Las ONG al servicio de la precariedad

Las ONG al servicio de la precariedad
Imagen: Adobe Stock | Adaptación: Vaping Today

Un recorrido por varios continentes permite concluir que la desinformación y los ataques de ONG internacionales bien financiadas están entre los principales obstáculos para la reducción del daño del tabaco.

Durante el Foro Mundial sobre la Nicotina celebrado virtualmente en Liverpool en junio de 2021, representantes de países como India, Ucrania, Kenia y México enumeraron los factores que impiden a los países de ingresos bajos y medianos adoptar un enfoque de reducción de daños en el control del tabaco.

El coloquio fue presentado por dos médicos: el Dr. Sudhanshu Patwardhan, cofundador del Centro de Investigación y Educación Sanitaria (CHRE) del Reino Unido, y el Dr. Delon Human, presidente y director general del grupo de consultoría sanitaria mundial Health Diplomats, con sede en Sudáfrica.

El caso de India

La Dra. Sree Sucharitha, investigadora de salud pública y médico de la India, dijo que faltaba voluntad política para ayudar a 300 millones de fumadores en la India y poner a su disposición productos de reducción de daños del tabaco como los cigarrillos electrónicos, los productos de tabaco calentado (HNB) y el snus sueco.

“La articulación de la reducción de daños del tabaco entre otras políticas nacionales y la realización del potencial de la reducción de daños del tabaco en un país como la India, con casi 300 millones de consumidores de tabaco, sería la principal barrera o desafío, seguida de otros desafíos como la falta de conciencia de los profesionales médicos sobre la reducción de daños del tabaco y la aplicación de la reducción de daños del tabaco como estrategia principal en la práctica clínica”, afirma la Dra. Sucharitha, directora fundadora de la Asociación para la Educación e Investigación sobre la Reducción de Daños.

Otro desafío es la poca disponibilidad de productos de reducción de daños en el mercado. “Con la falta de disponibilidad, se pierde la oportunidad de educar a otras personas sobre las oportunidades y opciones que tienen a su disposición”, concluye la doctora Sucharitha. Mientras tanto, países de ingresos bajos y medios, entre ellos Filipinas y tal vez Colombia, están elaborando políticas para regular los productos sin humo, como los cigarrillos electrónicos y los productos de tabaco calentado, que se consideran mucho menos dañinos que los cigarrillos convencionales.

El norte de Europa

Por otra parte, Nataliia Toropova, experta internacional en salud y antigua coordinadora del programa de control del tabaco de la Organización Mundial de la Salud, señaló que en la Federación Rusa mueren anualmente unas 220.000 personas por enfermedades relacionadas con el tabaquismo:

“Sin embargo, la estrategia de reducción de daños en la región está absolutamente ausente. Si tenemos que nombrar tres razones, el mayor obstáculo para una estrategia de reducción de daños diría que es la falta de información objetiva y sólida, basada en pruebas sobre los productos de reducción de riesgos. Sencillamente, no hay datos ni información disponible para los responsables políticos ni para el público en general. La segunda sería la falta de confianza. Y la tercera sería la teoría de la equiparación“, puesto que desde 2016 varios países (Rusia, Kazajstán, Ucrania, Georgia, entre otros) empezaron a igualar los cigarrillos combustibles con productos de reducción de daños. “Como consecuencia, vemos que el snus ha sido prohibido en varios países, así como las bolsas de nicotina”, recuerda Toropova.

Toropova también criticó los recientes ataques a los defensores de la reducción de daños perpetuados por organizaciones bien financiadas, como Bloomberg Initiative (BI). “Es un problema muy grande para la región APAC [Asia-Pacífico]. El ataque de Bloomberg es excesivamente obvio, y tiene un impacto muy negativo en nuestros países en términos de productos de reducción de daños. Se trata básicamente de mentiras masivas sobre los productos de reducción de daños”, menciona la ucraniana.

¿Y qué pasa en África?

