Los nuevos prohibicionistas

Los nuevos prohibicionistas
Foto: pbs.org

Los grupos antivapeo y sus aliados políticos quieren prohibir los cigarrillos electrónicos con sabor. Hay mejores opciones. Es casi seguro que la prohibición de las sustancias que la gente desea, especialmente las adictivas, generará consecuencias negativas y no deseadas.

En el epílogo de Last Call: The Rise and Fall of Prohibition [Última llamada: surgimiento y caída de la Prohibición], la viva y profundamente investigada historia de la prohibición de Daniel Okrent, él escribe:

“En casi todos los aspectos imaginables, la Prohibición fue un fracaso. Alentó la criminalidad e institucionalizó la hipocresía. Privó al gobierno de ingresos, despojó de los engranajes del sistema político e impuso profundas limitaciones a los derechos individuales. Fomentó una cultura de soborno, chantaje y corrupción oficial”.

Lo mismo podría decirse de la guerra contra las drogas de 50 años, que ha sido perseguida con entusiasmo por todos los presidentes desde Nixon. No importa que la guerra contra las drogas tenga sus raíces en el racismo y la xenofobia, y que se sustenta en mentiras. Afectó mucho a los afroamericanos y a la gente pobre, y ayudó a que Estados Unidos se convirtiera en el líder mundial en encarcelamiento. Fomentó cárteles de drogas violentos, al tiempo que mantuvo los químicos psicodélicos con el potencial de curar lejos de aquellos que podrían haberse beneficiado de su uso.

El caso de los cigarrillos electrónicos

Entonces, ¿por qué la gente quiere prohibir los cigarrillos electrónicos? ¿O cigarrillos electrónicos con sabor? ¿Los guerreros antitabaco como la Campaign for Tobacco-Free Kids, la Truth Initiative y sus aliados políticos han olvidado la historia?

Esta pregunta no sugiere que las prohibiciones de los cigarrillos electrónicos o los cigarrillos mentolados tengan el impacto de la Prohibición o la guerra contra las drogas. Pero es casi seguro que la prohibición de las sustancias que la gente desea, especialmente las adictivas, generará consecuencias negativas y no deseadas.

En el caso del vapeo, la consecuencia negativa más importante probablemente será un aumento en el tabaquismo, que sigue siendo la principal causa de muerte evitable en el mundo. La gran mayoría de los investigadores del tabaco están de acuerdo en que vapear, aunque no es absolutamente seguro, es más seguro que fumar tabaco combustible.

Esta es la razón por la que las prohibiciones parciales o totales de vapeo, que han sido promulgadas por cinco estados y numerosas ciudades, tienen poco sentido, especialmente a medida que se acumula evidencia de que los cigarrillos electrónicos ayudan a los adultos a dejar de fumar. Mientras tanto, los desarrollos recientes sugieren que una combinación de regulación y persuasión puede limitar el acceso de los jóvenes a los vaporizadores. Esta historia analizará la investigación que apunta a un camino a seguir para los cigarrillos electrónicos que, al menos en teoría, podría satisfacer a todas las voces, excepto a las más intransigentes en ambos lados del gran debate sobre el vapeo.

Buenas noticias para quienes fuman y vapean

La primera es un estudio publicado en The Lancet Public Health de un grupo de investigación que incluye a Thomas Brandon, director del Programa de Intervención e Investigación sobre el Tabaco del Moffitt Cancer Center en Tampa, FL. Brandon y sus colegas reclutaron a unas 2.900 personas que fumaban y vapeaban (se les llama usuarios duales) y las dividieron en tres grupos. A un grupo se le enviaron folletos mensuales o panfletos con consejos diseñados específicamente para ayudar a los usuarios duales a dejar de fumar. A un segundo grupo se le envió un consejo genérico para dejar de fumar, también una vez al mes. El resto se quedó solo.

