¿Qué es el CBD y cuáles son sus beneficios?

¿Qué es el CBD y cuáles son sus beneficios?
Foto: Adobe Stock

El cannabis es una planta que ha acompañado al hombre durante milenios. Sus fibras ataron caminos por tierra y mar, y sus propiedades psicotrópicas y medicinales se usaron desde China hasta las Américas. Fue prohibida y menospreciada desde mediados del siglo XX, pero ahora en el siglo XXI esta planta se apodera de las industrias farmacéutica, cosmética y “del bienestar”. Sin embargo, un cannabinoide destaca sobre los demás: el cannabidiol.

La planta milenaria

Las plantas Sativa e Índica son dos especies del género Cannabis. Marihuana y cáñamo, psicoactiva y no psicoactiva respectivamente, tienen su origen en la cordillera de los Himalayas y se han distribuido por todo el mundo desde tiempos muy remotos. Tienen una asombrosa capacidad de acondicionarse a climas y alturas diversas. Esto las ha convertido en algunas de las plantas domesticadas más usadas de la historia. Además, su uso medicinal es milenario, con registros antiquísimos para el uso como analgésico, relajante, somnífero, ansiolítico y también para ejercicios místicos y de meditación.

Se han registrado hasta la fecha más de 113 cannabinoides distintos, pero no son más de 70 los que se han estudiado y tienen hoy una descripción de sus cualidades y características para usar en farmacología. El THC o delta-9-Tetrahidrocannabinol es tal vez el cannabinoide más popular. Se le atribuye parte del efecto psicoactivo de la planta. Sin embargo, otro cannabinoide y antagonista del THC se ha robado la atención debido a sus propiedades, entre las cuales se incluye no tener un efecto psicoactivo marcado, lo que lo convierte en una opción natural que puede usar cualquier persona, e incluso nuestras mascotas.

El cannabidiol, o CBD, se puede encontrar ahora en un sinnúmero de productos, desde gotas sublinguales y bebidas carbonatadas hasta shampoo y sales de baño.

Cannabidiol

El CBD está presente en mayor cantidad en plantas de cáñamo, que generalmente poseen una muy baja cantidad de otros cannabinoides psicoactivos. Pero esto no es una ley, pues ahora existen cepas que son resultado de cruces selectivos con altísimo contenido de cannabinoides, superiores al 20% por volumen.

Para entender un poco el origen del CBD hay que comprender que este se encuentra generalmente en toda la planta, pero cambia su concentración según el lugar. La menor concentración se da en tallos y hojas, y aumenta radicalmente en sus infloraciones, pues de ellas surge una resina ligera que contiene altas concentraciones de cannabinoides y terpenos. Estos últimos son los causantes de los ricos aromas de la planta.

Es preciso aclarar que lo que se encuentra en la planta en dichas cantidades es el precursor químico, ácido cannabidiolico o CBDa, que debe pasar por un proceso de descarboxilación para obtener CBD. Esto se logra, por ejemplo, cuando se vaporizan flores secas o se preparan comestibles.

Recomendado por la OMS

El CBD es legal en muchos países a nivel mundial, se administra de maneras diversas y se adapta al gusto del paciente. Gracias a sus propiedades ha tomado mucha popularidad: reduce el estrés, regula el sueño, baja eficaz y rápidamente los niveles de ansiedad sin generar somnolencia, reduce las náuseas e incluso se han encontrado aplicaciones médicas anticarcinogénicas, demostrando que en el cáncer de mama induce a la apoptosis de las células cancerígenas. Ha demostrado también ser muy efectivo para tratar la epilepsia y detener las convulsiones. De hecho, en 2017 la Organización Mundial de la Salud al CBD como “seguro y no adictivo”.

La industria del vapeo no es ajena a su uso. De hecho, ha presentado diferentes formas de administración, siempre buscando la reducción de riesgos. Líquidos de 60 ml con concentraciones que van desde los 100 mg hasta los 5.000 mg, sin nicotina, claro. Una de las ventajas que ofrece el vapeo sobre, por ejemplo, un vaporizador herbal o un “porro”, es la de regular la dosis dependiendo de la concentración de CBD en el líquido. 500 mg en 60 ml son aproximadamente 8,3 mg por mililitro, y una vaporada representaría alrededor de 0,10mg por calada.

