El Consorcio de la OMS: una señal de advertencia

El Consorcio de la OMS: una señal de advertencia
Foto: Brownfalcon | Adobe Stock | Adaptación : Vaping Today

El pasado 5 de noviembre el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus “acogió con beneplácito” el establecimiento de un consorcio mundial para luchar por el abandono del tabaquismo. ¿Cuál es la propuesta y cuáles son sus implicaciones?

Como anunciamos en nuestro Twitter, recientemente la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un comunicado donde anuncia la creación del Consorcio para la Cesación del Tabaquismo (The Consortium). El objetivo de este Consorcio será, según lo que anuncia la Organización, vincular a todos los actores necesarios, incluidos los no estatales, en un esfuerzo global para que el apoyo para dejar de fumar esté disponible para todo el mundo.

La creación del consorcio parte de la premisa de que, a pesar de que se conocen ampliamente los daños causados por el tabaquismo y muchos fumadores quisieran dejar de fumar, una gran cantidad de países –y sus ciudadanos– no cuentan con los recursos para dar apoyo al abandono del tabaquismo.

De acuerdo con el comunicado de la OMS, “el Consorcio tendrá múltiples funciones, pero en última instancia, el objetivo es que todos los consumidores de tabaco, en particular los de países de ingresos bajos y medianos, conozcan y tengan acceso a servicios de gestión y tratamientos disponibles y asequibles basados en la evidencia para ayudarlos a dejar de fumar”.

¿Cómo funcionará el Consorcio?

El nuevo consorcio que anuncia la OMS anuncia diversas estrategias e inversiones para lograr su objetivo principal: ampliar globalmente el apoyo para dejar de fumar. Entre las actividades que puede desarrollar el Consorcio están:

“- Dar forma al mercado de las terapias de reemplazo de nicotina (NRT), bupropión y vareniclina, los medicamentos esenciales para dejar de fumar, para que sean accesibles y asequibles en los países.

– Mancomunidad de fondos para las actividades de la OMS para dejar de fumar en todo el mundo.

– Servir como incubadora y centro de soluciones innovadoras que incluyen soluciones de tecnología digital, como chatbots, herramientas de inteligencia artificial, etc.

– Proporcionar orientación sobre I + D centrada en el tratamiento de la dependencia del tabaco.

– Servir de centro de conocimientos para que los países obtengan los recursos y la orientación necesarios para ampliar los servicios y herramientas para dejar de fumar, incluida la actualización de sus listas nacionales de medicamentos esenciales”.

En relación con estas actividades, el comunicado de la OMS también señala la necesidad de aumentar la inversión dirigida a acabar con el tabaquismo. Para hacerlo propone una cifra de 1,68 dólares per cápita “invertidos en intervenciones integrales para dejar de fumar [con medicamentos] durante un período de 10 años (2021-2030)”. Según las estimaciones que hacen, esta inversión daría como resultado que 152 millones de personas dejen de fumar y que se salvaran 2,7 millones de vidas para 2030.

¿Quiénes podrán ser miembros del Consorcio? De acuerdo con la OMS, “las siguientes entidades pueden ser miembros del Consorcio: organizaciones intergubernamentales; ONGs; entidades del sector privado organizadas a través de distritos electorales o asociaciones comerciales internacionales; fundaciones filantrópicas e instituciones académicas y de investigación”.

¿Más de lo mismo?

A pesar de las buenas intenciones que manifiesta la OMS con la creación del Consorcio, quedan abiertas muchas preguntas acerca de su compromiso real con la cesación del tabaquismo.

Lo que propone parece ser extender aun más las estrategias que ha venido usando durante décadas, a pesar de sus resultados insuficientes. Mientras tanto, las nuevas tecnologías, como los cigarrillos electrónicos, y la reducción de daños brillan por su ausencia. ¿Será esta una omisión o más bien una advertencia del rumbo que seguirá la OMS en su lucha contra el tabaco?

En cualquier caso, no cabe duda de que es hora de que la OMS amplíe su visión y empiece a considerar nuevas alternativas que le ayuden a avanzar de manera significativa en su propósito de ayudar a los fumadores del mundo a abandonar el tabaquismo. 

Fuente: WHO Director-General approves tobacco cessation consortium


Este artículo es una publicación original. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorLa proyección narcisista de la Secretaría de Control del Tabaco de la OMS
Artículo siguienteOportunidad: convocatoria final para el próximo THRSP
Somos un equipo comprometido con brindar información sobre el vapeo y la reducción de daños del tabaquismo a todo el público iberoamericano. Amamos y defendemos el vapeo y queremos llevar a todo nuestro público información diversa y veraz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here