Las prohibiciones de sabor del vapeo llevarán a más adolescentes a fumar, sugiere otro estudio

Las prohibiciones de sabor del vapeo llevarán a más adolescentes a fumar, sugiere otro estudio
Foto: Adobe Stock

A pesar de la evidencia en contra, aumenta la presión sobre la FDA para que prohíba los sabores en el vapeo.

A medida que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) se acerca a la fecha límite para decidir sobre la legalidad de los productos de vapeo en los Estados Unidos, los defensores de la abstinencia exclusiva han hecho hincapié en su mensaje: prohibir los sabores. En gran parte lideradas por la influyente Campaña para Niños Libres de Tabaco (CTFK) y Padres Contra el Vapeo de Cigarrillos Electrónicos (PAVE), estas organizaciones claman por la prohibición cada vez que tienen la oportunidad.

El 9 de agosto, PAVE envió un correo electrónico a sus partidarios, advirtiendo sobre un supuesto riesgo de volver a la escuela:

“A medida que nuestros niños regresan al aprendizaje en persona, es posible que el uso de cigarrillos electrónicos no se sienta como nuestra mayor preocupación”, dice el mensaje, con una subestimación involuntaria. “Pero la epidemia de vapeo juvenil continúa, con casi 4 millones de estudiantes de secundaria y preparatoria vapeando, la mayoría de ellos usando sabores. De vuelta entre sus compañeros, con la ansiedad impulsada por COVID en aumento, los niños tendrán un acceso mucho más fácil a estos dispositivos peligrosos”.

Luego, el grupo pide hacer clic en un botón para enviar un mensaje escrito previamente para la FDA, pidiéndole a la agencia que retire del mercado los productos de vapeo con sabor, incluido el mentol.

Cualesquiera que sean las intenciones detrás de ella, el éxito de esa estrategia parece estar produciendo una consecuencia que hace que PAVE y sus aliados se estremezcan: sigue surgiendo evidencia de que la prohibición de venta de productos de vapeo aromatizados en realidad hace que aumenten las tasas de tabaquismo entre los jóvenes. Es decir, los adolescentes están respondiendo a las prohibiciones recurriendo a cigarrillos mucho más dañinos. 

¿Se acerca una tormenta?

Un nuevo estudio sugiere que si “las ventas de productos de vapeo se restringieran a los sabores de tabaco”, un tercio de los vapeadores de EE. UU. de 18 a 34 años dice que cambiaría a fumar. Los autores del artículo, publicado en Nicotine & Tobacco Research, analizaron datos de febrero a mayo de 2020, que representan a 2.159 adultos jóvenes en Atlanta, Boston, Minneapolis, Oklahoma City, San Diego y Seattle, para examinar el apoyo a las restricciones de venta de cigarrillos electrónicos y los impactos percibidos de las prohibiciones de sabor y las prohibiciones directas de vapear.

Estos hallazgos deberían ser un motivo inmediato de preocupación porque, justo cuando los hijos de estos padres y activistas temerosos están regresando al aula, la FDA está lista para dictaminar, el 9 de septiembre, sobre las solicitudes de productos de tabaco previas a la comercialización (PMTA) de algunos fabricantes de vapeo. Sus decisiones tienen el potencial de crear las condiciones para un cambio masivo al tabaquismo.

Aunque es una conjetura en este momento, muchos expertos en control del tabaco y salud pública sospechan que la FDA autorizará algunos productos, negociando primero con las empresas más grandes. Con esa aprobación viene la designación de que esos productos son “apropiados para la protección de la salud pública“, una frase torpe con increíbles implicaciones para el futuro de alternativas más seguras a la nicotina en los Estados Unidos: la aprobación significaría que la FDA ha dado luz verde a estos productos de vapor como positivos en términos de salud pública.

Según el Dr. Charles Gardner, director ejecutivo de INNCO, una organización mundial sin fines de lucro que apoya los derechos y el bienestar de los adultos que usan nicotina más segura, la fecha límite inminente de la FDA será “como ver un objeto imparable chocar contra una pared inamovible. La FDA debe saber que las prohibiciones de sabor aumentarán el tabaquismo en adolescentes, adultos jóvenes y adultos mayores”. 

La FDA bajo presión

“En general, la FDA no comenta sobre estudios específicos, pero los evalúa como parte del cuerpo de evidencia para ampliar nuestra comprensión sobre un tema en particular y ayudar en nuestra misión de proteger la salud pública”, dijo a Filter un portavoz de la FDA.

Hasta ahora, ha sido mucho más fácil para los cabilderos y defensores con mentalidad prohibitiva presionar por prohibiciones de sabor a nivel estatal y local, donde parecen ejercer mucho más poder. Innumerables ciudades importantes —San Francisco y la ciudad de Nueva York, por ejemplo— ya han prohibido la venta de productos de vapeo con sabor, y una política draconiana parece surgir en una ciudad diferente cada dos días.

Además del reciente estudio Nicotine & Tobacco Research, se publicaron dos artículos similares en las principales revistas académicas durante los últimos meses. Un estudio publicado en JAMA Pediatrics descubrió que, después de la prohibición de San Francisco sobre los vapores aromatizados y los productos de tabaco, los adolescentes de las escuelas de esa ciudad tenían más probabilidades de empezar a fumar que los de otros distritos escolares de EE. UU. El otro, también en Nicotine & Tobacco Research, sugiere que los adolescentes que usan vaporizadores probablemente estarían fumando cigarrillos si aquellos nunca hubieran estado disponibles.

A pesar de la creciente evidencia, la FDA sabe, dijo Gardner, que “se desatará el infierno si autorizan los sabores como ‘apropiados para la protección de la salud pública. (…) La Iniciativa Truth y la Campaña para Niños Libres de Tabaco financiada por Bloomberg han apostado su reputación por los beneficios para la salud pública de las prohibiciones de sabor”, continuó. “Y muchos líderes clave del Congreso de los Estados Unidos les creen”.


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Publicación original: Vape Flavor Bans Will Lead More Teens to Smoke, Suggests Another Study. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorBeachBot: el robot que limpia las playas de colillas de cigarrillo
Artículo siguienteBecas para que los jóvenes dejen de vapear
Alex Norcia es periodista en Nueva York, donde cubre la política laboral y de drogas, especialmente la reducción del daño del tabaco. Más recientemente, fue reportero en Vice, y también ha sido publicado en lugares como The New York Times Magazine, The Nation y The Daily Beast.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here