Expuesta la intromisión antitabaco de Bloomberg en los países en desarrollo

Expuesta la intromisión antitabaco de Bloomberg en los países en desarrollo
Ilustración: Andree Wallin | Adaptación: Vaping Today

Documentos filtrados revelan el carácter antidemocrático y colonialista de la estrategia antitabaco de Bloomberg.

En febrero escribí un artículo para Inside Sources titulado “El filantrocolonialismo de Bloomberg: una amenaza para la salud y la ciencia globales”, criticando el comportamiento de los grupos antitabaco financiados por Bloomberg Philanthropies en países de ingresos bajos y medios (PIBM).

Para aquellos que no están familiarizados con la iniciativa de Bloomberg contra el tabaco, ahora ampliada para apuntar al uso de cualquier nicotina no farmacéutica, el titular puede parecer sensacionalista. Pero las comunicaciones internas del grupo que orquesta esa iniciativa, obtenidas recientemente por CEI, muestran el verdadero alcance de su influencia, que llega a todos los niveles de la sociedad civil, los medios de comunicación e incluso el gobierno, y parece orientada a imponer su voluntad al mundo en desarrollo independientemente de las necesidades e intereses de las personas que viven allí. Peor aún, a menudo proporciona financiamiento a entidades gubernamentales extranjeras, aparentemente sin tener mucho en cuenta el nivel de respeto de esos gobiernos por los valores liberales y la gobernabilidad democrática.

Bloomberg y su red de socios

Los documentos, proporcionados por una fuente anónima, comprenden 128 páginas de la estrategia 2017 de Campaign for Tobacco-Free Kids (CTFK) para los países de ingresos bajos y medianos. CTFK es una de las principales empresas a través de las cuales Bloomberg canaliza dinero antitabaco. Su misión declarada es cultivar y financiar los esfuerzos contra el tabaco en todo el mundo. Pero sus planes privados revelan el alcance y la omnipresencia de su influencia, particularmente en las regiones en desarrollo.

Al construir una vasta red de “socios” que incluye a algunas de las personas e instituciones más influyentes de una sociedad, incluidas las agencias gubernamentales y los regímenes autoritarios, CTFK genera lo que parece un consenso orgánico, una cacofonía de voces aparentemente independientes que claman por las mismas políticas de control del tabaco. En realidad, es un coro altamente sincronizado de intereses interdependientes, coordinados desde lejos. [Imagen 1].

Ni Bloomberg ni sus destinatarios directos ocultan sus vínculos económicos. Bloomberg Philanthropies mantiene una base de datos que permite a cualquiera explorar a dónde se han ido sus más de $700 millones en subvenciones para el tabaco a lo largo de los años. Los más grandes de estos beneficiarios, como CTFK, la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Fundación CDC y la Unión Internacional contra la Tuberculosis y las Enfermedades Pulmonares (The Union) son igualmente abiertos sobre su relación con Bloomberg.

Donde las cosas se ponen más oscuras es en cómo esos beneficiarios utilizan esos fondos para influir en los actores clave. La existencia y los efectos de este tipo de cooperación son, si no disfrazados, tan indirectos que a menudo son imperceptibles. Según los planes internos de CTFK, así como otra información que ha salido a la luz recientemente, ese parece ser el punto.

El tema principal del enfoque de CTFK es: sabemos qué es lo mejor. La mayor parte de sus actividades tiene como objetivo convencer a los gobiernos de los países de ingresos bajos y medianos de que se unan. El plan no solo rechaza, sino que tiene la intención activa de luchar contra cualquier enfoque propuesto para la regulación del tabaco que pueda tener en cuenta las necesidades o valores únicos de las personas que viven allí.

Al igual que con todos los equipos antitabaco financiados por Bloomberg, CTFK persigue exclusivamente un enfoque de tolerancia cero para cualquier uso de “tabaco” y exige la aplicación uniforme de las leyes agresivas sobre el tabaco dictadas por las “autoridades” internacionales (ellos mismos y los demás miembros de la red de Bloomberg). Como ha demostrado la experiencia, los enfoques de tolerancia cero no funcionan y, a menudo, son contraproducentes.

