Dr. Verrastro: “Un fumador es un paciente, y aunque pueda parecer sano no lo está”

Dr. Verrastro: “Un fumador es un paciente y, aunque pueda parecer sano, no lo está”
Foto: Diego Verrastro el DOC- Youtube

Pocos días después de terminar la novena Conferencia de las Partes del Convenio Marco para el Control del Tabaco, hablamos con el argentino Diego Joaquín Verrastro, médico cirujano especialista en medicina de emergencia, cirugía mini invasiva abdominal, ultrasonografía y obesidad, que viene destacándose, sin dogmatismos y prejuicios, en la lucha contra uno de los más importantes problemas de salud pública: el tabaquismo. 

El Dr. Verrastro es portavoz de la Red Latinoamericana por la Reducción de Daños Asociados al Tabaquismo (RELDAT), la primera organización de médicos y científicos del continente sudamericano que parece comprender y problematizar la cuestión de forma pragmática, promover decisiones informadas sobre los beneficios y potenciales riesgos de administrar nicotina en un formato menos dañino para controlar la abstinencia en la cesación tabáquica, y comprometerse con la búsqueda de resultados reales.

The Vaping Today: Algunas entidades médicas estuvieron presentes en la COP9 como observadoras, por ejemplo la Asociación Médica Mundial, la Federación Mundial del Corazón y la Fundación Interamericana del Corazón. ¿RELDAT se inscribió como observador en el evento?

Dr. Diego Verrastro: RELDAT no se pudo inscribir por la naturaleza de la organización, que, además de joven, no tiene personalidad jurídica. 

Los doctores que conformamos la Red simplemente lo hacemos por iniciativa individual, en nuestro tiempo libre, con el ánimo de informar en español de la realidad científica de la reducción de daños a las autoridades y la sociedad. Tratamos de establecer un punto de encuentro entre los profesionales sanitarios y sociosanitarios latinoamericanos interesados en esta importante materia. Nuestro objetivo es que puedan hablar libremente y sin coacciones de reducción de daños, siempre basados en la evidencia científica y sin importar cuánto a favor se está o cuánto en contra. Es decir, se trata de privilegiar la clave de la ciencia: el libre debate.

Al no tener personalidad jurídica, no solicitamos el estatus de observador de la COP. Esperamos crecer y podríamos hacerlo para la próxima, sin embargo, dudo mucho que nos admitan debido al hermetismo que tiene la COP y a su negativa sistemática a debatir con todas las posturas científicas que analizan en profundidad la ciencia de la reducción de daños por tabaquismo. 

Por lo pronto, tuvimos ocasión de enviar una carta a los gobiernos latinoamericanos y del Caribe que participaron y que remitimos también al secretariado de la COP con la petición expresa de que la circulara entre los participantes. 

The Vaping Today: ¿Existe algún tipo de diálogo o intercambio de información entre los pares? ¿Tuvo acceso a alguna información sobre lo que se discutió en las reuniones de la COP? 

Dr. Diego Verrastro: No especialmente. Si por algo se ha caracterizado esta conferencia históricamente es por el hermetismo y su tendencia a reunirse a puerta cerrada. Ni siquiera la prensa tiene acceso, a pesar de que se supone que han [asistido] medios específicamente acreditados que nadie conoce. Es muy difícil saber qué se discute ahí dentro o qué criterio científico se utiliza para tomar decisiones que, sin embargo, van a afectar la salud y la vida de millones de personas.

La única información de la que podíamos disponer es la que se publicaba en la web del secretariado. 

The Vaping Today: ¿El gusto por la opacidad y el unilateralismo también se encuentra dentro de la comunidad médica o hay espacio para el diálogo y la divergencia?

Dr. Diego Verrastro: La opacidad y el unilateralismo sí que existen, pero no diría que es entre la comunidad médica, sino en las cúpulas de las asociaciones u organismos que se han erigido como únicos y máximos portavoces en la lucha contra el tabaquismo. 

Es muy habitual para nosotros encontrarnos con médicos que no están de acuerdo con la hostilidad contra los productos de reducción de daños por tabaquismo, pero que, por distintos motivos, no pueden tener voz en las directivas de dichas organizaciones. Está en la naturaleza de todo médico y científico discrepar y presentar conclusiones diferentes que debatir; ese es el motor del avance científico. Sin embargo, posicionarse públicamente a favor de estas herramientas requiere integridad y valentía. 

