La mentirosa e incompetente Organización Mundial de la Salud

la-mentirosa-e-incompetente-organizacion-mundial-de-la-salud
Imagen: Adobe Stock

Después del espectacular trabajo con la COVID-19, la OMS ha vuelto a hacer lo que más le gusta: alarmar sobre el vapeo. Esta vez lo hizo por medio de uno de sus infames hilos de Twitter con las habituales verdades a medias y mentiras descaradas.

Como dijo un bromista en Twitter: es bueno que la OMS finalmente haya notado la existencia de aerosoles (después de negar durante tanto tiempo que el SARS-CoV-2 estaba en el aire), pero esta vez lo han llevado demasiado lejos.

¿Cuál es la evidencia de cualquiera de estas afirmaciones [publicadas en el hilo de Twitter]? No hay evidencia epidemiológica de que el vapeo cause las enfermedades [mencionadas]. Incluso el informe que la OMS promueve con este hilo no presenta ninguna evidencia de que el vapeo cause cáncer o enfermedades cardíacas. La única referencia a la enfermedad pulmonar es una sobre el mito del ‘pulmón de palomitas de maíz’ y el brote de EVALI que no fue causado por vapear nicotina. Seamos francos al respecto. La OMS miente.

Esto difícilmente puede sorprender, ya que el informe en sí mismo lo presentó el multimillonario prohibicionista Michael Bloomberg.

Un informe que desinforma

Las posibilidades de que un informe escrito por la OMS y financiado por Bloomberg diga algo útil sobre los cigarrillos electrónicos son insignificantes. Efectivamente, presenta riesgos pequeños y/o hipotéticos como probados y beneficios comprobados como hipotéticos. En el proceso, resucita varias objeciones al vapeo desde la edad de piedra. ¿Recuerda cuando los grupos antitabaco dijeron que era necesario prohibir el vapeo en interiores porque es difícil distinguir entre vapear y fumar (no lo es)? Eso está ahí. ¿Recuerda las tonterías sobre cómo vapear ‘renormaliza’ fumar (no lo hace)? Eso también está ahí.

Mito 1

“Los ENDS son dañinos. Por ejemplo, la nicotina puede tener efectos perjudiciales en el desarrollo del cerebro, lo que lleva a consecuencias a largo plazo para los niños y adolescentes en particular (15)”.

La referencia 15 es un artículo especulativo basado en una búsqueda en la web de información sobre el estrés oxidativo que concluye que los cigarrillos electrónicos “podrían potencialmente desempeñar un papel en los desajustes sociales de adolescentes / adultos jóvenes”. ¡Podría potencialmente!

La nicotina no tiene un impacto deletéreo en el cerebro de los adultos (todo lo contrario) y es poco probable que tenga tal efecto en el cerebro de un adolescente. En cualquier caso, la venta de cigarrillos electrónicos está prohibida a los “niños”, por lo que es irrelevante. Y luego tenemos la vieja casta sobre el efecto puerta de enlace…

Mito 2

“Los niños y adolescentes que usan ENDS tienen más del doble de probabilidades de usar cigarrillos convencionales”.

Esto ocupa un lugar destacado en el informe y en el hilo de Twitter de la OMS. Si alguna vez hubo un caso de correlación que no sea igual a causalidad, es este. Los estudios seguirán encontrando esta correlación hasta que las vacas regresen a casa porque no hay forma de controlar los resultados del agrado o disgusto de un individuo por la nicotina, como ha explicado Carl Phillips de manera experta.

En cuanto al asunto crucial de que el vapeo es la forma más efectiva de dejar de fumar en la historia, la OMS sigue sin estar convencida, a pesar de que esta pregunta es la única que ha sido respondida por múltiples ensayos controlados aleatorios y con evidencia inconfundible del mundo real.

Una vieja estrategia

Esto resume el informe. Cualquier vieja suposición es suficientemente buena para la OMS si sugiere riesgo, pero incluso la evidencia más fuerte es minimizada o negada cuando se trata de beneficios.

Por cierto, esto también es evidente en el capítulo sobre COVID y tabaquismo. Después de afirmar que los cigarrillos electrónicos ‘se cree que juegan un papel desfavorable en la gravedad de la COVID-19’ y afirmar que ‘la evidencia sobre los mecanismos biológicos que se relacionan con la COVID-19 y el consumo de tabaco está aumentando’, la OMS aborda el pequeño asunto de decenas de estudios epidemiológicos que muestran que los fumadores tienen menos probabilidades de contraer COVID-19.

Naturalmente, la OMS no está convencida y proporciona una página de advertencias y cualquier otro misterio para restar importancia a estos hallazgos antes de exigir un “gran estudio de cohorte prospectivo” para demostrarlo.

De manera reveladora, no exigen la misma fuerza de evidencia cuando afirman que el vapeo causa cáncer o que la nicotina daña el cerebro o, de hecho, que “fumar empeora los resultados de COVID”. Eso es porque este no es un informe científico. Es propaganda prohibicionista.

A principios de esta semana, Philip Morris pidió que se prohibieran los cigarrillos para 2030. Ahora la Organización Mundial de la Salud ha salido a batear por el comercio de cigarrillos.

Viejo mundo divertido. Divertida vieja Organización Mundial de la Salud.

Desfináncienla.


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Publicación original: The lying, incompetent World Health Organisation. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorApoyo a Filipinas en su lucha a favor de la reducción de daños
Artículo siguiente¿Quiénes están haciendo publicidad de vapeo para menores de edad?
Escritor e investigador del Instituto de Asuntos Económicos del Reino Unido, Christopher Snowdon es especialista en materias afines a las libertades sociales, la prohibición y la evidencia basada en políticas, editor del Nanny State Index y autor de seis libros: 'Polemics' (2020), 'Killjoys' (2017), 'Selfishness, Greed and Capitalism' (2015), 'The Art of Suppression' (2011) , 'The Spirit Level Delusion' (2010) y 'Velvet Glove, Iron Fist' (2009).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here