La tolerancia cero no funciona

No se necesita un título en ciencias para saber que lo que podría funcionar con un grupo puede no funcionar con otro. Los residentes de los PIBM tienen diferentes prioridades, recursos y acceso a servicios o terapias. Sus entornos culturales, económicos y geográficos también influyen en cómo responden a los cambios regulatorios (por ejemplo, sustitución, mercados ilícitos o productos caseros). Como tal, las políticas que pueden reducir el tabaquismo en un país pueden no solo no reducir el tabaquismo en otro, sino que pueden hacer que las personas adopten comportamientos aún más dañinos.

La estrategia de CTFK ignora imprudentemente estos factores. También ignora el hecho de que no todas las formas de consumo de tabaco tienen los mismos riesgos. Por lo tanto, a pesar de la abrumadora evidencia de que las fuentes no combustibles de nicotina (por ejemplo, snus, tabaco calentado, cigarrillos electrónicos) son radicalmente menos dañinas y altamente efectivas para dejar de fumar, la estrategia de CTFK incluye exigir que los países de ingresos bajos y medianos, donde el 80 por ciento de los fumadores del mundo viven y mueren, traten a todo el tabaco por igual y apliquen los mismos altos impuestos, restricciones y prohibiciones destinadas a desalentar o prohibir completamente el consumo de estas alternativas que pueden salvar vidas. [Imagen 2].

Financiamiento de gobiernos

Con ese fin, CTFK se ha esforzado por influir en todos los niveles del proceso político y sus actores clave en varios países. Esto incluye asociaciones y colaboraciones (a menudo financieras) con activistas, grupos de expertos, asociaciones profesionales, medios de comunicación, universidades y gobiernos. En la cima, CTFK decide las prioridades y el mejor curso de acción, mientras que sus beneficiarios, sub-beneficiarios y “socios” ayudan en el esfuerzo promulgando respaldos públicos, cobertura de los medios, evidencia de apoyo, regulaciones, legislación y desacreditación de los detractores.

En el gobierno, CTFK y sus socios participan en actividades de cabildeo, como la mayoría de las otras organizaciones de advocacy, pero la estrategia de CTFK para influir en la política del tabaco realmente depende de establecerse como un recurso indispensable para reguladores y legisladores. Por ejemplo, el plan CTFK enumera innumerables ejemplos de apoyo que ha brindado a entidades gubernamentales, como asistencia en juicios contra la industria tabacalera en Brasil, Perú, Uruguay, Uganda, Nigeria y Kenia. En Panamá, destaca la “colaboración con el Ministerio de Salud de Panamá que está interesado en financiar un esfuerzo regional” para el litigio del tabaco. [Imagen 3].

Otras funciones gubernamentales que aparentemente CTFK financia o asiste incluyen la capacitación del personal, la organización de reuniones y la producción de materiales de investigación o comunicaciones. Por ejemplo, en Indonesia, CTFK trabajó con el Ministerio del Interior y el Ministerio de Salud para organizar y financiar “talleres de redacción legal” para asesores parlamentarios a fin de alentar a esos abogados a “informar sobre la evolución de la mala legislación y ayudar a promover la legislación de control del tabaco”. [Imagen 4]

También parece que se están realizando esfuerzos similares en Uruguay, donde CTFK se refiere a “coordinar la formación de abogados, en colaboración con el gobierno uruguayo” [Imagen 5]. Así como en Nigeria y Uganda, donde “el equipo legal de la Campaña ha estado trabajando en estrecha colaboración con abogados en el país para redactar reglamentos” [Imagen 6].

En algunos casos, la asistencia que CTFK y sus socios brindan al gobierno es incluso más directa, como en China, donde aparentemente ha estado financiando a los gobiernos de tres provincias (Zhuhai, Guangzhou y Guangdong), cuatro gobiernos municipales y el Gobierno Nacional, la Comisión de Salud y Planificación Familiar (una agencia gubernamental a nivel de gabinete hasta que se disolvió) para promover las prohibiciones de fumar en lugares cerrados y “promover la aprobación de la regulación nacional de control del tabaco”.

