Fumar y COVID-19: nueva actualización

Fumar y COVID-19: nueva actualización
Imagen: Adobe Stock

Ahora que Carolina del Norte anuncia que los fumadores y exfumadores pueden saltar la cola para la vacuna contra el SARS-CoV-2, es hora de analizar de nuevo la evidencia sobre el tabaquismo y la COVID-19.

Los lectores habituales recordarán la evidencia que muestra que los fumadores están subrepresentados entre los pacientes de COVID en el mundo. Esta ha llevado a los científicos a creer que la nicotina podría proteger contra el Coronavirus. El tema apareció en algunos titulares la primavera pasada, pero desde entonces se ha desvanecido. La afirmación equivocada de Public Health England del 3 de abril de 2020, según la cual los fumadores tienen 14 veces más probabilidades de desarrollar COVID-19 grave, sigue en línea.

Pero eso no significa que los estudios se hayan agotado. El metaanálisis en curso de los académicos del University College London se encuentra ahora en su undécima edición y la canción sigue siendo la misma. Con 121 estudios en revisión, los fumadores aún tienen menos probabilidades de contraer COVID-19 que los no fumadores.

“Los [fumadores] actuales, en comparación con los que nunca habían fumado, tenían un riesgo reducido de infección por SARS-CoV-2. (RR = 0,71, intervalo creíble del 95% (CrI) = 0,61-0,82, τ = 0,34).

“Los datos para exfumadores no fueron concluyentes (RR = 1.03, 95% CrI = 0.95-1.11, τ = 0.17), pero favoreció que no hubiera una asociación importante (4% de probabilidad de RR ≥1,1)”.

Mi comprensión de la evidencia del año pasado fue que los fumadores tenían menos probabilidades de ser hospitalizados por COVID pero más probabilidades de sufrir severamente cuando lo hacían. Eso no sería sorprendente dado el impacto de las condiciones de salud subyacentes en el empeoramiento de los resultados. Pero incluso eso ahora parece dudoso. Las perspectivas para los exfumadores son peores que para los que nunca han fumado, pero no está nada claro que a los fumadores actuales les vaya peor.

“Los exfumadores en comparación con los que nunca habían fumado tenían un mayor riesgo de hospitalización (RR = 1,19, CrI = 1,1-1,29, τ = 0,13) y mayor gravedad de la enfermedad (RR = 1,8, CrI = 1,27-2,55, τ = 0,46) y mortalidad (RR = 1,56, CrI = 1,23-2, τ = 0,43).

“Los datos de los fumadores actuales sobre hospitalización, gravedad de la enfermedad y mortalidad no fueron concluyentes (RR = 1,1, 95% CrI = 0,99-1,21, τ = 0,15; RR 1,26, 95% CrI = 0,92-1,73, τ = 0,32; RR = 1,12, 95% CrI = 0,84-1,47, τ = 0,42, respectivamente), pero favoreció que no haya asociaciones importantes con la hospitalización y la mortalidad (49% y 56% de probabilidad de RR ≥1,1, respectivamente) y una asociación pequeña pero importante con la gravedad de la enfermedad (83% de probabilidad de RR ≥1,1)”.

No estoy seguro de cuán “importante” es el último hallazgo dado que el resultado no es estadísticamente significativo. Ya que los fumadores actuales no tienen una tasa más alta de mortalidad por COVID, quizás no mucha. Juego limpio a los investigadores de la UCL por seguir con esto cuando muchas personas en ‘salud pública’ hubieran corrido una milla. No es que mucha gente esté prestando atención a estos hechos inconvenientes.

Hay una cantidad sorprendentemente grande de evidencia sobre este tema una vez que empiezas a buscar. Este estudio en Nueva York no encontró que fumar fuera un factor en los resultados de COVID. Este estudio en Turquía encontró que había menos fumadores con COVID-19 de lo que se esperaría de la tasa general de tabaquismo y que a los fumadores no les fue peor que a los no fumadores si la contraían. ¡Este metaanálisis encontró que los fumadores tienen un 82% menos de probabilidades de ser hospitalizados por COVID-19!

Este estudio de trabajadores de supermercados en los Estados Unidos encontró 21 casos sintomáticos, de los cuales solo uno era fumador. Los autores dicen:

Nuestro hallazgo de menos fumadores actuales con un resultado positivo en el ensayo de SARS-CoV-2, aunque está de acuerdo con estudios epidemiológicos recientes, contradice la percepción común y la recomendación clínica sobre los riesgos y efectos del tabaquismo en la salud pulmonar, lo que justifica más investigaciones”.

Seguro que sí. Y se han presentado todo tipo de posibles explicaciones para esto. 

Por otro lado, este estudio en Brasil encontró que los fumadores tienen tres veces más probabilidades de ser hospitalizados por COVID. Sin embargo, descubrió que no tenían más probabilidades de morir a causa de COVID y, lo que es más inusual, tampoco encontró que las personas obesas tengan más probabilidades de morir a causa de ella.

Vea esta publicación mía del año pasado para obtener más estudios o, si desea profundizar, revise los estudios enumerados en el metanálisis vivo.

‘¿Y qué hay sobre el vapeo?’, te puedes preguntar. La mayoría de los vapeadores son exfumadores, por lo que hay un factor de confusión obvio esperando para hacer tropezar al descuidado epidemiólogo. No ha habido mucha investigación en esta área, pero un estudio publicado el mes pasado esclarece cosas relacionadas con el vapeo.

No hubo diferencias en el COVID-19 diagnosticada / presunta entre los que nunca [han vapeado], los [vapeadores] actuales y los exvapeadores. (…) Entre los adultos del Reino Unido, la COVID-19 diagnosticada / presunta autoinformada no se asoció con el estado de vapeo”.

¡Hurra! Y…

“Los factores de Bayes indicaron que había suficiente evidencia para descartar pequeñas asociaciones negativas (protectoras) entre el estado de vapeo y el diagnóstico / sospecha de COVID-19”. (El factor de Bayes es una razón de verosimilitud de la probabilidad marginal de dos hipótesis en competencia, generalmente una nula y una alternativa).

Intrigante.

En conclusión, no hay ninguna justificación obvia para hacer de los fumadores un grupo prioritario para la vacuna, aunque hay un caso más sólido para los exfumadores. El sistema de Carolina del Norte dice que cualquiera que haya fumado más de 100 cigarrillos en su vida puede saltar la cola. Es imposible para las autoridades verificar esto, así que supongo que confían en que los habitantes de Carolina del Norte sean muy honestos.

Publicación original: Smoking and COVID-19: new update


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anteriorEscándalo en México
Artículo siguiente¿Una estrategia para matar la competencia y eliminar al vapeo?
Escritor e investigador del Instituto de Asuntos Económicos del Reino Unido, Christopher Snowdon es especialista en materias afines a las libertades sociales, la prohibición y la evidencia basada en políticas, editor del Nanny State Index y autor de seis libros: 'Polemics' (2020), 'Killjoys' (2017), 'Selfishness, Greed and Capitalism' (2015), 'The Art of Suppression' (2011) , 'The Spirit Level Delusion' (2010) y 'Velvet Glove, Iron Fist' (2009).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here