El estudio fue el primero en probar una intervención dirigida a usuarios duales. “En el momento en que comenzamos el estudio, el temor era que los usuarios duales se quedaran atrapados en el uso dual para siempre”, dijo Brandon al podcast de cigarrillos electrónicos Let’s Talk del grupo Cochrane Tobacco Addiction. “Ese no parece ser el caso. Eso es realmente una buena noticia”.

Los fumadores a los que se les envió material dirigido a usuarios duales dejaron de fumar a una tasa ligeramente mayor que los demás. Es bueno saberlo porque las cartas o los correos electrónicos son una intervención de costo relativamente bajo que, al parecer, puede ayudar a las personas a dejar de fumar.

Más importante, sin embargo, es el hallazgo de que después de dos años, alrededor del 42 por ciento de todos los usuarios duales en el estudio había dejado de fumar durante un mínimo de siete días.

“Esa es una tasa bastante alta”, dijo Brandon. De hecho, lo es: la tasa de abandono de los fumadores que usan cigarrillos electrónicos se compara favorablemente con la de aquellos que intentan dejar de fumar con terapias de reemplazo de nicotina (TRN) aprobadas por la FDA y otros tratamientos para dejar de fumar.

Otra evidencia apunta en el mismo sentido. El mes pasado, Addiction publicó los resultados de un pequeño ensayo controlado aleatorio que buscaba determinar cómo se comparan los cigarrillos electrónicos con el tratamiento de reemplazo de nicotina. Investigadores británicos dividieron en dos grupos a 135 fumadores que habían intentado dejar de fumar pero no lo habían logrado, y encontraron que las tasas de abstinencia después de seis meses eran del 19 por ciento para los que usaban cigarrillos electrónicos y solo del 3 por ciento para los que usaban TRN. A diferencia del grupo de investigación de Florida, los del Reino Unido validaron la abstinencia mediante pruebas bioquímicas.

Luego está la revisión Cochrane más reciente sobre los cigarrillos electrónicos para dejar de fumar, que analizó 56 estudios de más de 12.000 fumadores y concluyó, en un lenguaje sencillo, que “los cigarrillos electrónicos de nicotina probablemente ayudan a las personas a dejar de fumar durante al menos seis meses”.

Si bien los ensayos controlados aleatorios se consideran el estándar de oro de la evidencia, observaciones más amplias de grandes poblaciones también han encontrado que los cigarrillos electrónicos ayudan a las personas a dejar de fumar. (Los vaporizadores se recomiendan como una herramienta para dejar de fumar en el Reino Unido). Los economistas que analizan los datos del mercado encuentran que a medida que aumentan las ventas de cigarrillos electrónicos, las ventas de cigarrillos disminuyen.

Michael Pesko, economista de la Universidad Estatal de Georgia, dice: “Está creciendo la base de evidencia de que cuando se regulan los cigarrillos electrónicos para que sean más difíciles de comprar y/o menos atractivos de usar, hay más uso de productos de tabaco combustibles en todas las poblaciones”.

Pero ¿que pasa con los niños?

Sin embargo, los políticos antivapeo quieren hacer que los cigarrillos electrónicos sean más caros y más difíciles de obtener. Un ejemplo: el año pasado, escondida en el proyecto de ley de alivio COVID-19 de 5.500 páginas estaba una disposición que prohíbe al Servicio Postal de los Estados Unidos enviar productos de vapeo y cigarrillos electrónicos a los consumidores.

Ah, pero ¿qué pasa con los niños, preguntas? Todo esto, las prohibiciones, las restricciones, los pedidos de impuestos más altos, se justifica como una forma de proteger a los niños. Y, de hecho, nadie quiere que los niños vaporicen o fumen. Pero hay pasos, además de una prohibición, que podrían proteger a los jóvenes sin quitarles los vaporizadores a los fumadores adultos.

Hace menos de dos años, por ejemplo, la ley federal aumentó la edad de venta de todos los productos de tabaco de 18 a 21 años. Fortalecer la aplicación de Tobacco21, como se le conoce, podría contribuir en gran medida a mantener los cigarrillos electrónicos alejados de los jóvenes.

