El vapeo: ¿una ‘vacuna’ contra el tabaquismo?

¿Una ‘vacuna’ contra el tabaquismo?
Foto: Adobe Stock | adaptación: Vaping Today

El Dr. John Oyston explica que el tabaco mata el doble de personas que la COVID y que vapear es una forma eficaz de dejar de fumar. Desafortunadamente, el establecimiento médico ve el vapeo como una amenaza, ha dicho mentiras sobre él y sobreestimó su riesgo, tal como hacen los antivacunas.

El médico anestesiólogo John Oyston, con más de 40 años de experiencia en salas de cirugía, explica cómo una industria con más de 100 años de existencia continúa matando a sus “clientes” en cantidades muy superiores a las presentadas hasta la fecha por la COVID-19. 

Con niveles históricamente bajos, refiriéndose a la caída en el consumo de tabaco entre los jóvenes norteamericanos, Oyston señala que el vapeo no es una ruta para el futuro consumo de cigarrillos. Al contrario, es una alternativa integral contra el tabaquismo. Vapear es mucho más seguro que fumar y es poco probable que los adolescentes que lo hacen fumen, lo que puede ser la razón por la que los niveles de tabaquismo en los adolescentes se encuentran en niveles históricamente bajos, afirma.

Sin embargo, estas cifras no parecen ser suficientes para algunas organizaciones. Las noticias falsas y la desinformación son parte de sus razones para generar zozobra en los lectores. El vapeo es una opción adicional para la cesación que aún no es tomada con la suficiente seriedad, gracias a la reticencia de organizaciones médicas.

El tabaquismo es más letal que la COVID-19

El Dr. Oyston muestra las alarmantes cifras comparativas entre los fallecidos por COVID y por tabaquismo. En un panorama general, las muertes por COVID registradas hasta la fecha no superan el 50% de las causadas por tabaquismo en el mismo periodo de tiempo en todo el mundo.  

De esas mismas muertes por COVID, la mitad son de personas con más de 85 años, mientras que por tabaquismo la mitad son de menores de 70 años. Ahora bien, el virus no causa sufrimiento en el paciente por más de 5 semanas, mientras que los estragos del tabaquismo pueden durar décadas, provocar amputaciones, enfermedades cardiovasculares y, en general, mermar el bienestar y la calidad de vida del fumador. 

He pasado 40 años en la sala de cirugía, trabajando como médico anestesiólogo, compartiendo este espacio con colegas cirujanos tratando de salvar el corazón del paciente, (…) amputando pulmones puesto que no son funcionales, resultado de esta experiencia (tabaquismo), menciona el Dr. Oyston. También recalca el papel de buena parte de la industria tabacalera, que, con pocas excepciones, sigue operando igual tras 100 años de existencia. “Si usted mata a una persona, es asesinato; si son 20 mil, es otro días más trabajando en la industria tabacalera mundial”, conlcuye.

Vapeo vs. Cigarrillo

La nicotina, compuesto activo presente en el tabaco, es supremamente adictiva para algunas personas. Este hecho complica las estrategias de cesación tabáquica y lleva a un posible abandono de las alternativas convencionales, como chicles, parches y medicamentos. 

Instituciones como Health Canada y la FDA de Estados Unidos clasifican al vapeo como parte de los productos de tabaco, aunque no haya material vegetal. Contrariamente, Public Health England reafirma que el vapeo es 95% menos nocivo que el cigarrillo, y la National Academy of Sciences, Engineering and Medicine afirma que “hay evidencia concluyente de que sustituir el cigarrillo por el vapeo reduce la exposición del fumador a muchos tóxicos y carcinógenos presentes en el cigarrillo de combustión”.

Con un ilustrativo experimento, el youtuber Chris Notap demuestra la diferencia entre el consumo de cigarrillo por combustión y el vapeo. Con dos pulmones simulados mediante dos contenedores de muestra que el cigarrillo oscurece el vidrio con una capa negra y viscosa, mientras el vapeo es completamente transparente y sin residuos.

Los adolescentes que vapean, son menos propensos a fumar debido a que el vapeo es más agradable, explica el Dr. Oyston. También da un listado donde compara las ventajas del vapeo frente al cigarrillo. Por ejemplo: los dispositivos de vapeo son fáciles de esconder, económicos, tienen olor agradable y muchos sabores. Estos factores son determinantes en la preferencia juvenil por el vapeo. 

