Tailandia: si fumas, te mueres; si vapeas, vas a la cárcel

Tailandia: Si fumas, te mueres; si vapeas, vas a la cárcel
Foto: thethaiger.com

El país de las sonrisas está en una encrucijada con actores bien repartidos: legalizar o no el vapeo. La polarización extrema juega con la salud de los tailandeses.

Tailandia cuenta con una industria del tabaco sólida y con mucha historia. Los médicos están en contra de la legalización, al igual que las entrometidas campañas antitabaco transnacionales. De hecho, tuvo que ser el gobierno central el que planteara un recurso legal para el vapeo.

El ministro tailandés de Economía Digital y Sociedad, Chaiwut Thanakamanusorn, ha lanzado la propuesta, para muchos muy revolucionaria, de darle un curso de legalidad a la industria del vapeo Tailandia. Sus argumentos se basan en la seguridad y eficacia del cigarrillo electrónico como alternativa para la cesación tabáquica y en que las estrategias implementadas en países como Reino Unido y Nueva Zelanda han logrado exitosamente arrancar a los fumadores de las garras del alquitrán.

Dicha propuesta ha provocado un revuelo entre las organizaciones antitabaco, grupos médicos y el mismo gobierno. La National Alliance for a Tobacco-Free Thailand (NATFT) se ha manifestado enérgicamente en contra de la propuesta, argumentando que la política actual es suficiente —a pesar de las tasas de muerte— y que, si se aprueba la propuesta, incrementarán las muertes por tabaquismo. Sus 924 miembros apoyan la prohibición del vapeo.

¿Los médicos también?

A la negativa se sumaron también el Centro de Administración para la Investigación y el Conocimiento del Control del Tabaco y la Asociación Médica de Tailandia. Los argumentos alegan que hay tergiversación de la información, pues el vapeo puede conducir a males mayores que los del tabaco y ser el enlace perfecto para entrar al tabaquismo. El presidente del Colegio Real de Médicos de Tailandia, AM Anutara Jittinand, acusa a los productores de líquidos de no brindar la información completa de los componentes. También sostiene que algunos saborizantes extraídos de las frutas y flores que “proporcionan un sabor dulce” pueden provocar cáncer al calentarse e inhalarse.

Las organizaciones que están en contra de la legalización tienen un argumento en común: la falsa información sobre la seguridad y efectividad del cigarrillo electrónico como método para la cesación tabáquica. Sin embargo, la industria tabacalera tailandesa cuenta con consolidación, trayectoria y protección, puesto que el TTM (Thailand Tobacco Monopoly), empresa estatal, domina el 70% de la producción local. El ministro Chaiwut propuso incluir dicha industria en la del vapeo, como productora de nicotina en base libre y otros derivados, lo cual causó malestar en el gobierno tailandés.

A los vapeadores les borran la sonrisa

Durante este tiempo se han presentado arrestos y confiscaciones serias a personas vinculadas con el vapeo. Las redadas para decomisar productos de vapeo son muy comunes y acarrean altas multas como penas intramurales. Es el caso de Sivanut Poonpol y Natthanicha Duangthong, a quienes sorprendieron en un estacionamiento con cerca de 40 aparatos y 3.500 botellas de e-líquido que vendían a través de dos páginas en Facebook. 

Los casos de intolerancia y brutalidad policial también afectan a los vapeadores tailandeses. Manussaya Yaowarat, mejor conocida en las redes como Flukesri Maneedeng, fue increpada por la policía tras encontrar un dispositivo de vapeo en su posesión, causando un intercambio de palabras. Posteriormente, la llevaron a una prisión para que “se calmara”. También, la ciudadana francesa Cecilia Cornu, quien estaba de vacaciones en Phuket, fue requerida por oficiales al ver que poseía un vaporizador. Los oficiales intentaron exigir un soborno de más de 1.000 dólares, y tras la negativa la pusieron bajo custodia por 4 días; luego la enviaron a Bangkok y la deportaron. La multa pagada fue de solo 26 dólares y 4 días en una prisión.

Tal vez el “país de las sonrisas” está reservado para los no vapeadores y los fumadores, quienes a la larga son bien vistos por el gobierno tailandés. El gobierno británico advierte a sus nacionales que viajan al país del sudeste asiático que no deben llevar ningún tipo de vaporizador, pues hay turistas acusados de importación ilegal por llevar su dispositivo de uso personal. 


Este artículo es una publicación original. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorStoptober cumple 10 años
Artículo siguientePor una África libre de humo
Somos un equipo comprometido con brindar información sobre el vapeo y la reducción de daños del tabaquismo a todo el público iberoamericano. Amamos y defendemos el vapeo y queremos llevar a todo nuestro público información diversa y veraz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here