Adicionalmente, la absorción dentro del sistema circulatorio es mucho más eficaz y segura. Tener un líquido de CBD dentro de nuestras opciones es una gran alternativa para comenzar el proceso de cesación de la nicotina, pues es una alternativa natural para controlar la ansiedad y el estrés que puede causar la falta de nicotina en el organismo. 

Vaporizadores herbales, un HNB dedicado

El propósito es siempre beneficiarse de la alternativa que menos riesgos o daños represente. En ese caso, los comestibles serían la mejor opción. Su acción dentro del cuerpo es de larga duración, entre 3 a 12 horas dependiendo de la dosis, aunque tardan más tiempo en ser metabolizados por el organismo: entre 45 minutos y 2 horas. En contraste, los vaporizadores ofrecen una administración con un efecto casi inmediato, de entre 3 y 15 minutos, pero con una duración de entre 2 y 4 horas.

Existen en el mercado dispositivos HNB (calientan, no queman) dedicados a vaporizar las flores de cannabis, convirtiéndolas en una alternativa mucho menos nociva y sorprendentemente más eficaz que quemar un “porro”, pues muchos permiten controlar la temperatura grado a grado, produciendo una descarboxilación y una vaporización de los cannabinoides mucho más precisa y limpia.

Todos los cannabinoides tienen un punto de ebullición diferente, algunos muy distanciados entre sí. Sin embargo, el CBD y el THC se encuentran listados con una diferencia de solo 3 grados Celsius, 160°C y 157°C respectivamente, aunque el CBD está en un rango sin consenso, entre los 160°C y los 180°C. 

En un e-líquido el CBD presente ya está “activado” y listo para ser efectivo en el cuerpo, pues generalmente son fabricados con cristales de alta pureza o destilados. La temperatura que alcanzan las resistencias es más que suficiente. Sin embargo, es recomendable usar estos líquidos con voltajes no superiores a 3,4 V para evitar una degradación del CBD pero obtener un vapor suave y abundante. 

Mientras que al establecer una temperatura adecuada para vaporizar el CBD también entra en juego el THC, los vaporizadores HNB son una herramienta óptima para el usuario medicinal. Esto se debe a que mientras los compuestos aislados (isolate), como los e-líquidos de CBD 99,6%, ofrecen las bondades limitadas de ese compuesto, un dispositivo HNB se puede usar para administrar compuestos de espectro amplio (broad spectrum) y completo (full spectrum). Esto produce el efecto séquito, que potencia las cualidades que se manifiestan cuando se mezclan en distintas proporciones todos los cannabinoides presentes en la planta.

Por ejemplo, la combinación de CBD y THC en iguales proporciones potencia el efecto sedante y analgésico. Si se grega un poco de CBN, cuyo punto de vaporización es de 185°C y su efecto es narcótico, sedante y analgésico muy fuerte, se obtiene un efecto completo que suele ser muy efectivo para el control del dolor crónico neuropático, por ejemplo. Los terpenos, flavonoides y terpenoides también juegan un papel importante debido a sus características. El mirceno, el car-iofileno y el linalool suelen ser los más comunes.

Por lo anterior, es recomendable configurar el HNB con una temperatura entre los 175°C y 195°C y una duración máxima de 15 minutos. De hecho, realizar una sesión con temperaturas escalonadas y divididas por tiempo puede ayudar a aprovechar de mejor manera los compuestos presentes en la flor. 

El CBD es definitivamente una alternativa muy saludable y estable para nuestro cuerpo. Es legal, no es psicoactivo, trae muchos beneficios y ninguna contraindicación, pues dentro de nuestro organismo tenemos un sistema específico para los cannabinoides: el sistema endocanabinoide, encargado de regular muchos procesos, incluyendo conexiones intraneuronales y la regulación del apetito.

Y el vapeo es definitivamente un opción ideal para suministrar CBD y, por qué no, para quienes necesitan o desean empezar a abandonar la nicotina.


Este es un articulo original de Vaping Today. Las opiniones expresadas en este articulo son responsabilidad exclusivas del autor. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anterior¿Cigarrillos electrónicos por encima del ébola? La OMS perdió la mano
Artículo siguienteNuevas evidencias vinculan la desinformación sobre el vapeo y la “EVALI” con aumento del consumo de cigarrillos
Carlos Miguel López es miembro del equipo editorial y corresponsal en América Latina para The Vaping Today, comunicador social-editor de la Pontificia Universidad Javeriana, fotógrafo y emprendedor en Flavorchaser Handcrafted E-liquid, GreenQueen y Bicannans.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here