para la Conferencia de las Partes del CMCT (por ejemplo, FCTC / COP / 8/10) o decisiones de la COP (por ejemplo, FCTC / COP8 (22)), la OMS ha utilizado su influencia para defender las prohibiciones de productos de riesgo. El reflejo de prohibición de la OMS continúa a pesar de décadas de evidencia de que casi todas las prohibiciones hacen más daño que bien. Tomemos el ejemplo de la prohibición del tabaco, la prohibición total del tabaco en el Reino de Bután. Incluso la OMS ha tenido que reconocer que ha sido un lamentable fracaso.

“A pesar de los esfuerzos de las autoridades competentes, ha surgido un mercado negro del tabaco, como se temía inicialmente. Las tiendas que prosperan con la venta ilícita de tabaco y sus productos han encontrado una forma de burlar la ley. Un flujo constante de clientes leales continúa sosteniendo estas tiendas que, a lo largo de los años, se han convertido en una red de mercado negro. Estudios recientes han encontrado que los jóvenes de Bután, que se encuentran entre los mayores consumidores de tabaco y sus productos en la región, se encuentran en el centro de este creciente bien de contrabando (Oficina de país de la OMS para Bután 2020)”.

Pero ese fracaso de la política se agrava cuando la prohibición se aplica a productos mucho menos riesgosos que el mercado predominante en todas partes, los cigarrillos. ¿Por qué una organización de salud aplaudiría al gobierno de la India por prohibir los cigarrillos electrónicos cuando el país tiene alrededor de 100 millones de fumadores? Pero la OMS celebró con un tuit felicitando a India por su prohibición.

Una OMS revitalizada no animaría la prohibición. Desempeñaría un papel digno y diplomático, aconsejando discretamente a sus miembros contra las políticas que tienen consecuencias negativas conocidas y obvias.

6. Repensar el panorama de las partes interesadas

Algunas partes interesadas y críticas han sido casi completamente excluidas de las deliberaciones de la OMS y del CMCT. Por lo general, esto se ha justificado sobre la base falsa de que pueden estar actuando como agentes de la industria tabacalera.

La omisión más obvia son los grupos de consumidores que representan las poblaciones en riesgo y aquellos que pueden verse directamente afectados por las políticas impulsadas por la OMS. Con razón, pueden afirmar “nada sobre nosotros sin nosotros” y hacer referencia a la filosofía inclusiva de la Carta de Ottawa sobre Promoción de la Salud, pero no tienen voz y, a menudo, son tratados con desprecio.

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) adopta un enfoque más ilustrado para las partes interesadas que el CMCT de la OMS. El CMCT restringe la participación a grupos internacionales examinados y aprobados por la secretaría. No permite perspectivas críticas en sus reuniones. La CMNUCC, por el contrario, da la bienvenida a cualquier persona involucrada profesionalmente en el campo, incluidos los escépticos del cambio climático, el comercio automotriz y la industria del carbón, para registrarse como observadores, aunque sus intereses no estén necesariamente alineados con los objetivos del tratado.

7. Mostrar algo de liderazgo

El CMCT se finalizó en 2003 y es anterior a gran parte de la innovación que sustenta la oportunidad de reducción de daños. Pero el problema no es solo el texto, que es producto de su época, sino la cultura de hostilidad hacia estas innovaciones. La mala ciencia y la mala formulación de políticas son omnipresentes en la OMS, la secretaría de la Convención y entre muchos delegados y asesores del CMCT.

La cultura se distorsiona aún más por la avalancha de dinero de las fundaciones filantrópicas estadounidenses con una agenda prohibicionista, que financian directamente a la OMS y a muchos de los grupos de la “sociedad civil” que se relacionan con ella. Esta cultura no cambiará sin una reevaluación completa al más alto nivel de liderazgo o, si es necesario, un liderazgo revitalizado. Demasiadas vidas están en juego como para permitir que el descuido y la negligencia de la OMS nieguen a cientos de millones de personas las oportunidades de reducir los daños causados por el tabaco.

Publicación original: Fresh Thinking


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorLa estrategia Bloomberg: ¿convicción o guerra sucia?
Artículo siguienteCOEHAR gana premio por app que analiza hábitos alimenticios al dejar de fumar
Clive Bates ha tenido una carrera diversa en los sectores público, privado y sin fines de lucro. De 1997 a 2003 fue Director de Acción sobre Tabaquismo y Salud (Reino Unido). En 2003 se incorporó a la Unidad de Estrategia del Primer Ministro Blair como funcionario y ocupó altos cargos en el sector público y para las Naciones Unidas en Sudán. Ahora es Director de Counterfactual, actuando con consultoría y advocacy centrada en un enfoque pragmático de la sostenibilidad y la salud pública.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here