¿El vapeo causa daño óseo?

¿El vapeo causa daño óseo?
Foto: dragonstock | Adobe Stock

Después del pulmón de palomitas de maíz, EVALI, el infarto, el accidente cerebrovascular y tantos otros riesgos a la salud que supuestamente provoca el vapeo, esta vez es el turno de los huesos.

Un nuevo estudio recién publicado en el American Journal of Medicine Open sugiere que los cigarrillos electrónicos representan un riesgo para la salud ósea. El biocientífico, editor y coanfitrión del podcast Science Facts and Falacies, Cameron English, analiza el tema. “Como tantos efectos adversos supuestamente relacionados con los cigarrillos electrónicos, su supuesto impacto en la salud ósea es, en el mejor de los casos, especulativo. Podemos ver por qué comparando lo que los medios dijeron sobre la investigación con lo que realmente informó el periódico”, dice.

Según el comunicado de prensa, los investigadores estudiaron una muestra de más de 5.500 adultos estadounidenses. De ellos, 4.519 (81,2%) nunca usaron cigarrillos electrónicos, 1.050 (18,8%) alguna vez usaron cigarrillos electrónicos y 444 (8,0%) con fracturas por fragilidad. Todos los números se informaron en 2017-2018 como parte de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (NHANES).

El estudio concluye que “los resultados mostraron una mayor prevalencia de fracturas por fragilidad entre los usuarios de cigarrillos electrónicos en comparación con los no usuarios. Los investigadores también encontraron que las personas que usaban tanto cigarrillos convencionales como electrónicos tenían una mayor prevalencia de fracturas por fragilidad en comparación con los fumadores convencionales solos”.

Los “hallazgos”

Cameron English apunta el primer problema: “se ha documentado ampliamente que vapear es mucho menos dañino que fumar, quizás hasta un 95 por ciento menos. A la luz de esta información, no está claro por qué el uso dual, que casi siempre reduce la cantidad de cigarrillos que consume un fumador, afectaría negativamente la salud ósea más que el tabaquismo tradicional”.

Además, los vapeadores actuales tenían una menor prevalencia de fracturas que los antiguos vapeadores. “Observamos una asociación no significativa entre el uso actual de cigarrillos electrónicos y las fracturas por fragilidad”, escribieron los investigadores, “mientras que el uso anterior de cigarrillos electrónicos se asoció significativamente con las fracturas por fragilidad”. Si vapear es el problema, seguramente no vapear conduciría a mejores resultados. Sin embargo, eso no es lo que encontró el estudio.

El problema de la definición

“Como hemos visto en investigaciones anteriores sobre el vapeo, los autores definieron vapear y fumar en términos tan amplios que las definiciones eran esencialmente inútiles. Sospecho que por eso sus resultados tienen muy poco sentido. Los participantes del estudio se clasificaron como vapeadores actuales si habían vapeado al menos una vez en cualquier momento de sus vidas y una vez en los últimos 30 días. Eso incluiría a alguien como yo, que usa un cigarrillo electrónico varias veces al día, así como a alguien que vapea una vez al mes. Cualquiera que hubiera fumado al menos 100 cigarrillos en toda su vida fue clasificado como fumador alguna vez. De estas personas, los participantes que respondieron afirmativamente a ¿Ahora fuma cigarrillos? fueron categorizados como fumador actual”, comenta Cameron.

El problema con estas definiciones es que los individuos de la misma categoría tienen exposiciones muy diferentes. “Alguien que fuma, digamos, un paquete de cigarrillos al mes está expuesto a muchas menos sustancias químicas nocivas que una persona que fuma dos paquetes al día. El mismo principio se aplica a los cigarrillos electrónicos. Un usuario de cigarrillos electrónicos (“vaper”) que vapea una vez al mes no está expuesto a tanto propilenglicol y glicerina vegetal (VG), ingredientes comunes en el líquido de los cigarrillos electrónicos, como yo”.

“Si el vapeo es un factor de riesgo para la osteoporosis, y eso es un gran “si” en este momento, la definición del estudio de “usuarios actuales” no ofrece datos clínicamente útiles. Es como decir que los consumidores que comen una porción de papas fritas al mes o 100 porciones durante el mismo período son “consumidores actuales de patatas” y tienen un riesgo elevado de diabetes tipo 2. Sabemos que es una asociación absurda, sin embargo, los investigadores del tabaco intentan establecer regularmente los mismos tipos de vínculos entre el vapeo y los resultados adversos para la salud”.

Imprecisiones y limitaciones

Los investigadores estuvieron cerca de reconocer esta limitación y escribieron que “las características granulares del uso de cigarrillos electrónicos, como la marca de cigarrillos electrónicos utilizada, la duración del vapeo, no estaban disponibles sistemáticamente para permitir tales análisis de subgrupos“. Pero ¿por qué no simplemente hacer un mejor estudio que les permita responder esas preguntas? Aquí hay dos detalles clave más de la sección de limitaciones del estudio:

“Además, existe la posibilidad de que, para algunas personas, el uso de cigarrillos electrónicos haya comenzado después de la ocurrencia y el diagnóstico de la fractura. Además, este estudio no analizó la relación entre los consumidores actuales de cigarrillos electrónicos que eran ex consumidores de cigarrillos convencionales y las tasas de fracturas por fragilidad. Hacerlo podría haber abierto un alcance más amplio de implicaciones clínicas”.

Si los participantes comenzaron a vapear después de sufrir fracturas, obviamente el vapeo no causó las fracturas. La última oración del párrafo citado es agradablemente vaga, pero un “alcance más amplio de implicaciones clínicas” podría significar que los vapeadores actuales tienen un mayor riesgo de fractura que los no fumadores porque fumaron cigarrillos combustibles durante muchos años. El consumo de tabaco es, por supuesto, un factor de riesgo bien conocido de osteoporosis. Pero no podemos abordar estas posibilidades dados los datos limitados incluidos en el estudio.

Los investigadores afirmaron que las “posibles implicaciones para la salud pública de nuestros hallazgos son reveladoras”. Con el debido respeto, sacar cualquier conclusión de esta investigación sería un error. Ciertamente, es posible que el vapeo crónico pueda causar daño óseo, pero necesitamos estudios mejor diseñados para descubrir esa relación, en caso de que exista.

Fuente: https://www.acsh.org/news/2021/11/23/does-vaping-cause-bone-damage-yes-and-no-confusing-study-claims-15958


Este artículo es una publicación original. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorProhibición innovadora en Nueva Zelanda
Artículo siguienteLa geografía de la reducción de daños
Somos un equipo comprometido con brindar información sobre el vapeo y la reducción de daños del tabaquismo a todo el público iberoamericano. Amamos y defendemos el vapeo y queremos llevar a todo nuestro público información diversa y veraz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here