El filantropismo colonial de Bloomberg: una amenaza para la salud y la ciencia

Una amenaza global para la salud y la ciencia: el filantro-colonialismo de Bloomberg
Foto: Creador: Shannon Stapleton | Imagen propiedad de: Reuters

El exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg está en problemas en el extranjero, y potencialmente en casa. Miembros del gobierno de Filipinas acusan a organizaciones benéficas financiadas por Bloomberg de pagar ilegalmente a agencias reguladoras para implementar sus políticas antitabaco. 

Si bien el público en general puede estar conmocionado por las acusaciones, los que están familiarizados con Bloomberg pueden estar menos sorprendidos, dada su tendencia a aprovechar su generosidad filantrópica como un medio para influir en la política de gobierno, desde financiar los esfuerzos del control del tabaco hasta instalar abogados con fondos privados en las oficinas estatales de fiscales generales en los Estados Unidos.

Como en muchos otros países, el debate sobre el “vapeo” se ha vuelto cada vez más polémico en Filipinas, y el gobierno está considerando propuestas que van desde la regulación hasta la prohibición total en los últimos años. 

El mes pasado, mientras la Administración de Alimentos y Medicamentos de Filipinas trabajaba para desarrollar pautas generales sobre la regulación de los productos de tabaco no combustibles, surgió una nueva controversia. Durante una consulta virtual sobre el tema, abierta al público, los funcionarios de la agencia revelaron que habían estado recibiendo dinero de la Iniciativa Bloomberg y The Union —una organización benéfica financiada por Bloomberg— para sus esfuerzos de control del tabaco. 

Al parecer, los fondos se proporcionaron a cambio de que la agencia consintiera en implementar estrategias de control del tabaco respaldadas por Bloomberg. Dada la agresiva oposición moralista que estos grupos tienen hacia el uso de la nicotina, la divulgación generó dudas sobre la capacidad de la agencia para desarrollar objetivamente regulaciones para nuevos productos de nicotina, como los cigarrillos electrónicos.

“El hecho de que una agencia de salud del gobierno acepte dinero para implementar “políticas predefinidas” dictadas por entidades políticas extranjeras ha causado una indignación justificada…”

Según una resolución presentada el mes pasado por el vicepresidente de la Cámara, el señor Deogracias Victor Savellano y la representante Estrellita Suansing, los funcionarios de la FDA inicialmente negaron haber recibido fondos de estas organizaciones benéficas internacionales. Pero, una vez confrontados con la evidencia, admitieron recibir subvenciones de organizaciones benéficas extranjeras para apoyar “la implementación del Programa Nacional de Control del Tabaco (NTCP) bajo la jurisdicción de la Administración de Alimentos y Medicamentos”. 

Los observadores internacionales han expresado su preocupación de que tales donaciones puedan tener una influencia corruptora en las entidades gubernamentales extranjeras, presionándolas a adoptar una postura innecesariamente combativa contra los productos de nicotina no combustibles. 

Esto puede explicar en parte por qué, a pesar de la evidencia de que los cigarrillos electrónicos son relativamente seguros, al menos un 95 por ciento más seguros que fumar y altamente efectivos para dejar de fumar, la FDA de Filipinas ha favorecido un enfoque prohibicionista de los productos de nicotina no combustibles.

El hecho de que una agencia de salud del gobierno acepte dinero para implementar “políticas predefinidas” dictadas por entidades políticas extranjeras ha causado una indignación justificada y ha provocado demandas para que la FDA filipina devuelva los fondos y se haga una investigación exhaustiva sobre las actividades de la agencia y las organizaciones benéficas. También plantea la posibilidad de que estas ONG violaran la ley estadounidense que rige las donaciones caritativas a funcionarios gubernamentales extranjeros.

Los miembros del gobierno de Filipinas han pedido a su FDA que devuelva los fondos y cese toda interacción con las organizaciones benéficas extranjeras hasta que el Comité de Buen Gobierno y Responsabilidad Pública de la Cámara concluya una investigación exhaustiva. Sin duda, una investigación de este tipo revelaría más evidencia de irregularidades por parte de estas organizaciones benéficas en ese país. Pero el esfuerzo de Bloomberg por manipular a los gobiernos para que restrinjan las alternativas de tabaco de menor riesgo está lejos de limitarse a Filipinas.

Durante años, Bloomberg ha dedicado cantidades considerables a financiar una red de organizaciones sin fines de lucro, universidades y activistas vinculados financieramente, coordinando su esfuerzo internacional para fomentar el pánico sobre el vapeo y coaccionar a los gobiernos para que adopten reglas que se acerquen lo más posible a la prohibición. Más insidiosamente, Bloomberg ha atraído a instituciones respetadas a su camarilla, facilitando la difusión de información errónea y el miedo sobre los productos de tabaco no combustibles. 