Con RELDAT, hemos intentado crear un espacio cómodo y seguro para aquellos colegas que deciden dar el paso y hablar abiertamente sobre las conclusiones de la inmensa bibliografía científica existente.

En mi caso, como profesional, y es algo que nos ocurre a todos, yo atiendo en mi consulta a muchos pacientes enfermos y desesperados porque no saben qué más hacer para poder dejar de fumar, y he encontrado en los productos de nicotina de riesgo reducido, tras estudiarlos en profundidad, una nueva herramienta con el potencial para ayudar a mis pacientes siendo una solución poco invasiva y varios órdenes de magnitud menos lesiva que el tabaco combustible, tal y como muestra el resultado de miles de estudios científicos. 

The Vaping Today: O sea, la cuestión pasa por la mentalidad y el rechazo al paradigma de la reducción de daños específicamente en el ámbito del tabaquismo.

Dr. Diego Verrastro: El concepto de reducción de daños se aplica continuamente en todos los campos de la medicina. ¿Por qué no nos dejan aplicarlo al tabaquismo siendo la mayor causa de muerte evitable?

Yo espero que en esa naturaleza que tenemos los doctores y científicos de poder discrepar y argumentar con libertad esté ese punto de encuentro y diálogo que necesitamos para abordar el tabaquismo de manera definitiva. Pero no puede ser que sean solo las organizaciones las que monopolizan las posiciones y expulsen del debate a quienes, basados en la evidencia científica, diferimos de su postura. Parece que a veces hay una especie de inquisición que se ocupa de silenciar a quienes no piensan como ellos. ¿Y eso a quién beneficia? A los ciudadanos y pacientes no, desde luego. 

The Vaping Today: RELDAT publicó una Carta Abierta a los gobiernos de América Latina y el Caribe y también envió cartas a algunos ministerios de salud advirtiendo sobre la importancia del paradigma de reducción de daños en la lucha contra el tabaquismo y la necesidad de regulaciones con base científica. ¿Obtuvo alguna respuesta?

Dr. Diego Verrastro: No tuvimos respuesta, solo confirmaciones de recepción y remisiones a los departamentos competentes. Pero lo importante no es que nos respondan; lo importante es que conozcan que hay distintas posturas en el abordaje del tabaquismo y que se tomen el esfuerzo de comprobar la totalidad de la evidencia científica y no solo una parte. Queremos que lo lean, lo estudien, lo verifiquen y lo apliquen a las políticas públicas sanitarias para acabar de una vez con una pandemia que lleva casi un siglo con nosotros. 

El tabaquismo, no nos engañemos, es una pandemia. Y es absurdo no introducir todas las herramientas disponibles para luchar contra ella. 

The Vaping Today: ¿Cuáles son sus expectativas sobre las consecuencias de la COP9 para el ámbito latinoamericano en particular y para los países de bajos y medianos ingresos en general?

Dr. Diego Verrastro: Muy bajas. Latinoamérica es un drama en cuestión de cifras de tabaquismo. Los pacientes tienen acceso pleno y asequible al tabaco, sea en el mercado negro o informal o en el mercado regulado, pero no tienen acceso a todas las herramientas para desengancharse del cigarrillo ni a información veraz sobre ellas.

Hasta que la OMS no reconozca que hay más formas de combatir el tabaquismo que aquellas que propone, que fundamentalmente se centran en prohibir y en el tradicional “o lo dejas o te mueres”, en Latinoamérica los pacientes no tendrán muchas alternativas. 

Un fumador es un paciente, y aunque pueda parecer sano no lo está; está en continua exposición a los elementos nocivos de la combustión del cigarrillo. ¿A qué paciente se le pueden negar herramientas para reducir esa exposición y su dolencia? Como médicos somos muchos los que no podemos entenderlo.

The Vaping Today: De acuerdo con el más reciente Informe de la OMS sobre las tendencias mundiales del consumo de tabaco, en dos décadas y en números globales, se ha logrado el abandono del hábito de fumar de aproximadamente 60 millones de personas. ¿Cómo percibe esto la comunidad médica? Es decir, ¿no les parece un logro muy escaso?