Joseph Magero, un entusiasta defensor de la reducción de daños del tabaco de Kenia, dijo que el primer reto en su país en materia de reducción de daños del tabaco es la asequibilidad de los productos de nicotina más seguros. “El segundo reto al que nos enfrentamos es el apoyo inadecuado de las políticas, impulsado por la desinformación y también por la falta de investigación. El tercero al que nos enfrentamos es la falta de apoyo de la OMS y del CMCT. Y el último es, por supuesto, la Campaign for Tobacco-Free Kids y lo que están haciendo aquí”, dijo, refiriéndose a una organización que se opone vehementemente al uso de productos de nicotina más seguros.

Magero es el antiguo director de la Iniciativa África Libre de Tabaco (África Tobacco-Free Initiative), pero tras una amplia investigación, consulta y compromiso directo con exfumadores, científicos y defensores de la reducción de daños del tabaco, se convenció de que dar a los fumadores la opción de cambiar a productos de nicotina significativamente más seguros y agradables, podría suponer un complemento vital para reducir las enfermedades relacionadas con el tabaquismo. Ahora es el presidente de Campaign For Safer Alternatives, una organización regional que aboga por la adopción de políticas de reducción de daños del tabaco en África.

La situación en América

Cruzando el Atlántico, Tomás O’Gorman, abogado mexicano y cofundador de Pro-Vapeo México, dijo que otro reto es la posición ideológica que imponen organizaciones no gubernamentales internacionales como Bloomberg Initiative y Campaign for Tobacco-Free Kids. “Otro reto que creo que debemos superar es la falta de información. En México no hay investigación sobre alternativas más seguras. Así que hay cierta desinformación e ignorancia”, menciona O’Gorman.

El abogado resalta las leyes prohibicionistas del vapeo en México y recuerda que “durante estos 10 años [de prohibición] hemos estado, como población, recibiendo mucha desinformación respecto a alternativas más seguras. Así que el principal efecto es que la gente no cree que los cigarrillos electrónicos sean una alternativa mucho más segura para el consumo de nicotina. Ese es el principal efecto y es un obstáculo que debemos superar, porque esta desinformación también afecta a los legisladores y a otras autoridades, e incluso a los médicos“.

Conclusiones

La Dra. Sucharitha afirmó que el colonialismo filantrópico también es evidente en India, donde el dinero de las ONG se destina a las políticas de salud y tabaco. Agregó que mientras los productos de reducción de daños del tabaco son aceptados en países desarrollados, están siendo desacreditados en los países de ingresos bajos y medianos. “Si el panorama de reducción del daño del tabaco en el mundo desarrollado ofrece cigarrillos electrónicos, snus sueco y productos de tabaco calentado, también debería estar ampliamente disponible para la población de los países de ingresos bajos y medios. Así que mi primera creencia es la reducción de daños para todos”, concluye la doctora Sucharitha.

Para Toropova, el papel de la industria tabacalera en la región del Pacífico asiático también es bastante crucial para promover los productos de reducción de daños, puesto que “una de las cosas que puede hacer la industria es no poner obstáculos a la promoción del aumento de los impuestos sobre el tabaco en lo que respecta a los cigarrillos convencionales”, una tendencia que soportada por diferentes convenios, pues “una vez que se produzca el aumento de los impuestos sobre el tabaco para los cigarrillos convencionales, habrá una gran oportunidad para promover los productos de reducción de daños”, concluye Toropova.

Las políticas actuales generalmente benefician a la industria tabacalera, debido a que los mismos gobiernos niegan el acceso libre e informado a opciones con riesgos mucho menores, estancando al consumidor en un dilema entre “abandonar o morir”. La consolidación y regulación de la industria del vapeo traería incluso beneficios fiscales, apertura de puestos laborales y un beneficio para la salud pública. Pero más allá de eso, todos los usuarios de nicotina del mundo deben tener el derecho de acceder a alternativas más amigables.


Este artículo es una publicación original. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorEl Cónclave sobre la Libertad del Consumidor en India respalda la reducción de daños
Artículo siguienteLa agencia regulatoria de Reino Unido aclara las reglas para los cigarrillos electrónicos
Somos un equipo comprometido con brindar información sobre el vapeo y la reducción de daños del tabaquismo a todo el público iberoamericano. Amamos y defendemos el vapeo y queremos llevar a todo nuestro público información diversa y veraz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here