La situación del vapeo en Chile

La situación actual del cigarrillo electrónico en Chile se encuentra en una zona gris. Los ataques en contra de este sistema de reducción de daños han ido en aumento desde mediados del 2018. Pero para entender el escenario actual es necesario remontarse hasta el año 2010, durante el primer período de Jaime Mañalich como Ministro de Salud. 

Si bien la comercialización de dispositivos electrónicos y de líquidos con base libre están permitidos, la venta de nicotina quedó en manos de las farmacias. Esto debido a un documento firmado el año 2010 por el ya mencionado Jaime Mañalich. 

En torno al año 2009 gobiernos y parlamentarios de diferentes países de Latinoamérica iniciaron los primeros ataques en contra del cigarrillo electrónico. En un corto periodo de tiempo países como Argentina, Brasil y Uruguay lograron establecer la prohibición, las que se encuentran activas en la actualidad.

Ese mismo año, el entonces ministro de Salud chileno, Jaime Mañalich, declaraba la guerra a los ecigs, anunciando que intentaría a toda costa prohibir su uso e importación. En aquel entonces declaró, entre otras desafortunadas afirmaciones, que el propilengicol era cancerígeno, algo carente de toda veracidad y alejado absolutamente de lo que la ciencia decía al respecto. 

En aquel entonces había muy pocos usuarios de cigarrillos electrónicos, sin embargo, hubo quienes estuvieron dispuestos a ofrecer oposición. Guillermo Matura, dueño de la marca Free Smoke, junto al periodista Ignacio Leiva, pusieron en marcha una campaña comunicacional para desmentir los dichos de la autoridad sanitaria. 

Al poco tiempo la realidad pudo más que la campaña de desinformación encabezada por Jaime Mañalich y el proyecto de ley, que impulsaba el Ministro de salud nunca llegó a ser tramitado. Lamentablemente eso no sería el fin.

El no poder tramitar la ley no detuvo a este enemigo declarado del cigarrillo electrónico y, sin que los usuarios siquiera se enteraran, a través del oficio ordinario B35/Nº 2633, de fecha 20 de agosto de 2010, imparte instrucciones respecto del régimen de control regulatorio a aplicar a productos conocidos como cigarrillos electrónicos y sus componentes.

Esto se tradujo en la resolución número 2994 EXENTA, publicada el 02 de Noviembre de 2010, donde se establece que “el régimen que corresponde aplicar a los productos denominados genéricamente “cigarrillos electrónicos”, sus respectivos cartridges, componentes y cualquier otro dispositivo que sea formulado sobre la base del principio activo nicotina, es propio de los productos farmacéuticos”.

En la práctica, esto cerró la opción a la venta de eliquids con nicotina fuera de las farmacias y hasta la fecha ha significado la imposibilidad de los usuarios a adquirir líquidos con nicotina de manera expedita y bajo una regulación que proteja a los consumidores.

La situación se mantuvo de esa manera hasta agosto de 2018, donde aparece un nuevo detractor al cigarrillo electrónico, el Senador Guido Girardi. Este comienza a mostrarse públicamente atacando al cigarrillo electrónico. Al correr de los meses sus intenciones quedaban claras, el 15 de mayo de 2019 declaraba en una entrevista dada al medio de comunicación El Mostrador: “Soy partidario de prohibir el cigarrillo electrónico en Chile”.

Luego de una serie de negociaciones políticas, Manalich y Girardi se unen y presentan en el Senado un paupérrimo “proyecto de ley” que pretende finalmente gravar el cigarrillo electrónico. Gracias a la unión de los usuarios el nuevo intento de prohibición fue bajando de tono.

De la prohibición se pasó a un intento por igualarlo al cigarrillo tradicional, intentando gravarlo con un 70%. La discusión actual pretende aplicar un impuesto específico de un 30%, algo carente de todo fundamento ya que el ecig ha demostrado ser un método de cesación que se traduce en un ahorro para las arcas fiscales. 

Hace algunas semanas el ministro en cuestión fue removido de su cargo, en medio de una intensa polémica donde se le acusa de esconder datos relevantes, contagiados y muertos durante la emergencia sanitaria que enfrenta el país debido al Covid-19.

En Chile, las asociaciones y comunidades de usuarios de cigarrillos electrónicos siguen afrontando a la campaña de desinformación, liderada por muchos años por el gobierno y los medios de comunicación. Es de esperar que a futuro prime la razón y la ciencia por sobre la desinformación. 


Este artículo lo produjo el equipo de Vaping Today. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorAACS apoya el Vapeo en Australia
Artículo siguienteEntrevista a Louise Ross
Somos un equipo comprometido con brindar información sobre el vapeo y la reducción de daños del tabaquismo a todo el público iberoamericano. Amamos y defendemos el vapeo y queremos llevar a todo nuestro público información diversa y veraz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here