Bautistas y contrabandistas en el debate sobre reducción de daños del tabaco

Bautistas y contrabandistas
foto: Goodpics | Adobe Stock

En la discusión sobre la reducción de daños sobre el tabaco los prohibicionistas terminan beneficiando a la industria tabacalera. ¿Por qué?

La expresión sobre “bautistas y contrabandistas” fue acuñada por un economista para explicar por qué aquellos con intereses aparentemente opuestos a veces pueden estar de acuerdo. Su ejemplo se refería a cómo quienes hacían campaña a favor de la prohibición [del licor en Estados Unidos] encontraron involuntariamente una causa común con los contrabandistas cuyas fortunas se hicieron gracias a la aprobación de la Ley Volstead. 

En relación con la batalla por el vapeo, el asunto tiene más que ver con que los bautistas ayudan a los contrabandistas a preservar sus mega dólares existentes.

El relato antinicotina

La narrativa construida por aquellos que se oponen a la reducción del daño por tabaquismo (THR – Tobacco Harm Reduction) mediante el uso de productos de nicotina más seguros (SNP – Safer Nicotine Products) es que todo el negocio es una táctica de las grandes tabacaleras para enganchar a los niños a la nicotina a través de la promoción de productos geniales, todo para compensar las caídas de la venta de cigarrillos. 

Los activistas, el establecimiento médico y los políticos se han convencido a sí mismos de que la prohibición de los SNP será una victoria notable contra las maquinaciones de las grandes tabacaleras.

“Las grandes farmacéuticas definitivamente no quieren ver en auge un mercado de productos de nicotina que no sean medicinales”.

Sin embargo, un momento. En 2019 fue notable que, cuando se discutieron las prohibiciones de sabor en los EE. UU. y una prohibición total en la India, los precios de las acciones de las compañías tabacaleras en esos países aumentaron. 

No es necesario ser un gurú del mercado de valores para deducir que algunos inversores al menos pensaron que se trataba de una buena noticia. Contrario a lo que afirma la propaganda anti-THR, las principales empresas solo controlan alrededor del 20% del mercado mundial de SNP. El resto es propiedad de una plétora de empresas independientes mucho más pequeñas (y probablemente también de algunas importantes chinas) que deben representar una amenaza para las grandes empresas a lo largo del tiempo a medida que el número de consumidores de SNP siga aumentando.

No tengo idea de cuánto cabildeo de las empresas tabacaleras se lleva a cabo para persuadir a los políticos de que no sigan una agenda prohibicionista contra los SNP. Sin embargo, pase lo que pase detrás del escenario, no parece estar funcionando y me pregunto vagamente cuánto se están esforzando las empresas. (Por el contrario, las grandes farmacéuticas definitivamente no quieren ver en auge un mercado de productos de nicotina que no sean medicinales y que socaven las ganancias de las terapias de remplazo de nicotina (NRT), así que parte de su estrategia es financiar organizaciones anti-THR).

Un blog señaló que la estricta regulación entrante de SNP en los EE. UU. entregaría toda la industria a las principales empresas, las únicas capaces de afrontar los abrumadores costos de llevar un nuevo SNP al mercado. Pero estoy dispuesto a apostar a que algunos inversores de esas empresas, junto con los miembros de la junta y los altos ejecutivos que no están interesados ​​en el desarrollo de nuevos productos, miran con recelo todo el esfuerzo de los SNP.

El valor global de SNP en comparación con los cigarrillos sigue siendo pequeño, pero el mercado está creciendo. Entonces, si bien todavía es un mercado relativamente pequeño y antes de que se convierta en una amenaza real para las ganancias de los cigarrillos, el pensamiento puede ser “dejemos que los evangelistas hagan el trabajo pesado por nosotros, que obtengan sus quince minutos de fama y nos dejen libres una vez más para concentrarnos donde está el dinero grande”.

Una ruta 

Este apunte podría ser un poco tangencial al argumento principal aquí, pero recuerdo la escena de Los Simpson, donde Homero se une a la sociedad secreta de los hombres de negocios influyentes que en un momento cantan: “¿Quién detuvo el auto eléctrico? ¡Nosotros lo hicimos! ¡Nosotros lo hicimos!”.

Ante la aparente ausencia de campeones de peso pesado de THR con sus rostros en los lugares altos, los miles de profesionales de la salud individuales deben aplicar una presión colectiva seria para tratar las secuelas de las enfermedades relacionadas con el tabaquismo. Lamentablemente, las perspectivas no son prometedoras. Un estudio de la Universidad de Rutgers muestra el nivel continuo de ignorancia sobre los “peligros” de la nicotina entre los médicos de los Estados Unidos, lo que confirma estudios de otros lugares. [Puede consultar el artículo de Vaping Today al respecto].

Aun así, y por muy ingenuo que esto pueda parecer, tiene que haber una forma para que los médicos que comprenden y apoyan la THR transmitan el mensaje a colegas que son claramente reacios a sugerir alternativas de reducción de daños a sus pacientes más allá de la NRT y los medicamentos. Si estuvieran más convencidos y estuvieran dispuestos a cabildear en nombre de sus pacientes, tal vez la presión sobre los responsables de la formulación de políticas pueda manifestarse en medidas de control del tabaco más sensatas y compasivas.

Y si a las empresas se les permitiera hacer declaraciones de propiedades saludables válidas para los SNP sin el proceso aún más costoso de registrarlos como medicamentos, entonces podrían ver ventajas comerciales reales al invertir en nuevos SNP y podríamos irnos a las carreras. 

Además, todo esto se puede lograr con un costo mínimo para el gobierno y con el máximo beneficio para todos aquellos que buscan dejar de fumar.


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Publicación original: Baptists and Bootleggers. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Artículo anterior¿Qué es la directiva sobre impuestos especiales al tabaco y cómo te puede afectar?
Artículo siguienteEl implacable asalto al vapeo está pasando factura
Harry Shapiro es un importante escritor, periodista y editor britanico especializado en todos los aspectos del uso y la adicción a las drogas y también en la música popular, rock, jazz y blues. Actualmente es director de DrugWise, un servicio de información sobre drogas en línea, y activo en el mundo de la reducción del daño del tabaco a través del Foro Global sobre Nicotina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here