Cigarrillos electrónicos recetados en el sistema público de salud: reacción de los expertos

Cigarrillos electrónicos recetados en el Sistema Público de Salud: la reacción de expertos
Foto: Alessandro Capuzzo | Adobe Stock

Varios especialistas se han pronunciado sobre el comunicado de prensa del Departamento de Salud y Atención Social (DHSC) que establece que los cigarrillos electrónicos podrían recetarse en el sistema de salud pública de Inglaterra para ayudar a las personas a dejar de fumar productos de tabaco. A continuación algunas de las declaraciones.

La profesora Linda Bauld de la cátedra Bruce y John Usher de Salud Pública de la Universidad de Edimburgo dijo:

“Esta es una excelente noticia. Si bien existe una buena evidencia de que los cigarrillos electrónicos disponibles como productos de consumo pueden ayudar a los fumadores a dejar de fumar, también sabemos que hasta uno de cada tres fumadores en el Reino Unido no ha probado estos dispositivos. A los fumadores les preocupa la seguridad y las percepciones erróneas sobre los riesgos relativos de los cigarrillos electrónicos en comparación con el tabaco. Para algunos, el costo también se percibe como una barrera. La opción de tener dispositivos aprobados que puedan recetarse tranquilizaría a los fumadores sobre los riesgos relativos y también ayudaría a llegar a los menos capaces de pagar los cigarrillos electrónicos.

“El tabaquismo sigue siendo la principal causa prevenible de desigualdades en la salud, por lo que cualquier cosa que podamos hacer para ayudar a los fumadores menos ricos, en particular, a dejar de fumar es un paso en la dirección correcta”.

John Britton, profesor emérito de epidemiología de la Universidad de Nottingham, dijo:

“Tener un cigarrillo electrónico con licencia médica disponible para prescripción médica sería un avance importante, por lo que cualquier movimiento de la MHRA para hacerlo más probable es bienvenido. Sin embargo, los fabricantes de cigarrillos electrónicos han tenido la opción de solicitar una licencia de medicamento a la MHRA durante años, pero los costos de cumplimiento de las regulaciones de medicamentos han sido prohibitivos y aún no ha salido al mercado. Es por eso que se necesita urgentemente un sistema regulatorio personalizado para todos los productos de nicotina que permita el acceso al mercado y el respaldo de los profesionales de la salud en proporción inversa al peligro para la salud. De lo contrario, el tabaco seguirá siendo la opción predeterminada de los más de seis millones de fumadores en el Reino Unido”.

Robert West, profesor de psicología de la salud del Departamento de Ciencias del Comportamiento y Salud, UCL, dijo:

“Desde la llegada de los cigarrillos electrónicos, el Reino Unido ha adoptado un enfoque equilibrado, reconociendo su uso potencial para ayudar a los fumadores a dejar de fumar y, al mismo tiempo, garantizando que no se comercialicen entre los jóvenes que aún no son fumadores. Existe una fuerte evidencia de que este enfoque ha tenido éxito, aumentando el número de fumadores que dejan de fumar con una utilización insignificante de los cigarrillos electrónicos por parte de los no fumadores. Los fumadores ya pueden obtener cigarrillos electrónicos en algunos servicios para dejar de fumar y esta medida podría ampliar el acceso a los cigarrillos electrónicos.

“Sin embargo, los obstáculos regulatorios que deben superarse para obtener la licencia de un producto siguen siendo enormes y no estoy seguro de que ningún fabricante de cigarrillos electrónicos que sea independiente de la industria tabacalera tenga los recursos para superar estos obstáculos. Esto podría conducir muy fácilmente a una situación en la que se puedan recetar cigarrillos electrónicos de las compañías tabacaleras con una eficacia limitada, mientras que otros mucho mejores no. En mi opinión, ningún proveedor de atención médica debería recetar un cigarrillo electrónico producido por una empresa tabacalera.

El profesor Peter Hajek, director de la Unidad de Investigación de la Dependencia del Tabaco de la Universidad Queen Mary de Londres (QMUL), dijo:

“Tengo una visión ambivalente de esto. Por un lado, la iniciativa proporciona un mensaje positivo de que los cigarrillos electrónicos son mucho menos riesgosos que fumar y ayudan a los fumadores a dejar de fumar. Por otro lado, no estoy seguro de que la licencia médica de los cigarrillos electrónicos sea una buena idea, ya que es probable que solo la industria tabacalera pueda hacer frente a los costos que conlleva la licencia médica, y es posible que solo quiera productos que no pongan en peligro su negocio principal. Es más probable que los fumadores se beneficien de los cigarrillos electrónicos si pueden seleccionar los sabores, las concentraciones y los productos que les gustan, en lugar de limitarse a lo que obtenga la licencia. Tampoco parece necesario que el NHS pague por algo que los fumadores están felices de comprar.

“En general, parecería más fácil simplemente recomendar productos existentes que están bien regulados por las regulaciones de protección al consumidor. Ahora hay suficiente evidencia disponible de que estos productos son efectivos y reducen drásticamente los riesgos de fumar.

Jacob George, profesor de medicina cardiovascular y terapéutica de la Universidad de Dundee, dijo:

“Esta es una noticia muy bienvenida para millones de personas que están tratando de dejar de fumar cigarrillos. La evidencia de los ensayos clínicos sugiere que es más eficaz que los parches de nicotina para dejar de fumar y tiene efectos positivos en los vasos sanguíneos cuando los fumadores de tabaco cambian a los cigarrillos electrónicos”.

Alan Boobis, profesor emérito de toxicología en el Imperial College de Londres y presidente del Comité de Toxicidad del Reino Unido, dijo:

“Creo que en cualquier discusión sobre salud pública es importante incluir una evaluación objetiva del daño potencial. En el debate sobre el uso de cigarrillos electrónicos, el Comité de Toxicidad ha evaluado el riesgo relativo del vapeo. Creo que es justo decir que usar un cigarrillo electrónico que cumpla con los estándares actuales del consumidor será mucho menos dañino que fumar cigarrillos. Los fumadores que intentan dejar de fumar pueden probar el vapeo sin esperar a que salga a la venta un producto con licencia médica antes de hacerlo. Sin embargo, los productos de vapeo con licencia deberán cumplir con un estándar definido establecido por el regulador de medicamentos, la MHRA, y a cambio estarán disponibles para que los médicos prescriban a sus pacientes, lo que será un importante paso adelante.


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Publicación original: Expert reaction to Department of Health press release ‘e-cigarettes could be prescribed on the NHS in world first’. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorNubarrones por las calles de Ginebra
Artículo siguienteEl Reino Unido enviará un mensaje poderoso al permitir recetar el vapeo
Somos un equipo comprometido con brindar información sobre el vapeo y la reducción de daños del tabaquismo a todo el público iberoamericano. Amamos y defendemos el vapeo y queremos llevar a todo nuestro público información diversa y veraz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here