Dr. Diego Verrastro: Un solo fumador que deje de fumar es un éxito. Y ello es debido a los grandes esfuerzos que se han hecho, pero hoy no son suficientes. A pesar de los loables esfuerzos del control del tabaco, en este siglo morirán 1.000 millones de personas por el tabaquismo. La mayoría en países de bajos y medianos ingresos. Es una cifra inasumible, tanto para la salud pública como desde la perspectiva de los derechos humanos, que deben garantizarnos el máximo grado posible de salud. Se puede ir más rápido y se puede hacer con la ayuda de la ciencia, que siempre aparece como salvadora de nuestros problemas. 

No se trata de que 60 millones de personas hayan dejado de fumar, se trata de los mil millones que dice ese informe que no lo han hecho porque no pueden o no quieren dejar de fumar. ¿Les está prestando atención la OMS a todos ellos? Yo creo que no. Se les culpa, se les criminaliza y se les obvia como un problema sin solución, no se les da una alternativa realmente viable para hacerse menos daño y deshabituarse.

The Vaping Today: En su opinión, ¿por qué la OMS sigue ignorando las evidencias científicas que apuntan a la eficiencia y efectividad de los productos de nicotina más seguros, como el vapeo y el snus, por ejemplo?

Dr. Diego Verrastro: Puede ser por muchos motivos: por las influencias a la que se ve sometida, por la reacción de algunos gobiernos y organizaciones irresponsables que siguen creyendo que por el hecho de ponerle difícil al fumador seguir fumando este lo va a dejar. Puede ser también por excederse en ser precavido e incluso por simple ego.

Sin embargo, todo esto no tiene importancia. Se supone que el trabajo de la OMS debería ser proteger, con todas las herramientas posibles, la salud pública e individual a nivel mundial. Lo que importa es evaluar correctamente, en consensos y sin sesgos, todas las evidencias científicas disponibles. Investigar cómo hacer que el vapeo, el snus, el tabaco calentado o cualquier otra herramienta de reducción de daños verificada, venga de donde venga, pueda jugar un papel efectivo en la reducción de las tasas de tabaquismo. Pero no lo hacen. 

The Vaping Today: Hay una sensación de que la exclusión de partes interesadas y el secretismo han hecho que la COP9 fuera un fracaso desde el punto de vista de los intereses de la salud pública. ¿La OMS ha perdido una oportunidad?

Dr. Diego Verrastro: La falta de consenso en esta COP —en la que se supone que no se iba a abordar y concluir nada sobre los productos de reducción de daños, y en la que algunos gobiernos como Reino Unido, Nueva Zelanda e incluso Filipinas han apostado por investigaciones públicas y objetivas, presentando una visión innovadora y con riguroso criterio— es una prueba más de por qué es necesario que la OMS se ponga, como mínimo, a estudiar cómo puede usar estas herramientas en beneficio de esos mil millones de fumadores en todo el mundo.  

Sin embargo, la OMS prefiere echar balones fuera y desviar la atención hacia los argumentos ad hominem, acusando a cualquier gobierno o doctor que proponga el más mínimo debate científico de estar pagado por la industria tabacalera.

The Vaping Today: ¿Cuáles son los planes inmediatos de RELDAT?

Dr. Diego Verrastro: Por el momento queremos seguir incrementando en número para poder hacer de RELDAT un punto de encuentro [donde] todos los médicos y científicos puedan hablar entre ellos, discutir los estudios que desarrollan y presentar sus conclusiones en un ambiente libre de injerencias o influencias. 

Además, queremos seguir difundiendo esas conclusiones; lo hacemos difícilmente porque no tenemos recurso alguno y nos dedicamos a ello nosotros mismos y en nuestro tiempo libre, pero es nuestra obligación, nuestro compromiso y nuestra responsabilidad. 

Lo seguiremos haciendo a través de nuestra web, nuestro canal de YouTube o de nuestras redes sociales. Lo haremos transparentemente en medios de comunicación y hablaremos con cuantos gobiernos nos lo permitan, como ya lo hemos hecho en audiencias públicas del Senado de Colombia, el Senado de la provincia de La Pampa en Argentina o en Costa Rica.

Para más información:


Este artículo es una publicación original. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorEl control del tabaco y la ira de Dios
Artículo siguienteEl impacto de la COP9 en la vida de los vapeadores
Director y Jefe de Redacción en The Vaping Today/C3PRESS.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here