Prohibiciones de sabores de nicotina: política simbólica con daños reales

Prohibiciones de sabores de nicotina: política simbólica con daños reales
Foto: Adobe Stock

Los defensores de las prohibiciones dicen que su objetivo es salvar a los jóvenes de una vida de mala salud y adicción a la nicotina. Pero la prohibición produce todo tipo de problemas nuevos, sin resolver los antiguos.

A menudo escuchamos que la prohibición de las drogas está destinada al fracaso. Específicamente, eso significa que no permitir el acceso legal a una sustancia que la gente quiere usar, en lugar de adaptar las regulaciones para limitar el acceso de los jóvenes o ciertas formas de uso potencialmente dañino, fallará.

En el espacio de la política de drogas de Estados Unidos, estamos siendo testigos de la despenalización de drogas como la heroína y la cocaína, así como de la legalización en curso de la marihuana. A pesar de los muchos obstáculos que quedan por superar, existe un consenso cada vez mayor de que la criminalización del consumo de drogas es intrínsecamente incorrecta, que produce resultados negativos para la salud pública, como la crisis de sobredosis, y que fomenta las desigualdades raciales y de otro tipo.

Pero en un área importante de la política de drogas, vamos en la dirección opuesta.

El caso de la nicotina y el tabaco

Ahora vemos intentos en todo el país para prohibir el acceso legal a productos de tabaco y nicotina aromatizados. Esta prohibición general fallará de dos maneras. Primero, no logrará los beneficios sustanciales que anuncia para la salud pública mediante un uso reducido. En segundo lugar, creará simultáneamente nuevos problemas debidos a los daños de nuevas formas de criminalización, a los riesgos inherentes de nuevos mercados ilícitos y al incentivar a las personas a usar productos más riesgosos cambiando, por ejemplo, de vaporizadores a cigarrillos.

Pero eso no parece preocupar a los arquitectos de estas políticas, porque su propósito es esencialmente simbólico: enviar un mensaje al público sobre la prevención juvenil, independientemente de las consecuencias para los adultos que consumen nicotina.

Esto se ha ilustrado recientemente donde vivo, en Denver. La concejal Amanda Sawyer y la representante del Consejo Debbie Ortega han presentado una propuesta para prohibir la venta de todos los “productos de tabaco” aromatizados, incluidos los cigarrillos mentolados, los productos orales aromatizados, los aromatizantes de narguile y los vapeadores.

Esta prohibición general impondría suspensiones de hasta un año a los vendedores que violen la prohibición del sabor. La propuesta no incluye cargos penales contra los usuarios, pero, por las razones que discutiremos, eso no debería anular nuestras preocupaciones. Otros concejales han expresado su preocupación por las “compras jurisdiccionales”, pero desde entonces han decidido apoyar la prohibición local. Ahora está programada una audiencia para el 6 de octubre.

Dada la abrumadora presencia de los concejales del Partido Demócrata (a pesar de que sus oficinas son oficialmente no partidistas), uno no puede evitar preguntarse sobre el impacto de Michael Bloomberg, el principal financiador de los demócratas, y sus campañas por prohibiciones de sabor en todo el país. No debería sorprender que los baluartes demócratas como California, Massachusetts, Minnesota, Nueva York y ahora Colorado estén adoptando la iniciativa de Bloomberg en la política de nicotina.

Efectos indeseados

Las consecuencias no deseadas de tales políticas simbólicas, tanto las que se han producido como las que probablemente vendrán, son profundamente preocupantes. Por ejemplo, en lugares como San Francisco, donde los productos de vapeo están prohibidos, vemos un aumento en el consumo de tabaco entre los jóvenes.

Las prohibiciones también fortalecen las economías ilícitas basadas en productos “contrabandeados” de otras jurisdicciones o fabricados ilegalmente. ¿Qué significa para la seguridad del consumidor que las personas ya no puedan comprar productos regulados en sus tiendas de vapeo locales? El susto de EVALI en 2019 —las lesiones pulmonares inicialmente atribuidas erróneamente a los vapores de nicotina, pero en realidad causadas por el acetato de vitamina E en productos de vapeo de THC fabricados ilícitamente— ilustra acertadamente los peligros de fortalecer los mercados ilegales y grises.

Los datos, la experiencia pasada y el sentido común también sugieren que son los miembros de comunidades marginadas, que experimentan pobreza y necesitan ingresos complementarios, quienes llenarán desproporcionadamente el vacío de la prohibición al participar en la actividad ilícita requerida para continuar el suministro de productos prohibidos. Las consecuencias de esto podrían ser mortales, y todo por el bien de las prohibiciones que no logran sus propósitos declarados.

Para muchas personas de color en comunidades marginadas, las prohibiciones y los mercados ilícitos que fomentan conducen a interacciones familiares y dañinas con la policía. Eric Garner, Michael Brown, George Floyd y Alton Sterling fueron asesinados por la policía en circunstancias en las que la política del tabaco, la política de drogas o una actividad ilícita más amplia bajo las leyes actuales jugaron un papel. El video del joven negro que fue atacado con descargas eléctricas y agredido por la policía en Ocean Park, Maryland, este verano, mientras imponían una prohibición de vapeo, refleja el combustible que tales políticas proporcionan para el abuso policial en las comunidades de color.

