Desinformación deplorable sobre el vapeo en el Daily Mail

Desinformación despreciable sobre vapeo en el Daily Mail
Foto: pixelrobot | Adobe Stock | Adaptación: Vaping Today

Después de que el gobierno de Inglaterra anunciara la posibilidad de que los cigarrillos electrónicos estuvieran disponibles con receta (algo que siempre ha sido una opción), los periodistas buscaron voces antivapeo para dar un punto de vista alternativo.

Como es costumbre en este tipo de situaciones, los dinosaurios de la “salud pública” de Inglaterra, Martin McKee y Simon Capewell, fueron invitados a soltar sus tonterías. Ambos son protagonistas en este artículo del Sunday Times, y Capewell consiguió un artículo de opinión completo para sí mismo en el Daily Mail. Sin embargo, casi todas sus palabras son falsas.

“El anuncio de Sajid Javid de que el Departamento de Salud está allanando el camino para que se receten cigarrillos electrónicos en el NHS de Inglaterra es profundamente preocupante. (…) Sí, todavía hay 6,1 millones de fumadores en Inglaterra y, aunque el tabaquismo sigue siendo la principal causa de muerte evitable, debemos redoblar nuestros esfuerzos para abordar este problema. (…) Pero como científico que ha dedicado 30 años a la investigación en salud pública, particularmente en lo que respecta a las enfermedades cardíacas, el tabaquismo y la dieta, puedo asegurarle al secretario de Salud que los cigarrillos electrónicos no son la respuesta. (…) Peor aún, generarán una serie de otros problemas de salud”.

No se proporciona ninguna evidencia de esta “serie de otros problemas de salud”. Ni siquiera dice lo que cree que son. 

“Cuando el vapeo despegó por primera vez hace siete años, estaba abierto a la idea de que podría ayudar a reducir el tabaquismo”.

Despegó antes de 2014, aunque fue entonces cuando supuestos expertos como Capewell y McKee finalmente comenzaron a prestar atención a una de las mayores innovaciones en salud pública del siglo. Cualquiera que recuerde sus intervenciones en ese momento encontrará muy difícil de creer que Capewell estuviera abierto a cualquier otra idea que no fuera prohibirlas.

“Pero con la creciente evidencia de los daños que puede causar el vapeo, me preocupa cada vez más el entusiasmo incondicional de algunos organismos de salud pública cuyo primer deber es protegernos”.

¿Dónde está esta ‘evidencia creciente’? Por desgracia, no lo dice porque no existe.

“Tras un informe de 2016 de la Organización Mundial de la Salud sobre los riesgos para la salud que plantean los cigarrillos electrónicos, países como China e India prohibieron o restringieron severamente su venta”.

Dos países que tienen monopolios estatales del tabaco. ¡De lujo!

“Inglaterra está en una situación peligrosa. Los funcionarios aquí se han enamorado de las afirmaciones exageradas del lobby provapeo y están ignorando los riesgos para la salud. La afirmación principal de que los cigarrillos electrónicos son una gran ayuda para dejar de fumar es incorrecta”.

Los ensayos controlados aleatorios, los estudios observacionales y los estudios ecológicos han encontrado consistentemente que el vapeo es más efectivo que el abandono total y repentino, los placebos y la terapia de reemplazo de nicotina. Un hallazgo sorprendente es que vapear es efectivo incluso cuando los fumadores no tienen la intención de dejar de fumar.

“Si eso fuera cierto, ¿por qué las corporaciones tabacaleras multinacionales presionarían tanto el vapeo?”.

Porque venden cigarrillos electrónicos, obviamente.

“Los ‘cigarrillos electrónicos’ son un medio para atraer a nuevos fumadores, como explicaré”.

Pero no explica. En cambio, dice:

“Los cigarrillos electrónicos son, de hecho, una de las herramientas para dejar de fumar menos efectivas, ya que representan solo alrededor del 10 por ciento de las personas que dejan de fumar a largo plazo en el Reino Unido”.

La mayoría de las personas que dejaron de fumar lo hicieron antes de que los cigarrillos electrónicos estuvieran en el mercado. No es complicado.

“Muchos de los que intentan dejar de fumar mediante el vapeo continúan usando tanto cigarrillos electrónicos como cigarrillos combustibles. Este es un gran beneficio para las empresas tabacaleras. La mayoría de los 3 millones de vapeadores del Reino Unido que todavía fuman no tienen planes de dejar de fumar”.

No hay tres millones de vapeadores que sigan fumando. Hay tres millones de vapeadores. Dos tercios de ellos son exfumadores.

