Una revisión de más de una década de datos sobre el vapeo

Una revisión de más de una década de datos sobre el vapeo
Foto: Adobe Stock

Con ocasión del Día Mundial del Vapeo el pasado día 30 de mayo, BAT presentó una revisión que destaca los más de 10 años de evidencia científica sobre el vapeo, sus posibles efectos en la salud y su papel en la reducción de daños por tabaquismo.

Pocos sectores industriales han sido desacreditados, demonizados y atacados como la industria tabacalera. Y este escenario no parece cambiar, aunque esta industria se esfuerza por adaptarse a los nuevos tiempos y busca mejorar sus productos con nuevas tecnologías. 

Quienes se oponen a los productos de reducción de daños la acusan de ser inventora y promotora de las nuevas alternativas sin combustión que sustituyen de los cigarrillos. El objetivo sería, según ellos, mantener a sus exfumadores enganchados a la nicotina. Sin embargo, aunque entre los vapeadores se mantiene impopular, la realidad es que Big Tobacco busca un espacio en un mercado que ha crecido a pasos agigantados en los últimos diez años y que dominan sus exconsumidores. 

Los productos de vapeo y la reducción de daños

El pasado 28 de mayo, para conmemorar el Día Mundial del Vapeo, British American Tobacco (BAT) publicó una revisión exhaustiva de la evidencia científica sobre los productos de vapeo.

Esta revisión muestra que, durante la última década, la cantidad de personas que creen incorrectamente que vapear es tan dañino o más dañino que fumar cigarrillos convencionales ha aumentado en el Reino Unido, Europa y los EE. UU.. En ese mismo período, los estudios muestran que los productos de vapeo fabricados de acuerdo con estándares de calidad presentan menos riesgo para la salud que los cigarrillos. Es lo que sugiere el artículo de Óscar Camacho et al en “Evidencia de la evaluación científica de los cigarrillos electrónicos y su papel en la reducción del daño del tabaco“, publicado en la revista Contributions to Tobacco & Nicotine Research, el 19 de mayo de 2021.

“Los hallazgos de la revisión respaldan las conclusiones de varias revisiones sistemáticas extensas de que los productos de vapor, aunque son adictivos y no están exentos de riesgo, son menos dañinos que los cigarrillos convencionales, y el potencial de reducción de daños se puede maximizar si los fumadores que de otra manera continuarían fumando cambian a usarlos exclusivamente”.

Según los estudios de modelos de población citados en la revisión, se podría lograr una reducción significativa en las muertes prematuras si los fumadores actuales cambian exclusivamente a vapear en lugar de seguir fumando. Estudios de modelos utilizan datos de población y simulaciones para proyectar los resultados relacionados con la salud asociados con los riesgos a largo plazo del tabaquismo frente al uso de vapores a lo largo del tiempo.

Declaraciones del líder de investigación

El Dr. David O’Reilly, director de Investigación Científica de BAT, en un comunicado a la prensa del 28 de mayo de 2021, comentó:

“Este documento es un resumen completo de más de 300 artículos científicos revisados ​​por pares y otras pruebas publicadas por unas 50 instituciones durante la última década.

“La evidencia científica es clara, pero persisten las percepciones erróneas de los consumidores. En Inglaterra y Estados Unidos, solo uno de cada tres adultos sabe que hay evidencia científica disponible, incluso de las principales autoridades de salud pública, que respalda la conclusión de que vapear es menos dañino que fumar.

“La realidad es que muchas de las principales autoridades de salud pública han informado que vapear es menos dañino que fumar, y que este potencial de reducción de daños se puede maximizar si los fumadores que de otra manera continuarían fumando se cambian exclusivamente al uso de productos de vapor.

“Esperamos que este documento se utilice como un recurso por las autoridades de salud pública y apoye a los fumadores adultos que buscan comprender la amplitud de la evidencia científica que existe para informar sus elecciones”.

“Reducir el impacto en la salud de nuestro negocio es el núcleo de nuestro propósito: crear un futuro mejor al ofrecer la gama más amplia de alternativas de riesgo reducido a los cigarrillos”, continuó David O’Reilly. “Es por eso que nuestro objetivo es tener 50 millones de consumidores de nuestros productos de Nueva Categoría, que incluyen nuestra gama de productos de vapor, Vuse, para 2030”.

Recomendaciones del estudio

El documento de BAT también revisa las regulaciones actuales sobre productos de vapor y señala que estas regulaciones se relacionan en gran medida solo con el etiquetado, los ingredientes y los impuestos, pero no con las normas de fabricación. Esto ha dado como resultado estándares de calidad de producto altamente variables a nivel mundial.

La revisión enfatiza en la necesidad de regulaciones de fabricación de productos consistentes y la adopción universal de estándares sólidos de administración de productos por parte de los fabricantes con el objetivo de aumentar la confianza del público en el vapeo.

Lea más haciendo clic en estos enlaces:

Publicación original: BAT publishes new review of vaping products and their potential health effects


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorFilipinas: ¡bienvenida la regulación del vapeo!
Artículo siguienteThe E-Cigarette Summit: “En este momento, este es un espacio loco”
Somos un equipo comprometido con brindar información sobre el vapeo y la reducción de daños del tabaquismo a todo el público iberoamericano. Amamos y defendemos el vapeo y queremos llevar a todo nuestro público información diversa y veraz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here