La Corte Suprema de México rechaza la prohibición de importación de productos para la reducción de daños

La Corte Suprema de México rechaza la prohibición de importación de productos para la reducción de daños
Foto: Potatopro

La comunidad mexicana que defiende la reducción de daños obtuvo una pequeña victoria con los productos de tabaco calentado, pero aún falta avanzar mucho para lograr una situación justa.

El 16 de julio la Corte Suprema de México dictaminó que los productos de tabaco calentado (PTC), a veces conocidos como productos de “calentar, no quemar”, estarán exentos del decreto presidencial de febrero de 2020 que prohíbe la importación de sistemas electrónicos de suministro de nicotina (ENDS). Fue una victoria para los fumadores en México y para quienes apoyan la reducción del daño del tabaco. Pero no fue el resultado que querían muchos legisladores, incluido el Dr. Hugo López Gatell, jefe de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud del gobierno y un vehemente opositor del vapeo y de los PTC.

Un golpe fatal a la prohibición de los PTC llegó cuando se filtró que el borrador del decreto fue escrito por una abogada que trabaja para el grupo prohibicionista de la nicotina Campaign for Tobacco-Free Kids (CTFK).

“Fue una vergüenza para el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ha expresado su oposición a las ONG y agentes extranjeros que se entrometen en las regulaciones del gobierno mexicano”, dijo el Dr. Roberto Sussman, investigador de la Universidad Nacional de México y presidente de Pro-Vapeo México

CTFK, junto a miles de personas de la Fundación Bloomberg, está en una cruzada mundial para impedir que los fumadores accedan a productos de nicotina más seguros. Tiene un largo y vergonzoso historial de influenciar a los legisladores para prohibir o restringir severamente el vapeo en la región.

La esperanza de una Corte a favor de los derechos

No es la primera vez que la Corte Suprema de México realiza una intervención positiva en materia de políticas de drogas en las últimas semanas. El 28 de junio intervino para legalizar la marihuana, después de que los legisladores no lograron finalizar la legislación que el tribunal exigió tres años antes.

Al permitir que estos dispositivos estén ampliamente disponibles y sean asequibles, México puede reducir las 47,000 muertes relacionadas con el tabaquismo que sufre cada año.

Antes de la última sentencia, los fabricantes de PTC como IQOS podían importar y vender estos dispositivos legalmente utilizando una laguna legal llamada “juicios de hábeas corpus”. Pero el vacío legal impidió el desarrollo de un mercado legal completamente regulado. El nuevo decreto presidencial revierte eso y permite aumentar las ventas de estos dispositivos.

Desafortunadamente, los vaporizadores que usan e-líquidos continúan estando prohibidos por el gobierno mexicano. Según Sussman, “el mercado del vapeo en México ha estado funcionando desde 2009 como parte de la enorme economía informal, que emplea a más del 50 por ciento de la fuerza laboral y es ilegal pero no criminal. Hay una aplicación laxa de la ley, y vapear y fumar no son una prioridad de salud pública del gobierno”. Más de 1.2 millones de mexicanos, el 1 por ciento de la población adulta, usan productos de vapor con cierta regularidad, según una encuesta realizada por el Estado Mundial de Reducción de Daños del Tabaco (GSTHR).

Un gran primer paso

A diferencia de los vaporizadores, los PTC usan tabaco. Los dispositivos calientan las barras de tabaco para producir vapor, pero nunca a la temperatura de combustión. La combustión es lo que crea el humo, liberando miles de sustancias químicas cancerígenas.

En el continuo de riesgo de los productos que contienen nicotina, los PTC son mucho más seguros que los cigarrillos. Una revisión independiente exhaustiva analizó la evidencia de 31 estudios, incluidos ocho que no estaban relacionados con la industria, pero todos fueron revisados ​​por pares, y concluyó que los dispositivos liberaban hasta un 75 por ciento menos de toxinas dañinas. En general, los PTC “exponen a los usuarios y transeúntes a una cantidad sustancialmente menor de compuestos dañinos y potencialmente dañinos que fumar cigarrillos”.

En 2019, la FDA permitió que la compañía tabacalera Philip Morris International comenzara a vender IQOS en los EE. UU. La FDA declaró: “Tras una rigurosa revisión basada en la ciencia a través de la vía de solicitud de productos de tabaco antes de la comercialización (PMTA), la agencia determinó que la autorización de estos productos para el mercado estadounidense es apropiada para la protección de la salud pública porque, entre varias consideraciones clave, los productos producen menos o niveles más bajos de algunas toxinas que los cigarrillos combustibles”.

Los productos de tabaco calentado reducen los daños. Permiten a los fumadores reducir drásticamente sus riesgos. Al permitir que estos dispositivos estén ampliamente disponibles y sean asequibles, México puede reducir las 47,000 muertes relacionadas con el tabaquismo que sufre cada año. Ahora debe hacer lo mismo con los vaporizadores.


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Publicación original: Mexico Supreme Court Nixes Import Ban on “Heat-Not-Burn” Harm Reduction Products . Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorLa industria del vapeo demanda al gobierno español
Artículo siguienteLa “epidemia” de vapeo adolescente y las cifras ignoradas
Helen Redmond es editora senior en Filter. Escribe sobre políticas, salud mental y drogas para publicaciones como Al Jazeera, AlterNet, Harper's y The Influence. Como LCSW, trabaja con usuarios de drogas en entornos médicos y comunitarios de salud mental. Especialista en reducción de daños por tabaco, ofrece formación y consultoría en salud mental, uso de nicotina y THR y, en 2016, organizó la primera Conferencia sobre Reducción de Daños en el Tabaco en Estados Unidos. Helen también es directora de documentales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here