Los socios de CTFK, como Vital Strategies, beneficiario de Bloomberg, también han estado trabajando con los gobiernos locales y los CDC chinos (que han recibido subvenciones directas de Bloomberg y $ 60,000 de CTFK para “comunicaciones de medios”). [Imagen 7A y 7B].

En Brasil, CTFK señala que brindó a la Procuraduría General “el apoyo financiero solicitado” para promover su agenda de litigios. [Imagen 8A y 8B].

En Vietnam, CTFK revela que, junto con la Unión y Bloomberg, financió el Comité Directivo sobre Tabaquismo y Salud (también conocido como Fondo de Control del Tabaco de Vietnam y anteriormente VINACOSH), así como el Departamento de Política Fiscal del Ministerio de Finanzas [Imagen 9]. 

Notablemente, el plan condujo a un escándalo reciente sobre la intromisión política extranjera en México, donde se descubrió que los abogados de la CTFK habían redactado completamente una propuesta de ley para prohibir los cigarrillos electrónicos. Ese no fue un incidente aislado. Más bien, parece ser un procedimiento operativo estándar para CTFK y sus beneficiarios el redactar una legislación para que los legisladores comprensivos la presenten. 

Otros ejemplos de las actividades de CTFK en todo el mundo incluyen los siguientes:

  • CTFK señala que en 2015 uno de sus beneficiarios de Ucrania, LIFE Regional Advocacy Center (LIFE), “presentó el proyecto de ley 2820 a través de aliados del MP en el Parlamento” y describe los planes para “trabajar en un nuevo proyecto de ley” si esa medida falla. [Imagen 10].
  • En Bosnia, CTFK se jacta de que el Ministro de Salud aprobó un proyecto de ley “redactado por el beneficiario PROI [Refuerzo progresivo de organizaciones e individuos] con la asistencia de CTFK”. [Imagen 11].
  • En América Latina, las actividades de CTFK incluyeron “redactar argumentos legales y propuestas legislativas para que los países objetivo autoricen prohibiciones o regulaciones restrictivas de estos productos [de tabaco aromatizados] y apoyen los esfuerzos de cabildeo”. [Imagen 12].
  • En Filipinas, describe los esfuerzos “para presentar y promover un proyecto de ley libre de humo” destinado a impedir que los representantes de la industria tabacalera formen parte del proceso de políticas, y señala además que dicho proyecto de ley “ha sido redactado y se presentará tan pronto como se presente la oportunidad”. [Imagen 13A y 13B].
  • En África, señala que “a través del apoyo continuo de CTFK, Etiopía ha redactado y defendido la aprobación de [leyes de control del tabaco] que deberían presentarse al Parlamento antes de febrero de 2017”. [Imagen 14].

Cuando CTFK no está trabajando directamente con los actores estatales para avanzar en su agenda, sus socios de red están ocupados sentando las bases para hacerlo en el futuro. Además de tácticas mediáticas más peatonales como comunicados de prensa y trucos publicitarios (en América Latina planificaron un “lanzamiento de productos falsos, un calendario Killer Candy y una vigilia a la luz de las velas”) [Imagen 15]. También cultivan relaciones con grupos de investigación y universidades para producir pruebas de cuán beneficioso será el plan de CTFK para sus respectivos países [Imagen 16].

En China, la Universidad de Fudan ha recibido cientos de miles de dólares de CTFK para, entre otras cosas, “documentar y publicar pruebas para demostrar los impactos positivos de la ley [libre de humo]”; no investigar si tiene impactos positivos, sino declarar que los tiene. También recibió fondos para el “avance y la evaluación de la legislación de control del tabaquismo en Shanghai” y para “desarrollar la capacidad de promoción y liderazgo en el control del tabaco en las universidades chinas”. [Imagen 17A, 17B y 17C]

La Escuela Nacional de Derecho de la Universidad de la India recibió más de $70,000 para un proyecto similar de fomento de la capacidad de promoción, cuyos beneficiarios incluyen a “miembros de los departamentos de salud y policía, profesores de derecho y jueces sobre sensibilización para reducir el consumo de tabaco” [Imagen 18].

