¿Qué sucede en nuestra boca cuando vapeamos?

¿Qué sucede en nuestra boca cuando vapeamos?
Foto: MATT-in-Photo | Adobe Stock

El sistema respiratorio, integrado también por nuestra boca, es el principal beneficiado al cambiar el cigarrillo combustible por el electrónico. Ahora un estudio verifica que los vapeadores gozan de una mejor salud oral que los fumadores.

La revolución en la industria de la nicotina, en particular los cigarrillos electrónicos, ha convertido a las nuevas alternativas en uno de los consumibles más populares durante la última década. Gracias a los estudios científicos multidisciplinares, se consideran una opción menos dañina que fumar tabaco, e incluso existen pruebas de su posible función como ayuda para dejar de fumar.

Sin embargo, a falta de estudios de largo plazo, las preocupaciones sobre sus consecuencias para la salud siguen latentes, particularmente entre los consumidores que no son fumadores de tabaco (fumadores pasivos). Por ejemplo, dado el modo de administración de estos productos, existe la posibilidad de que se produzcan consecuencias para la salud bucal. 

Un nuevo estudio

Ahora un estudio recopilatorio de reciente publicación que busca explorar los efectos del vapeo en la salud bucal ha expuesto que en pruebas in vitro suceden una variedad de efectos celulares, pero estos son muchísimo menos pronunciados que los resultantes de la exposición al humo del tabaco. Mientras con la combustión se mantiene la supervivencia de estreptococos bucales en un 24%, con el cigarrillos electrónicos esta no supera el 3%.

Los estudios microbiológicos realizados entre universidades estadounidenses y británicas han indicado que los usuarios de cigarrillos electrónicos tienen un microbioma distinto, y hay algunos indicios de que este puede ser más patógeno en comparación con los no usuarios. Las células expuestas al humo de tabaco (en una extracción para mezclar con la muestra) evidenciaron un alto daño toxicológico tras una exposición de 24 horas, que demostró una muerte celular excesiva. Por otra parte, en presencia del vapor (extracto recuperado tras la condensación), las células sobrevivieron hasta por 8 semanas con un régimen de administración renovado cada 3 días.

La evidencia de los efectos en la salud bucal proporcionada por los ensayos clínicos aún es limitada, pero al comparar muestras de no fumadores y vapeadores las diferencias no son estadísticamente relevantes en un evento médico o biológico. Sin embargo, la mayoría de los estudios hasta la fecha han sido de pequeña escala e in vitro, lo que aún no es concluyente para hablar de los efectos biológicos in vivo.

Conclusiones

Los estudios epidemiológicos destacan las preocupaciones sobre la sequedad bucal, la irritación y las enfermedades gingivales. Para estudiar esto se tomaron 3 grupos: no usuarios, fumadores y vapeadores. La muestra de control eran los no usuarios, y se llegó a la conclusión de que el daño celular causado por el vapeo decrece enormemente comparado con el de los fumadores. De hecho, está mucho más cerca de la muestra de control.

En general, los estudios revelan posibles daños a la salud bucal, lo que subraya la importancia de los esfuerzos para reducir el uso del vapeo en los no fumadores. Sin embargo, en el caso de los fumadores los beneficios de pasarse al vapeo pueden superar cualquier impacto negativo de este en la salud bucal, especialmente en el corto plazo.

Se necesita más investigación para comprender la importancia clínica de algunos de los cambios biológicos observados al seguir a diferentes cohortes de usuarios longitudinalmente en estudios clínicos cuidadosamente diseñados y ensayos pragmáticos respaldados por estudios in vitro de alta calidad. Sin embargo, el vapeo continúa demostrando su seguridad. Tanto así que la Asociación de Investigadores Dentales invita a los profesionales de la salud oral a promover el cambio de sus pacientes fumadores al vapeo como estrategia de reducción de daños como el cáncer, la gingivitis u otros males menores como la halitosis.

El mal aliento, los dientes amarillos y el sarro son cosa del pasado, como el cigarrillo por combustión.


Este artículo es una publicación original. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorOMS manipula conferencia clave sobre el tabaco
Artículo siguienteLa obsesión de EE. UU. con el vapeo juvenil parece extraña desde el otro lado del Atlántico
Somos un equipo comprometido con brindar información sobre el vapeo y la reducción de daños del tabaquismo a todo el público iberoamericano. Amamos y defendemos el vapeo y queremos llevar a todo nuestro público información diversa y veraz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here