¿Te suena familiar?

En el acuerdo del mes pasado de una demanda presentada contra el fabricante de cigarrillos electrónicos Juul por el estado de Carolina del Norte, Juul acordó exigir a sus minoristas en Carolina del Norte que adopten sistemas automatizados para verificar las edades de los compradores y enviar “compradores misteriosos” a casi 1.000 tiendas cada año, para ver si están cumpliendo con la ley.

La nueva evidencia también sugiere que This is Quitting, un programa gratuito y anónimo de mensajes de texto de Truth Initiative, está logrando su objetivo de ayudar a los jóvenes a dejar de vapear. La mayoría de los mensajes de This is Quitting están escritos por jóvenes que ofrecen estrategias, consejos y aliento.

En un seminario web reciente llamado Unvaping America’s Youth, Amanda Graham, investigadora del tabaco y jefa de Innovación en Truth Initiative, dijo: “Lo que eso dice es que muchas otras personas están dejando de vapear y es posible hacerlo”.

Desde que se lanzó el programa en enero de 2019, se inscribieron cerca de 350.000 jóvenes. Dos tercios completaron el programa. Por separado, un ensayo clínico aleatorio de 2.588 vapeadores adultos jóvenes encontró que las tasas de abstinencia de los asignados al programa This Is Quitting eran del 24,1 por ciento, en comparación con una tasa de abandono del 18,6 por ciento del grupo de control. En un informe de JAMA Internal Medicine, Graham y sus colegas concluyen que “una intervención de mensajes de texto interactiva y personalizada fue eficaz para promover el abandono del vapeo entre los adultos jóvenes”. Más del 90 por ciento de los participantes tenían altos niveles de dependencia a la nicotina.

Curiosamente, Graham mencionó durante su charla en línea que aproximadamente un tercio de los jóvenes en el ensayo informaron que también fumaban cigarrillos y el 60 por ciento informó que consumía marihuana. “El consumo excesivo de alcohol era extremadamente común”, dijo, “y aproximadamente la mitad de la muestra dio positivo en ansiedad o depresión”.

Estos niños, en otras palabras, tienen problemas, lo que plantea preguntas: ¿Son los vaporizadores con sabor el problema? ¿Es la prohibición la solución? Vapear no va a matar a estos jóvenes; fumar, beber en exceso o suicidarse podría.

No es de extrañar, por supuesto, que la Campaign for Tobacco-Free Kids, la Truth Initiative y Parents Against Vaping vean a los niños a través del lente estrecho del vapeo. Al igual que la Anti-Saloon League y la Women’s Christian Temperance Union, se centran en la droga, no en el consumidor. Aquellos que se preocupan por la salud de los niños, así como los millones de adultos que pueden beneficiarse del vapeo, no tienen por qué ser tan miopes.


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Publicación original: The new prohibitionists. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorLa financiación contra la reducción de daños en EE. UU.
Artículo siguienteParlamentarios del Reino Unido piden poner a los consumidores en el centro del debate sobre reducción de daños
Marc Gunther es un veterano periodista, orador y escritor especializado en temas como filantropía, psicodélicos, bienestar animal, control del tabaco, clima y pobreza global. Fue redactor senior de la revista FORTUNE de 1996 hasta 2008, editor general de Guardian Sustainable Business US desde 2012 hasta 2015 y ha escrito para The Chronicle of Philanthropy, Stanford Social Innovation Review, The New York Times, Washington Post, Vox, Yale Environment 360 y Slate. Mantiene un importante Blog -Nonprofit Chronicles- sobre fundaciones, organizaciones sin fines de lucro y desarrollo global. Marc es autor o coautor de cuatro libros, entre ellos "Faith and Fortune: "How Compassionate Capitalism is Transforming American Business" (Crown 2004). Su más reciente libro, "Suck It Up: How capturing carbon from the air can help solve the climate crisis", fue publicado en 2012 por Amazon Kindle.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here