Conmover en lugar de argumentar

La ciencia siempre ha estado al margen en la búsqueda de prohibiciones de drogas, y esto es especialmente cierto en lo que respecta al vapeo. Los cigarrillos electrónicos llegaron por primera vez al mercado estadounidense hace unos 15 años y han evolucionado enormemente en los años intermedios. Estudio tras estudio ha demostrado que estos productos son, en primer lugar, mucho más seguros que los cigarrillos combustibles y, en segundo lugar, herramientas viables para dejar de fumar que son más efectivas que opciones como la terapia de reemplazo de nicotina (NRT).

Pero como con otras drogas, los argumentos sobre “los niños” se han aprovechado para impulsar la prohibición: “Si podemos evitar que nuestros niños fumen para empezar”, dijo la concejal Sawyer sobre su propuesta de Denver, “entonces, con suerte, no se convertirán en fumadores adultos”. Y en el caso de la nicotina, un problema de salud pública de larga data con la industria tabacalera, también han jugado en manos de los prohibicionistas.

Las consecuencias de prohibir los cigarrillos mentolados

Ha habido un esfuerzo concertado para volver a poner al genio del vapeo en la botella. Pero este fenómeno es aún más marcado con los intentos de prohibir los cigarrillos mentolados, que las personas han estado consumiendo durante mucho más tiempo y que se agrupan con el impulso general contra los productos aromatizados.

El mercado del mentol representa más de un tercio del mercado de cigarrillos de EE. UU. Los mentoles son desproporcionadamente preferidos por los negros y otras comunidades de color, las comunidades que supuestamente protegería una prohibición.

Nadie está minimizando los daños que causan los mentoles, como otros cigarrillos combustibles. Y aunque las tasas de fumadores negros son similares a las de los blancos en general, es ridículo pensar que la demanda sustancial de mentoles desaparecerá simplemente porque un gobierno local, estatal o incluso federal decide impedir el acceso legal a ellos.

Al igual que con las prohibiciones de los productos de vapeo, las prohibiciones del mentol producirán daños relacionados con la criminalización y los mercados ilícitos, pero es probable que se dirijan aún más a las comunidades de color marginadas, porque estas son las comunidades donde la oferta y la demanda de mentol ya están concentradas.

El tema del mentol destaca la naturaleza típicamente punitiva de nuestras políticas de drogas. Las prohibiciones generales de nicotina y tabaco tienen como objetivo dañar al vendedor debido a sus tácticas promocionales y publicitarias, comportamiento que fue aprobado por nuestro gobierno federal.

Sin embargo, a pesar de la comprensible reacción instintiva de lastimar al vendedor, la política de drogas siempre debe centrarse en lo que es mejor para las personas que consumen drogas. Hemos visto a lo largo de la guerra contra las drogas cómo la dura criminalización de los vendedores aumentó el encarcelamiento masivo en medio de distinciones borrosas entre “vendedor” y “usuario”, al tiempo que empeoraba los riesgos relacionados con las drogas y la violencia relacionada con la prohibición.

En contraste, un enfoque no punitivo frente a los problemas de salud relacionados con los cigarrillos mentolados implicaría una combinación de educación pública y provisión de recursos, incluidos los productos de vapeo, para ayudar a dejar de fumar. Sugeriría que el dinero y el esfuerzo de empresas como Bloomberg para dañar las industrias del tabaco y la nicotina se emplearían mucho mejor en esfuerzos como estos, adaptados a las comunidades marginadas que sufren la mayoría de los daños relacionados con el tabaquismo.

En conclusión…

Los defensores de las prohibiciones, especialmente en lo que respecta al vapeo, dicen que su objetivo es salvar a los jóvenes de una vida de mala salud y adicción a la nicotina. Suena como un objetivo digno. Pero la prohibición produce todo tipo de problemas nuevos, sin resolver los antiguos.

El vapeo comenzó como una herramienta de reducción de daños, y eso es lo que sigue siendo principalmente. No debemos perseguir prohibiciones generales en nombre de frenar el uso por parte de los adolescentes, cuando estas políticas abandonan a los fumadores adultos que practican la reducción de daños y llevan a más adolescentes a fumar.

No debemos permitir que los gestos políticos simbólicos perturben el progreso a largo plazo que hemos visto en la reducción de las tasas de tabaquismo. Hay 33 millones menos de consumidores de tabaco en los EE. UU. en comparación con los que había 50 años atrás, a pesar de que nuestra población se duplicó en ese tiempo. Y para millones de estadounidenses que no pudieron dejar de fumar los vaporizadores demostraron ser la innovación que les permitió hacerlo.


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Publicación original: Nicotine Flavor Bans: Symbolic Politics With Real-World Harms. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorRelx Tech: un compromiso con los jóvenes desde la fábrica
Artículo siguienteDe los fósforos al snus: tradicional empresa sueca “apaga el humo” del cigarrillo
Art Way Jr. es consultor independiente y exdirector de la Alianza de Políticas de Drogas (DPA) en el estado de Colorado, Estados Unidos. Art actúa hace más de 20 años en la intersección del tema de políticas de drogas, los derechos humanos y los derechos civiles, especialmente frente a la Guerra Contra las Drogas, el encarcelamiento masivo y la responsabilidad policial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here