En Nigeria, la Universidad de Ibadan recibió alrededor de $145,000 por “Monitoreo, exposición y descrédito de la industria del tabaco” [Imagen 19].

Y CTFK brindó apoyo a la Universidad de Comercio de Vietnam “para la difusión de los hallazgos en torno a los estudios actuales en desarrollo” por parte de otros grupos financiados por Bloomberg [Imagen 20].

En Ucrania, CTFK trabajó para apoyar “la investigación económica para justificar nuevas medidas y desacreditar los argumentos de la industria”, mientras que su beneficiario, LIFE, presuntamente trabajó con la Escuela de Economía de Kiev para “proporcionar análisis económicos en apoyo de [prohibiciones en la publicidad en el punto de venta] provisiones”. LIFE también recibió asistencia para encontrar socios que los ayudaran a “desacreditar a la industria tabacalera para sacarlos del proceso de formulación de políticas” [Imagen 21].

En Estados Unidos, universidades también trabajan en estrecha colaboración con CTFK y reciben apoyo financiero, incluidas la Universidad de Illinois [Imagen 22] y la Universidad Johns Hopkins. CTFK le da crédito a esta última por haber publicado un informe titulado Tiny Targets (Pequeños objetivos) que “apunta a desacreditar a la industria tabacalera en Perú, Argentina, Bolivia y Nicaragua” [Imagen 23].

Otro objetivo: los medios de comunicación

Si cree que los periodistas del país podrían cuestionar esta posible interferencia en su proceso democrático, CTFK también tiene un plan para eso. Además de construir la evidencia y un coro de voces creíbles en apoyo, el plan de CTFK implica asociarse con los medios de comunicación locales y capacitar a los periodistas para asegurarse de que el público, y especialmente los legisladores, escuchen lo que CTFK quiere, y que ignoren cualquier mensaje contradictorio.

A lo largo de su plan, CTFK se refiere a cultivar una cobertura mediática positiva a través de capacitaciones, talleres y becas para periodistas. En Bangladesh, por ejemplo, señala que su socio PROGGA, un grupo de defensa contra el tabaco, ha “capacitado a 350 periodistas de medios impresos, de radiodifusión o en línea en todo el país y apoya a la Anti-Tobacco Media Alliance (ATMA)”. CTFK se jacta de que los periodistas capacitados por PROGGA “han generado con éxito gran parte de la mayor cobertura de los medios [sobre el control del tabaco]” [Imagen 24].

Según los documentos, PROGGA ha estado “trabajando a través de los periodistas para desacreditar a la industria tabacalera de manera constante”, mientras que los periodistas de ATMA han ayudado en el esfuerzo de “presionar al Gobierno para que adopte una política nacional de control del tabaco” [Imagen 25A y 25B].

En algunos casos, CTFK y sus beneficiarios pagan directamente para manipular la cobertura de noticias. En Indonesia, se refiere a “contratar a la red de radio KBR para desarrollar y difundir una serie de programas” sobre el consumo de tabaco [Imagen 26].

En China, enumera “asociaciones contractuales” con la revista Caixin y la agencia de noticias Xinhua, la agencia de prensa estatal. Si bien observa que el Partido Comunista ha reducido recientemente la capacidad de las entidades extranjeras para contratar directamente con los medios de comunicación en China, CTFK se jacta de haber podido continuar con la “defensa eficaz de los medios de comunicación” a través de socios locales [Imagen 27].

Y esta estrategia no parece limitarse a los países de ingresos bajos y medianos. Esta misma semana se reveló que un medio de comunicación europeo, The Investigative Desk, recibió una suma no revelada por un contrato con la Universidad de Bath para publicar noticias contra el tabaco. El contrato fue, a su vez, financiado por Bloomberg Philanthropies, que le dio a la Universidad de Bath al menos 20 millones de dólares para su trabajo antitabaco.