La número uno entre esas instituciones es la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha recibido más de mil millones de dólares para su “Iniciativa Bloomberg para reducir el tabaco” y al menos  $ 2.5 mil millones para combatir otras enfermedades no transmisibles. 

No es de extrañar que la OMS, además de nombrar a Bloomberg su embajador oficial para las enfermedades no transmisibles, se niegue obstinadamente a reconocer montañas de evidencia de que los productos de tabaco y nicotina no combustibles pueden salvar la vida de los fumadores. En cambio, promueven mentiras flagrantes y tratan de presionar a los gobiernos de todo el mundo para que prohíban los productos de vapeo de nicotina, incluso sin aplicar esa política a los cigarrillos reales.

“La estrategia de Bloomberg está demostrando ser efectiva, particularmente en países de bajos ingresos con altas tasas de tabaquismo, aquellos que se beneficiarían más al tener acceso a alternativas de menor riesgo”.

De acuerdo con la agenda de Bloomberg, estos grupos han dirigido una cantidad significativa de su energía a países de ingresos bajos y medianos. Usando su dinero, influencia y conexiones, imponen sus puntos de vista y voluntad sobre estas naciones, sin la participación de las poblaciones locales y con poca o ninguna consideración por sus circunstancias, necesidades y valores específicos. En medio de una ola de interés por “descolonizar” la salud pública , este tipo de interferencia condescendiente, por bien intencionada que sea, merece un escrutinio.

Por ejemplo, a raíz de la “revolución de terciopelo” de Armenia en 2018, el nuevo gobierno buscó mejorar la salud y abordar las altísimas tasas de tabaquismo del país. En un documental reciente, el nuevo ministro de salud, Arsen Torosyan, señaló que la mayor parte de su apoyo al control del tabaco proviene de la OMS, pero también señaló que “recientemente firmaron una subvención con la Fundación Bloomberg… y otro con “Niños libres de tabaco de Estados Unidos””.

Las tres organizaciones mencionadas por Torosyan son, por supuesto, organizaciones antitabaco financiadas por Bloomberg. Y ahora, las políticas del gobierno armenio sobre productos de vapeo se están alineando con la agenda de Bloomberg. En un país donde más de la mitad de los hombres continúa fumando y el acceso a los servicios y ayudas para dejar de fumar es limitado, disuadir a los adultos de usar productos que podrían reducir su riesgo en al menos un 95 por ciento es un escandaloso error.

En Vietnam, Bloomberg Philanthropies contribuyó con al menos $3.2 millones  a la “capacidad de control del tabaco” del país entre 2007 y 2014. En palabras del propio Bloomberg Philanthropies, tuvieron una “profunda colaboración con el gobierno y organizaciones locales”, incluido el Ministerio de Salud. ¿Cuáles fueron los resultados de esta colaboración? Bueno, aunque el 45 por ciento de los hombres en el país continúan fumando, el ministerio anunció un plan a principios de este mes para prohibir completamente la compra, venta, fabricación e importación de cigarrillos electrónicos, a pesar de que los ensayos muestran que los cigarrillos electrónicos se encuentran entre los más efectivos medios para dejar de fumar: al menos dos veces más eficaz que la terapia tradicional de reemplazo de nicotina.

Estos son solo algunos ejemplos de una campaña mundial vasta y enredada. La estrategia de Bloomberg está demostrando ser efectiva, particularmente en países de bajos ingresos con altas tasas de tabaquismo, aquellos que se beneficiarían más al tener acceso a alternativas de menor riesgo. Esto es trágico para los millones de hombres y mujeres en estos países que continuarán fumando y muriendo porque su gobierno, a instancias de filántropos extranjeros impulsados ​​por su agenda, los está despojando del derecho a tomar sus propias decisiones de salud informadas. Pero también tiene implicaciones profundamente preocupantes más allá del tema del tabaco.

En medio de la pandemia de COVID-19, para la cual la comunidad internacional de la salud no estaba muy preparada, ha quedado más claro que nunca lo importante que es que las políticas de salud se basen en la evidencia y no en la política. Que un individuo como Bloomberg pueda cooptar a gobiernos, organizaciones de salud e instituciones para que apoyen su agenda a pesar de la evidencia debería alarmar a todos, sin importar dónde vivan.

Publicación original: Bloomberg’s Philanthro-Colonialism: A Threat to Global Health and Science


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorParlamentarios del Reino Unido escuchan a activistas provapeo
Artículo siguienteLa innovación de las personas con diabetes: una inspiración para el vapeo
Michelle Minton es investigadora principal del Competitive Enterprise Institute y especialista en políticas de consumo, cubriendo temas regulatorios que incluyen el juego, la reducción del daño causado por el tabaco, la legalización del cannabis, el alcohol y la nutrición. Es autora de numerosos estudios y sus análisis han sido publicados y citados por medios noticiosos respetados internacionalmente, como el New York Times, el Wall Street Journal y USA Today, así como por revistas revisadas por pares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here