“A continuación, abordemos la afirmación de la industria de que los cigarrillos electrónicos son un 95 por ciento menos dañinos que los cigarrillos combustibles, una cifra que no se basa en ninguna evidencia sólida que yo sepa. Sin embargo, PHE recogió esta cifra falsa”.

No es una ‘afirmación de la industria’. Esta es una mentira difamatoria propagada por Capewell y McKee. Tanto Public Health England como el Royal College of Physicians llegaron de forma independiente a la cifra del 95% como la estimación más conservadora del daño. Debería actualizarse al 99,5% o lo que la ciencia sugiera que sea más plausible.

“Evidencia más sólida estima que, en el mejor de los casos, los cigarrillos electrónicos son un 50% menos dañinos”.

Completa tontería. Nunca escuché mencionar esta figura ni siquiera por lunáticos antivapeo en los EE. UU. Como siempre, no se proporciona ninguna referencia. Si los cigarrillos electrónicos fueran un 50% más dañinos que fumar, estarían matando a decenas de miles de personas cada año. De hecho, que yo sepa, nunca se les ha implicado de manera creíble como la causa de la muerte de una sola persona en el Reino Unido.

“Los defensores de los cigarrillos electrónicos dicen que “no hay evidencia” de daño a largo plazo. De hecho, hay mucha evidencia”.

No dicen eso. Dicen que los cigarrillos electrónicos son mucho más seguros que fumar. Los maniáticos como Capewell responden diciendo que no conocemos los efectos a largo plazo, lo cual es trivialmente cierto ya que no han existido durante el tiempo suficiente. Ahora Capewell está diciendo que tenemos evidencia sobre los efectos a largo plazo. ¿Cómo? ¿Qué son?

Por desgracia, Capewell una vez más falla en dar más detalles.

“La nicotina es muy adictiva, mientras que el sobrecalentamiento de los más de 100 aromas que se utilizan en los cigarrillos electrónicos para disfrazar el sabor de la nicotina y producir vapor puede generar sustancias químicas nocivas, muchas de las cuales se encuentran en el humo de los cigarrillos combustibles”.

Como usuario de líquido de vapeo sin sabor, puedo asegurarle que la nicotina realmente no sabe a nada. No sé qué se supone que significa “sobrecalentamiento”, pero los “productos químicos” se calientan a una temperatura mucho más baja que el tabaco en los cigarrillos y, lo que es más importante, no hay combustión y, por lo tanto, no hay humo. Existe mucha evidencia toxicológica que sugiere fuertemente que esto hace que los riesgos sean órdenes de magnitud más bajos que los de fumar, todo lo cual Capewell ignora y probablemente nunca se ha molestado en leer.

“Las investigaciones muestran que los cigarrillos electrónicos pueden ser incluso más adictivos que los cigarrillos combustibles, razón por la cual el uso de aromatizantes enfocados en los jóvenes, como el chicle, es tan espantoso”.

Por el contrario, la evidencia muestra que los cigarrillos electrónicos son menos adictivos que los “cigarrillos encendidos”.

“La nicotina presenta un riesgo particular para los jóvenes porque interrumpe el desarrollo de conexiones cerebrales cruciales”.

La gente ha estado usando nicotina durante siglos sin que se observe este daño cerebral. Nunca se planteó un problema con el tabaquismo entre los jóvenes o las personas mayores. En la medida en que la nicotina ‘interrumpe’ las ‘conexiones cerebrales’, no parece hacerlo de una manera que cause ningún problema.

“Personalmente, dudo mucho que los fabricantes de cigarrillos electrónicos presenten sus productos pronto para la aprobación médica del Reino Unido”.

Probablemente sea cierto. Capewell tardó todo un artículo en decir algo que no es una mentira, pero al final lo logró. Sé que este es un artículo de opinión en un periódico, no un artículo de revista, pero ¿no debería haber sido sujeto a alguna verificación de hechos antes de su publicación?


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Publicación original: Contemptible misinformation about vaping in the Daily Mail. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anterior“Detrás de la Nube”: un documental latinoamericano sobre vapeo
Artículo siguienteEl vapeo y tu derecho a consumir
Escritor e investigador del Instituto de Asuntos Económicos del Reino Unido, Christopher Snowdon es especialista en materias afines a las libertades sociales, la prohibición y la evidencia basada en políticas, editor del Nanny State Index y autor de seis libros: 'Polemics' (2020), 'Killjoys' (2017), 'Selfishness, Greed and Capitalism' (2015), 'The Art of Suppression' (2011) , 'The Spirit Level Delusion' (2010) y 'Velvet Glove, Iron Fist' (2009).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here