Conclusión

Tomadas individualmente, las actividades señaladas en la estrategia de CTFK pueden no parecer particularmente problemáticas. Muchas otras organizaciones de defensa participan en este tipo de construcción de coaliciones, marketing de comunicaciones y alcance a los legisladores. Además, sus intenciones parecen buenas, retratadas como un esfuerzo para alentar la adopción de regulaciones que protejan a las personas de los daños del tabaquismo.

Sin embargo, vista en su conjunto, la estrategia de CTFK y el esfuerzo antitabaco más amplio financiado por Bloomberg parece tener como objetivo ganar batallas políticas y aprobar leyes con poca consideración de si resultan en reducciones reales del tabaquismo o mejoras en la salud.

En Turquía, un país citado como una historia de éxito para implementar todas las políticas de tabaco de la OMS, que CTFK defiende en todo el mundo, las tasas de tabaquismo de adultos en realidad aumentaron del 27 por ciento a más del 31 por ciento entre 2012 y 2018.

En Filipinas, bajo la mano de hierro del fanático antidrogas Rodrigo Duterte (a quien la estrategia del CTFK acredita por sus “políticas progresistas sobre el control del tabaco”), las políticas antitabaco defendidas por grupos como CTFK han llevado a que miles de personas sean arrestadas, multadas o encarceladas [Imagen 28].

Incluso entre las poblaciones de mayores ingresos, las políticas favorecidas por CTFK y las autoridades de control del tabaco que apoyan a menudo son contraproducentes. Los altos impuestos aumentan el contrabando de tabaco y llevan a los consumidores hacia el mercado ilícito.

Las prohibiciones llevan a los consumidores a cambiar su comportamiento de formas que no siempre son beneficiosas para la salud. Por ejemplo, una investigación reciente encontró que el tabaquismo entre los jóvenes aumentó sustancialmente después de que San Francisco prohibiera los productos de tabaco con sabor, incluidos los cigarrillos electrónicos.

Por otro lado, existe evidencia de que los enfoques alternativos funcionan mejor para ciertas poblaciones. Pero estos son rechazados con vehemencia por el movimiento antitabaco financiado por Bloomberg, que constantemente ignora los éxitos de países como Japón, donde las ventas de cigarrillos han caído más del 40 por ciento gracias a que las personas se cambiaron a productos de tabaco para calentar, y Suecia, que disfruta las tasas más bajas de tabaquismo y cáncer de pulmón en la Unión Europea como resultado de su adopción del uso de snus.

A pesar de todo esto, CTFK y sus aliados en el movimiento global de control del tabaco continúan abogando por políticas que han demostrado ser contraproducentes de manera constante, sin ningún esfuerzo aparente para corregir el rumbo. Más preocupante, quizás, también parecen no estar interesados ​​en cómo su enfoque para influir en los países de ingresos bajos y medianos puede ser perjudicial para el bienestar a largo plazo de las personas que viven allí.

A pesar de las afirmaciones que defienden lo contrario, la estrategia Bloomberg-CTFK no parece centrada en “apoyar” los procesos políticos existentes en estos países, sino en controlarlos, creando un sistema generalizado de dependencia de las autoridades extranjeras, con poca consideración por esas autoridades y poco respeto por las normas democráticas. La estrategia puede ser eficaz para manipular a los países de ingresos bajos y medianos para que adopten las políticas de tabaco que favorecen Bloomberg y CTFK, pero también puede estar perpetuando o exacerbando el legado del colonialismo en el mundo en desarrollo.

Publicación original: Exposed: Bloomberg’s Anti-Tobacco Meddling in Developing Countries.


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorEl futuro del vapeo en la Unión Europea
Artículo siguienteEl impacto de la COP9 en los vapeadores
Michelle Minton es investigadora principal del Competitive Enterprise Institute y especialista en políticas de consumo, cubriendo temas regulatorios que incluyen el juego, la reducción del daño causado por el tabaco, la legalización del cannabis, el alcohol y la nutrición. Es autora de numerosos estudios y sus análisis han sido publicados y citados por medios noticiosos respetados internacionalmente, como el New York Times, el Wall Street Journal y USA Today, así como por revistas revisadas por pares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here