De hecho, la cantidad de fumadores adolescentes viene disminuyendo desde inicios del siglo XXI. Al entrar en escena, el vapeo aceleró aun más el rechazo por el cigarrillo. En este momento el nivel de consumo de cigarrillo en adolescentes norteamericanos es históricamente bajo.

Desinformar como método para persuadir

Las campañas en contra del vapeo suelen estar acompañadas de estudios, información y datos inexactos o falsos. Campaign for tobacco-free kids es uno de estos casos. A pesar de los datos existentes, acusan al vapeo de echar para atrás décadas de trabajo en contra del tabaquismo. 

En contraste, Inglaterra ha brindado un apoyo absoluto al vapeo, ofreciéndolo como alternativa para la terapia de cesación y promoviendo su consumo desde instituciones públicas de salud. Usar un vaporizador como sustituto o como herramienta para dejar el cigarrillo implica que el usuario no necesite directamente un profesional de la salud u otros productos como parches o chicles. Facilita el acceso y podría garantizar que todos tengan un acceso informado y sencillo.

Por ese motivo el vapeo se ha convertido en una amenaza para las grandes farmacéuticas . En 2008 en el Reino Unido se presentaron más de 2 millones de prescripciones médicas de farmacoterapia de cesación. Diez años después, con el mercado del vapeo en juego, solo se prescribieron 740.000 recetas.  

La fundación Robert Wood de Johnson & Johnson hace cuantiosas donaciones a entidades de salud e iniciativas antitabaco como Tobacco-free Kids y la American Lung Association, que hacen campañas muy fuertes en contra del vapeo en territorio norteamericano. La Organización Mundial de la Salud, en las filas antivapeo, ha presentado información tergiversada, errónea y desestimando evidencia científica verás.

El Dr. Oyston señala que el vapeo sufre ataques desde varios lugares. Las advertencias médicas pasan a convertirse en noticias falsas. Se denuncia la presencia de anticongelante en los líquidos (se usa propilenglicol; etilenglicol no se usa porque es altamente tóxico), la explosión de los aparatos (el riesgo de incendio por fumar en la cama es mayor) o la presencia de metales pesados. Un claro ejemplo de esta desinformación es el caso de los cartuchos de destilado de cannabis en los que se encontró acetato de vitamina E como agente cortante y que fue hábilmente manipulado para manchar al vapeo. 

El médico estadounidense sugiere que el vapeo no difiere mucho de las vacunas contra la COVID. No sabemos sus efectos a largo plazo ni existen estudios sobre el tema, pero tenemos suficiente material científico y médico para saber que es seguro.

Sin tabaco para 2035, pero con vapeo

35% by 2035” es una campaña citada por el Dr. Oyston. Su objetivo es la reducción del tabaquismo hasta el 5% para el año 2035. Sin embargo, esta política no podrá cumplirse sin ayuda del vapeo, ya que los datos de proyección apuntan a no menos del 9% de tabaquismo para 2034. 

En ese sentido, recalca la importancia que tendrían las tiendas de vapeo gracias a su conveniencia, pues están disponibles para el público adulto, no necesitan de una cita previa y generalmente sus vendedores son usuarios y tienen experiencia en cesación con vaporizadores. Además, estos dispositivos son más económicos que los medios alternativos de cesación, lo que podría ser un incentivo en países con una infraestructura pobre en terapias de este tipo. 

A pesar de esta posibilidad, se deben mejorar algunas cosas. Por ejemplo, debe haber una correcta formación de los vendedores para que tengan conocimientos suficientes que les permitan asesorar una ruta de cesación. Este recurso ya se usa en Francia para brindar un acceso informado a los clientes. 

En su opinión, el cuerpo médico y las farmacias también deben tener la facultad de prescribir un vaporizador como alternativa al tabaquismo. Incluso, el gobierno debería apersonarse del problema y brindar una cobertura para ellos en su plan de drogas. Todo esto con el objetivo de brindar un acceso seguro e informado para garantizar la salud de los ciudadanos.  

Fuente: VapingVaccineForTobacco


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorLlevando a todos a la mesa de negociación del tabaco
Artículo siguienteGuía definitiva para la limpieza de equipos de vapeo
Somos un equipo comprometido con brindar información sobre el vapeo y la reducción de daños del tabaquismo a todo el público iberoamericano. Amamos y defendemos el vapeo y queremos llevar a todo nuestro público información diversa y veraz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here